Asociación G. para la Libertad de Idioma
AGLI

La Coruña, España

R.N.Asociaciones: 80.224, CIF: G-15200553
    agli.geo-yahoo.com  
(no olvide cambiar - por  @)
www.libertadidioma.com

Desde 1.988 defendiendo los derechos humanos y constitucionales
de los que hablamos el idioma español.
Si no hemos conseguido mucho, es muy probable que una parte de la culpa sea tuya.

 

Feliz

Una         opinión crítica contra los nacionalismos

En         Defensa de los Derechos Constitucionales de los que hablamos el Idioma         Común Español
FelñFiRecortes de Prensa   Última actualización 21   20   19   18   17   16   15   14   13   12   11   10   9   8 (act)  7 (act)   6   5   4   3   2  1  
31   30   29   28  27  26 25   24  23  22  21  20  19   18 (act)  
Los recortes de ayer al final de la página

Limitación en los recortes de prensa
Nota del Editor 8 Noviembre 2019

Desde hace algún tiempo, algunos de los medios de los que recortábamos material con objeto de formar una especie de biblioteca con una visión
crítica a los nacionalismos, están cambiando al acceso de pago, así que cada vez disponemos de menos información.

Libertad Digital: algunos artículos solo para suscriptores
La Razón: solo el editorial, resto para suscriptores
El Mundo:  solo el editorial, resto para suscriptores
La Tribuna del País Vasco: no permite copiar
La Voz de Galicia:  algunos artículos solo para suscriptores
El Español: lectura limitada a algunos artículos al mes, resto para suscriptores

Medios aún libres:
ABC: mediante inscripción gratuita
okdiario
esdiario
El confidencial
Voz pópuli
crónica global
Estrella Digital: poco relevante
Periodista digital: pocos artículos relevantes
República
Diario sigli xxi: pocos artículos relevantes
La Opinión: poco relevante
El ToroTV: solo vídeo
La Gaceta: solo publica artículos de Pio Moa y se pueden ver en su pagina
La Gaceta.eu: poca novedad, poco relevante

 


   ******************

 

Lenguas inútiles - Y ahora Ucrania, tomad nota
                    idiotas!!

 

Euro and Europe doomed by Spain's inefficiency
AGLI Editor. 22 August 2012

The Spanish government has no intention to attack the intrinsic inefficiency problem, otherwise it should already have abolished the laws of  regional languages. This measure  would destroy inefficiencies affecting market, work force, education, legal, procedural, health, security systems and more. This measure has no cost, and benefits are outstanding.

Spain has seventeen regional governments partitioning the country with laws and languages. Therefore, the disassembly of the regional system, by abolishing the laws of the regional (and many local) governments and reducing the redundant government employees is also compulsory. This measure means a heavy social cost, two million people should be laid off, but the private sector could recover and start creating productive jobs. As a byproduct, professionals of politics would probably disappear (as they are the problem). 

Spain will sink the Euro and Europe unless it returns to common language and law.
AGLI Editor. 22 August 2012 

The deep problems of  Spain's economy are paving the way to the destruction of the Euro and Europe and the Spanish governments have no intention to fix their problems, otherwise the first measure with zero cost, returning to the spanish common language by abolishing all laws of  regional languages, should already have been taken. 

Basically, the inefficiencies of the governments and the unnecessary expenses are so high that no tax system can survive after the depletion of its citizens. 

Spain has a multitude of regional governments (seventeen) with many of them using different regional languages instead of the Spanish, and consequently the country is divided by laws and languages, the work force can't move unless families surrender themselves and the education of their children from their mother spanish language to the regional languages, government employees are valued more for their knowledge of the regional language than anything else, enterprises have to cope with many different and opposing laws written in different regional languages, and have to translate their operating  business systems to them. 

Therefore, should the Spanish government have any intention to fix the problem, the first measure should have been to abolish all the laws concerning regional languages, letting the Spanish be the common language. This measure  would destroy many inefficiencies affecting market, work force, education, legal, procedural, health, security systems and more. This measure has no cost, on the contrary benefits are absolute neccesity. 

The second measure should be the disassembly of the regional systems, abolishing the laws of the seventeen regional (and many local) governments and reducing the redundant and unnecessary government employees. This measure has a very heavy social cost, around two million people should be laid off, but by reducing those, unnecessary expenses, the private sector could recover and start creating productive work. As a byproduct, the superfluous class of professionals of politics would probably disappear (they are the problem).


El español: una lengua viva. Informe 2016. Instituto Cervantes
http://www.cervantes.es/imagenes/File/prensa/EspanolLenguaViva16.pdf

La colección de 'El valor económico del español', un homenaje a nuestro idioma
Fundacion Telefonica 3 Marzo 2017

 

Descárgatelos gratis http://email.fundaciontelefonica.com/re?l=D0Ilily6zI5ztd4nnIh

Descárgatelos gratis

Esta ambiciosa obra analiza la importancia que tiene el español como activo de las empresas que impulsa su internacionalización en mercados donde se habla el mismo idioma.

¿Sabías que las industrias culturales en español aportan hoy más de 30.000 millones de euros anuales? ¿Y que nuestra lengua es la tercera en la Red y que el 7,9 % de los usuarios de Internet se comunican en español?

Son datos extraídos de la investigación 'El Valor Económico del Español', formada por 14 títulos, una ambiciosa investigación sobre la cuantificación económica de nuestra lengua, como una forma de lograr que apreciemos el valor cultural de este activo hablado por una comunidad formada por más de 500 millones de hispanohablantes.

Te recordamos que en nuestra web están disponibles los 14 títulos gratuitos que conforman 'El Valor Económico del Español':

Atlas de la Lengua española en el mundo. Presentación gráfica y didáctica de la situación del español dentro de la riqueza y diversidad del universo de las lenguas. En 2016 ha salido la tercera edición revisada y ampliada de la obra.

Lengua, empresa y mercado. Analiza la importancia del español como activo que impulsa la internacionalización de las empresas en mercados que hablan el mismo idioma.

El futuro del español en EE.UU: La lengua en las comunidades de migrantes hispanos. El español es la 2ª lengua más hablada en Estados Unidos gracias a que las segundas generaciones de inmigrantes la mantienen como segunda lengua tras el inglés, un hecho novedoso en la historia de este país, conocido por ser un “cementerio de lenguas”.

El español, lengua de comunicación científica. Este libro analiza los aspectos cuantitativos y cualitativos del español como lenguaje científico y tecnológico.

El español en las relaciones internacionales. Un recorrido por la presencia del español en foros y organismos internacionales y su futuro en el mundo globalizado.

Valor económico del español. Compendio de conclusiones de la primera parte de la investigación sobre la proyección del español en tanto que lengua de comunicación internacional.

El español en los flujos económicos internacionales. Más de 500 millones de hablantes hacen del español un importante ‘puente económico’ sobre el Atlántico.

Economía de las industrias culturales en español. El español como lengua global aparece como un importante motor del desarrollo de las industrias culturales.

Lengua y Tecnologías de la Información y las comunicaciones. Existen vínculos lingüísticos en el patrón geográfico de internacionalización de las operadoras de telecomunicaciones.

El español en la Red. El informe analiza la presencia de páginas web en español en la Red y las consecuencias que Internet tiene sobre la vida de las lenguas.

Emigración y Lengua. El papel del español en las migraciones internacionales. Estudia el efecto que tiene una lengua como el español en los procesos de decisión y en los resultados laborales y sociales del emigrante.

Las Cuentas del Español. Aborda uno de los aspectos cruciales de este ambicioso proyecto: la cuantificación del español en términos como el PIB o el empleo generados en la economía española en los últimos años.

La economía de la enseñanza del español como lengua extranjera. La enseñanza del español a hablantes de otras lenguas genera empleo y valor añadido.

Economía del español. Una introducción. Introducción del proyecto de investigación ‘Valor Económico del español’ que cuantifica la actividad productiva o de intercambio que la lengua aporta a la economía.


**************
Boletín AGLI nº25 (Nov 2011)

*******

Si te importa España, diez acciones indispensables
Nota del Editor 1 Noviembre 2011

  la lengua española para unificar mercado, educación, sanidad, justicia, legislación, seguridad, anulando toda la legislación sobre lenguas regionales.

 desmantelar el tinglado autonómico.

3ª  deshacerse de la enorme casta de profesionales de la política

4ª  simplificar y reducir el enorme aparato burocrático y millones de funcionarios

5ª deshacerse del intervencionismo de un estado ineficiente y depredador de los recursos de la clase media

6ª deshacerse de un estado indoctrinador y comprador de votos de unos con dinero de otros

7ª  arreglar un sistema educativo desastroso con menos medios y más responsabilidad

8ª  educar en valores humanos a una sociedad indoctrinada y adormecida

9ª liberalizar y optimizar un mercado fragmentado e ineficaz

10ª arreglar una justicia irracional, politizada, lenta, incompetente e irresponsable con menos medios y más responsabilidad

******

El Nacionalismo Obligatorio en las Aulas
Por Ernesto Ladrón de Guevara y Arbina.

A LAS PERSONAS QUE HAN SACRIFICADO SU BIENESTAR PARA HACER PREVALECER LA VERDAD
(Vitoria, año 2011)
394 páginas

www.educacionynacionalismo.com

******
La "normalización lingüística", una anormalidad democrática. El caso gallego
Dedicado "A todos aquellos que piensan que los idiomas se hicieron para las personas y no las personas para los idomas"
Manuel Jardón     (1.284KB, formato .pdf)  Nota: si no consigue descargar el libro completo, pulse el botón derecho de su ratón y
seleccione "Guardar destino como" en
Internet Explorer o "Guardar enlace como" en FireFox.

La normalización lingüística, una anormalidad democrática. Manuel Jardón

Por la normalización del español: El estado de la cuestion, una cuestion de Estado.
FADICE      (747KB, formato .pdf )

Índice General

Recortes de Prensa   21 noviembre 2019
Boletines
Artículos y Conferencias
Bibliografía  
 Legislación
Enlaces/links
English
© Copyright

Del libro de Manuel Jardón

"A todos aquellos que piensan que
los idiomas se hicieron para las
personas y no las personas
para los idiomas"

 

 

AGLI Recortes de Prensa   Jueves 21  Noviembre  2019

Advertencias de Bruselas a una España autodestructiva
EDITORIAL Libertad Digital 21 Noviembre 2019

Es dudoso que ERC haga imposible el Gobierno socialcomunista, sin duda el más afín a la Cataluña separatista de cuantos pueda presidir Sánchez.

La Comisión Europea acaba de reprender al Gobierno en funciones de Pedro Sánchez al considerar que el plan presupuestario enviado por la ministra de Economía, Nadia Calviño, que prorroga las cuentas de este año para 2020, constituye un "riesgo de desviación significativa" con respecto a las reglas fiscales europeas, en particular a lo relativo a la reducción de la deuda.

Aun cuando el informe de Bruselas también incluye una serie de advertencias muy preocupantes respecto de la insostenibilidad del sistema público de pensiones –y no es para menos, dado que las pensiones tendrían que bajar ya 150 euros de media si dependiese sólo de la Seguridad Social, cuya deuda roza los 50.000 millones de euros–, alarma reparar en que sus consideraciones son previas a la decisión de Sánchez de formar un Gobierno de coalición con la extrema izquierda podemita; un Gobierno de coalición que, lejos de reducir el gasto público, como pretende la Comisión Europea, lo va a disparar.

Ante este terrorífico panorama, se puede entender que la CEOE no pierda las esperanzas y haya difundido un comunicado en el que pide al PSOE que busque otro Gobierno, sin neocomunistas, "por sentido de Estado". Se trata de una petición muy similar a la que ya hicieran representantes de la CEOE tras las elecciones de abril, en concordancia con las que hicieron algunos fundadores de Ciudadanos y representantes del PP, para que estos dos partidos se abstuvieran ante la investidura de Sánchez como mal menor y como forma de evitar que Sánchez buscara los apoyos a su izquierda y entre los separatistas.

Pero no parece realista esperar que el irresponsable presidente del Gobierno vaya a echarse atrás; más aun cuando los partidos ubicados a su derecha siguen sin dar la menor muestra de estar dispuestos a favorecer con su abstención un Gobierno en solitario del PSOE. De hecho, lo único que ha hecho, tarde y mal, este miércoles Pablo Casado son unas confusas declaraciones en las que, al tiempo en las que se seguía oponiendo a facilitar con su abstención un Gobierno en solitario de Pedro Sánchez, ofrecía a éste "estabilidad de gobierno". Pero ¿a qué Gobierno de Sánchez, que no sea el integrado por Podemos, puede ofrecer estabilidad el PP?

Es cierto que la investidura de Sánchez pactada con Iglesias sigue necesitando la abstención de los separatistas. Con todo, y por mucho que ERC venda cara su abstención y la someta a la aprobación de sus bases, es harto dudoso que los secesionistas hagan imposible el Gobierno social-comunista, sin duda el más afín a la Cataluña separatista y el más lesivo para la España constitucional de cuantos podría presidir Sánchez.

Así las cosas, sólo la pertenencia a la Unión Europea y a la moneda única podrán constituir un limite al endeudamiento y a la ruina económica a la que nos aboca este Gobierno. Pero se trata de un límite a muy largo plazo, que no incluye obstáculo alguno para el deterioro de la unidad de la Nación y de su Estado de Derecho.

El régimen corrupto del socialismo
 larazon 21 Noviembre 2019

La contundente sentencia de la Audiencia Provincial de Sevilla, exacta radiografía de cómo un partido político puede llegar a cooptar el sistema democrático mediante la creación de una red tentacular, imbricada en la sociedad, con el dinero de todos los ciudadanos, debería avergonzar a quienes, en su momento, cuando el escalpelo de la instrucción judicial se abría paso a través del blindaje institucional de la trama, insinuaban intenciones espúreas y, desde el victimismo, defendían la trayectoria política de quienes eran sus máximos responsables. Que, además, ese comportamiento viniera de un partido, como el PSOE, que se ha demostrado virtuoso en el empleo del doble rasero, implacable con el adversario y para el que los tiempos y las circunstancias sólo cuentan si juegan a su favor, sólo agrava los hechos. Pero, nosotros, que hemos investigado e informado puntualmente a lo largo del proceloso procedimiento de los ERE, no queremos caer en lo mismo que criticamos.

El caso andaluz pertenece a una época e, incluso, a un lugar que ya no son los mismos. Personalmente, tanto quienes estuvieron al frente de la Junta de Andalucía cuando se produjeron los hechos juzgados, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, notablemente, como quienes ocuparon consejerías y direcciones generales directamente vinculadas a la trama de corrupción, ya se habían visto obligados a renunciar a todos sus cargos públicos y fueron expulsados del partido. Tal vez, otros dirigentes del socialismo andaluz, que no estuvieron incursos en la causa, pero cuya cercanía a los largo de décadas con los condenados era notoria, hubieran debido seguir los mismos pasos, pero no es cuestión que ahora tenga que preocuparnos. Políticamente, el PSOE sufrió el reproche de la mayoría de la sociedad andaluza y perdió el poder que había mantenido, y del que había abusado, durante cuarenta años. Quizás, si la publicación de la sentencia no hubiera sufrido los inexplicables aplazamientos, hasta cuatro, el último para que no coincidiera con la repetición de las elecciones del 10-N, el conjunto de la sociedad española hubiera tenido en su mano otros elementos de juicio a la hora de decidir su voto. Pero ya sólo corresponde a la nueva Junta andaluza corregir la anomalía social que supuso esa etapa y reactivar, sobre nuevas bases, el pacto no escrito, pero ineludible, de confianza y neutralidad entre la Administración que gestiona los asuntos públicos y los ciudadanos, que son, con independencia de su ideología y sus circunstancias personales, los legítimos titulares del poder ejecutivo.

Porque lo que nos dice la sentencia es que ese pacto, consustancial a la democracia, había sido despreciado por los dirigentes socialistas, hasta el punto de identificar los propios intereses del PSOE con los de todos los andaluces. Asusta la extensión de la red tentacular, pero más la sensación de normalidad, de impostada legitimidad de quienes, simplemente, repartían el dinero público con criterios de utilidad partidista y en clave de amigo/enemigo. Hay, también, en el relato de los hechos probados por el Tribunal la descripción de una manera de entender la política que, mucho nos tememos, trasciende al tiempo y al espacio. Prácticas populistas que conducen a elevar el gasto público sin contar con el correspondiente respaldo presupuestario y que, como es el caso, obligan a maquillar las cuentas o a hacerlas opacas, mediante la creación de organismos que escapan a la normal inspección y al control de los interventores. De eso hay en la sentencia de los ERE nutridos ejemplos, que sin constituir el núcleo de lo juzgado, deberían de servir de aviso de navegantes a otras administraciones sobre los riesgos de institucionalizar la barra libre presupuestaria, sobre todo cuando ésta opera en el terreno que se supone clientelar. Pero, con todo, lo peor de este caso de corrupción, que ha supuesto la malversación de 680 millones de euros de dinero público, lo que le convierte, al menos judicialmente, en el más grave de la reciente historia de España, es que esos fondos se utilizaron para facilitar el cierre de empresas y el despido de sus trabajadores. Desde la propia Junta, gratuitamente, se fomentaba la pérdida del tejido industrial de Andalucía, en lugar de apoyar el desarrollo del sector empresarial. Desde la propia Junta se favorecía la cultura de la subvención improductiva, la que no crea puestos de trabajo ni abre espacios al progreso. Y, hay que insistir, se hacía de manera arbitraria y dolosamente. No en vano, los jueces han absuelto a los dos interventores que trataron con insistencia, pero, inútilmente, de poner orden en el desafuero.

Por ello y aunque se nos dice desde el PSOE, como justificación moral, que la mayoría de los implicados no se llevaron ni un euro a sus bolsillos, que será cierto, pero no era el objeto de la sentencia y, además, todos tenemos en la memoria aquel símil desgraciado del asado de vacas con dinero, no es posible restar ni un ápice la gravedad de las conductas que han sido enjuiciadas. Mucho menos, cuando los jueces han dictaminado que Manuel Chaves y José Antonio Griñán conocían y amparaban estas prácticas dañinas para el bien común. Y cuando desde ese mismo PSOE se mantiene que lo sucedido nada tiene que ver con el partido, hay que insistir en que bajo esas siglas se construyó y se mantuvo durante cuarenta años un régimen hegemónico y acaparador, que sirvió de principal granero de votos de las victorias socialistas, de las que ningún inquilino de Ferraz renegó nunca. Pero, como ya hemos advertido, no vamos a caer en la bajeza de tildar de corrupto a todo un partido, sea cual sea su ideología, porque no sería cierto. Ni tampoco en la demagogia populista al uso de decir que todos los políticos son iguales. Ni todo el PSOE es corrupto ni todos los políticos son iguales.

La corrupción política
Agapito Maestre Libertad Digital 21 Noviembre 2019

Las cantidades de dinero que han robado los socialistas, según demuestra la sentencia de los jueces del Tribunal Superior de Andalucía, son fabulosas. Desbordan la mente de un ciudadano de a pie. No creo que exista un ser normal, pongamos por caso un trabajador de la construcción, capaz de hacerse cargo de esas sumas de dinero. Parecen cifras de un mundo fascinante. Es como una película de ciencia ficción. Lo confieso sin pudor: soy incapaz de imaginar cómo puede robarse tanto dinero. El robo de millones y millones de euros, 680 dice la sentencia y más de 800 según otras fuentes de la justicia, han sido castigados con sólo 6 años de cárcel a Griñán, expresidente de la Junta de Andalucía, y 9 años de inhabilitación a Chavés, que fue durante veinte años presidente de la Junta de Andalucía. Otras 17 personas ha sido condenadas con penas más o menos equivalentes a las anteriores. ¿Cree alguien de verdad que esos castigos son ajustados a lo robado al erario público, al dinero destinado a los trabajadores en paro? La respuesta es obvia. Esa gente no pagará jamás sus culpas con esas penas.

Sin embargo, ciento de personas se conforman con esta sentencia. Gritan al cielo para ocultar su hipocresía: al fin, Señor, se ha hecho justicia. La Justicia aún funciona, mantiene y le lava la cara al sistema… Más aún, a otros, aún más cínicos que los anteriores, les parece que el tribunal ha ido demasiados lejos. Las penas han sido demasiado duras con hombres y mujeres que sólo servían a su partido, a la causa de un sistema político que no funciona sin corrupción, pues que no está demostrado, dicen estos cínicos biempensantes, que estas personas se quedarán con parte del dinero sustraído. Terrible es el razonamiento: no han robado para ellos sino para conseguir votos para el PSOE, o sea, se relativiza el mal para degradar aún más al sistema político. Sí, la calidad política del delito, eso que le hace más repulsivo y peligroso para una sociedad democrática, se desvaloriza hasta llevarnos al abismo argumentativo.

Pareciera que la corrupción, y la primera de todas las corrupciones es la del lenguaje, no tiene límites morales. Pero si robar para el partido es menos importante que robar para uno mismo, entonces tampoco se comprende que el señor Ábalos, jefazo del PSOE y portavoz de Sánchez, se desmarque de su responsabilidad ante esta sentencia. Sin sentir el más mínimo pudor dice Ábalos, el número tres del PSOE, que el PSOE no ha sido condenado, aunque lo hayan sido dos presidentes del partido, así como ministros o un vicepresidente de viejos Gobiernos socialistas. Hay que tener mucho estómago para tragarse esto. No cabe en cabeza normal que personajes señeros del PSOE que han sido inhabilitados, y otros serán encarcelados, no tengan nada que ver con el PSOE de hoy. Es imposible. Es, sencillamente, una patraña que la dirección socialista y el Ejecutivo actual puedan desligarse de esta pena. El PSOE es el mismo de siempre. Nunca defrauda. Es siempre auténtico, si se trata de engañar y negar lo evidente.

Y además, con la ayuda de todos los medios de comunicación en su poder, los del PSOE dirán con total impunidad: "Más robaron los del PP". El partido del progreso está libre de toda responsabilidad. Silencio, pues, y a barajar. Sus socios comunistas y separatistas les protegen. Sí, la esencia de la corrupción política no está en el dinero robado o mal habido, sino en la mentira, en las miles de mentiras de los políticos, que hacen posible y legitiman el poder como negocio.

El PSOE, su enfermedad política y moral y los trabajadores
Pedro de Tena Libertad Digital 21 Noviembre 2019

Cuando Francisco Largo Caballero mintió en el juicio en el que se le acusaba, justamente, de haber promovido y participado en el golpe de estado contra la II República en 1934, confesó en sus Recuerdos que lo había hecho porque no podía consentir que, a un paladín del proletariado, él mismo, pudiera condenarlo la "justicia burguesa". Lo dijo de este modo:

"¿Hice bien o mal al proceder como lo hice? ¿Debía entregar a la voracidad de la justicia burguesa a un defensor del proletariado? Mi conciencia está tranquila. Estoy convencido de haber cumplido con mi deber, pues ofrecerme como víctima sin beneficio alguno para la causa del proletariado hubiera sido tan inocente como inútil."

Esta distinción entre justicia burguesa y otra justicia, la socialista, que es la realmente justa para ellos, sigue penetrando el tuétano moral de un PSOE que se niega a protagonizar una transición interna desde el PSOE de la II República a un PSOE socialdemócrata inscrito en una Unión Europea donde se consagra, con mayor o menos eficacia, la democracia liberal.

Por otro lado, claro está, está la identificación absolutamente abusiva y falsificada, tal vez krausista, quizá marxista, entre los dirigentes del PSOE y el PSOE mismo con el "proletariado", con los trabajadores asalariados, a los que se asigna una determinada "conciencia" de clase que sólo puede ser interpretada desde los análisis "objetivos" de los marxistas en general y del socialismo.

Por ello, como ya dijimos en otro lugar, la genealogía del impulso político que conduce a la constitución de una tela de araña para conseguir o mantener el poder al margen de la legalidad democrática, se encuentra intacta en la teoría clásica de la democracia burguesa defendida por el marxismo en general y muy aguda y radicalmente, por el leninismo.

Según tal teoría, la democracia liberal o burguesa no es una democracia real, sino meramente una democracia formal que defiende los intereses de la burguesía en su conjunto, agraria, industrial, de servicios y financiera en concreto y los intereses y derechos humanos sólo en abstracto. Por eso, Marx diferenció entre los derechos humanos y los derechos del ciudadano.

Los derechos humanos que incluyen la libertad de conciencia, el derecho a la propiedad privada, a la igualdad ante la ley, a la elección de educación, a practicar cualquier culto así como las demás libertades democráticas, de opinión, expresión y reunión, no son los auténticos derechos ciudadanos. Marx mismo lo dijo así:

Ninguno de los llamados derechos humanos va, por tanto, más allá del hombre egoísta, del hombre como miembro de la sociedad burguesa, es decir, del individuo replegado en sí mismo, en su interés privado y en su arbitrariedad privada, y disociado de la comunidad.

Esto es, sólo se es ciudadano y hombre cabales si se es ciudadano de un Estado socialista o, si se quiere, comunista. La "ciudadanía" socialista exige que lo individual deba subordinarse a lo colectivo y la persona y sus libertades al Estado. Todo este proceso de transición debe ser dirigido, claro está, por el partido inspirado en el marxismo, único poseedor – creía firmemente Marx -, de la "ciencia" necesaria para la interpretación y la transformación de la Historia.

El PSOE nunca ha hecho una reflexión, ni siquiera un intento de reforma, de su pensamiento en cuanto a la democracia y sus formas como único sistema político bajo el cual es posible la convivencia y, por tanto, nunca ha procedido a reformarse a sí mismo y a abrazar ética y moralmente los comportamientos socialdemócratas. Por ello, se han atribuido la superioridad moral de quienes son partidarios de una justicia y una legalidad supuestamente superiores a las de los demás demócratas.

Esa distinción entre "democracia burguesa" y "democracia real" o socialista ha justificado siempre el atropello de valores, ideas y leyes por parte del socialismo a favor de una dominación política y social sobre el conjunto de la nación española. El uso de la democracia como trampolín para erigir un régimen socialista es la práctica sistemática.

El caso ERE, ahora publicitado por una sentencia condenatoria que es la más grave de la historia de España y tal vez de la Unión Europea, es la consecuencia del mismo espíritu político socialista que no creía ni cree en la "democracia burguesa" y que, por tanto, no cree en la justicia "burguesa".

No hay más que oír a los actuales dirigentes socialistas, barones y no barones, descalificando directa o indirectamente la sentencia y la decisión del Tribunal y defendiendo la honorabilidad de quienes acaban de ser condenados por actuar ilegalmente a sabiendas y haber malversado 680 millones de euros públicos. El Tribunal no entiende la "superioridad" de la justicia socialista.

Pero si hay un ejemplo sangrante acerca de la discriminación, del abandono, de la marginación que esta sectaria concepción de la democracia perpetra, es el destino de los miles de trabajadores que, estando afectados por Expedientes de Regulación de Empleo, desde 2000 a 2010, no fueron ayudados ni siquiera informados por el PSOE ni por la Junta de las ayudas que se daban encubiertamente a los amiguetes, correligionarios, intrusos o cómplices sindicales.

En una democracia sana y normal, si se trata de ayudar a los 120.000 trabajadores que sufrían las consecuencias de las crisis laborales y empresariales, se publica una convocatoria de subvenciones, normales o excepcionales, y se articula el modo en que todos los afectados puedan optar a su disfrute previo cumplimiento de un pliego de condiciones iguales para todos, publicitados y en régimen de transparencia.

No se hizo así y esto es precisamente lo que exhibe la enfermedad moral del socialismo español, y muy especialmente, del socialismo andaluz. De esas 120.000 familias sólo fueron auxiliadas, en secreto, ilegal, sin conocimiento público y con desigualdad notoria, unas 6.000, esto es, un 5 por ciento. ¿Por qué razón lo fueron? Porque eran empresas y trabajadores que eran "amigos" bien del PSOE bien de los sindicatos mayoritarios uncidos al carro socialista.

Además, en el resto de los casos, se trataba de privilegiar a empresas y trabajadores que estaban situadas en zonas electoralmente sensibles para el PSOE, como la minería de Huelva, la sierra Norte de Sevilla y la provincia de Cádiz, sin hacer una relación exhaustiva. Por si fuera poco, se ayudaba a "intrusos de familias cercanas o afiliados incluyéndolos en plantillas ficticias de empresas beneficiadas. Si ello constituye un beneficio a título lucrativo o no, no ha sido considerado por el Tribunal.

Esto es, nunca en todo este tiempo se ha tratado igualmente a todos los trabajadores afectados por los ERE como no se les ha tratado igualmente a la hora de las contrataciones en la Administración, ni en otros casos. Eso indica que la supuesta igualdad que predican el PSOE y sus correas de transmisión sindicales es, como máximo, igualdad entre los suyos, no de todos los ciudadanos.

Esto es un delito moral y político, no sólo contra la democracia, sino contra el propio socialismo que, en vez de defender en la práctica la igualdad real o la simple igualdad de oportunidades, sólo la ofrece a los que son "de los suyos" o, como extensión, a los que son de "izquierda". Si no somos de los suyos, no sólo no somos iguales sino que les damos sencillamente igual.

140 años después de su fundación y casi 40 años después de la aprobación de la primera Constitución consensuada de la historia de España desde la Pepa en 1812, el PSOE sigue sin hacer su particular transición a la democracia ni hay quien proponga un examen de conciencia adecuado a su comportamiento histórico. Ese es precisamente uno de los principales problemas de España y nadie en el PSOE parece dispuesto a encabezar su regeneración para la democracia.

No es lo mismo
Cristina Losada Libertad Digital 21 Noviembre 2019

Quién quiera hacerse una idea de las razones por las que la corrupción política fue, es y será uno de esos problemas de difícil solución que hay en España no tiene más que fijarse en las reacciones a la sentencia de los ERE. A la vista de las que ha suscitado entre los más cercanos políticamente a los condenados, no está claro siquiera que la trama juzgada la organizara un partido. A la pregunta de si esa forma de latrocinio de dinero público la diseñó el PSOE, su secretario de Organización responderá que no. No es "un caso del PSOE, sino de antiguos responsables públicos de la Junta". Antiguos, andaluces, sin carné desde hace tiempo y, de hecho, sin partido. Será por eso que algunos medios omitían las siglas del PSOE de sus noticias o editoriales sobre la sentencia.

La minucia de que Chaves y Griñán fueran en algún momento presidentes del PSOE queda relegada al desván de las antiguallas y el caso, en conjunto, estrictamente limitado a un territorio. Para ocasiones como ésta es perfecto tener un partido federal. Como el PP no es nominalmente federal, no pudo decir en su momento que la Gürtel era un caso circunscrito a Pozuelo, Majadahonda y alguna otra localidad. ¿O lo dijo? Sea como fuere, ahora, sí, el PSOE levanta muros y fronteras para evitar la entrada y la intrusión de las repercusiones políticas. Con concertinas, incluso. Y hasta es posible que Ferraz ordene la deportación en caliente de Susana Díaz, porque no hay mal que por bien no venga.

Allí, en el territorio afectado y alambrado por la organización nacional, el encargado de comparecer en público dio uno de los argumentos clave de este asunto. Los condenados no se enriquecieron: "No se han llevado ni un euro al bolsillo". Parece que alguno se llevaba los euros a la nariz en forma de cocaína, pero todavía es un supuesto y tampoco es lo mismo. Eso, ante todo. "No es lo mismo que Gürtel", repiten políticos y periodistas. Acaban de descubrir que no todos los casos de corrupción son iguales, y hay que celebrar que, por una vez, entren en los detalles. Pero lo que quieren decir y, además, lo dicen es que son peores, mucho peores, los trapos sucios del partido contrario. Con lo que aparcamos la celebración para otro año.

Por aquello de que los condenados de más renombre no se llevaron un euro al bolsillo, los que ya no tienen mucho que perder defienden su "honorabilidad". "Mantenemos la defensa de la honorabilidad de los expresidentes de la Junta", dijo el secretario del PSOE (¿o no es el PSOE?) andaluz. Defendió también la honorabilidad José Bono, que ahora sólo quiere vender su libro, y aun puso, a la antigua usanza, las manos en el fuego. Dio otra clave importante: no hay financiación ilegal, por lo tanto, no es lo mismo. En efecto, no es lo mismo la financiación ilegal de un partido que el reparto ilegal de dinero público para premiar a los elegidos por el partido. En otras palabras, para mantener redes clientelares. Y en la prensa de izquierdas están ahora convencidos de que el clientelismo no es tan malo como solían decir.

Muchos se esfuerzan en impartir que no es lo mismo robar que robar, porque depende de quién lo haga. Sin contar con que la trama de los ERE, que en El País describían como "un sistema heterodoxo de agilización de pagos", tenía su sentido social. Y el fin social justifica que los medios se desvíen por el camino. Pero después de tantas justificaciones, de tantas adversativas, de tantos no es lo mismo, lo que se entiende es que la corrupción política, siempre condenada por todos, siempre encuentra justificación de parte. Y que, por eso, persistirá.

Gobierno sociópata y previsiones económicas
Luis Riestra. vozpopuli  21 Noviembre 2019

Tras las pasadas votaciones y para alegría de sus redes clientelares, un grupo de individuos salidos de las listas electorales, que deberían estar inhabilitados para cargos públicos, se pusieron sus respectivos disfraces, abandonaron su mega-chalets y, en un acto de marketing político de libro, firmaron un preacuerdo de coalición entre el PSOE y 'Podemos & Cía.' en el que, sin programa, ya se reparten cargos.

Lógicamente, dicho acuerdo ha despertado toda una serie de alarmas sobre la inviabilidad de España a corto plazo, viejo objetivo de propios y extraños y que, como cada casi cien años, vuelve a anunciarse puntual a su cita secular. En ese tránsito obligado, aquí o en Chile, hay un componente económico de corto plazo que es el que trataremos hoy, pero antes haremos un breve repaso a la sociopatía endémica de nuestra clase política, para luego ver qué nos espera en términos de crecimiento económico en el futuro más próximo, en un intento de ayudarles a pasar el mal trago que nos viene. Veámoslo.

Generación sociópata
El tema de la generaciónsociópata, la que va de Zapatero a Felipe González, pasando por Mas, Ibarretxe, Urkullu, Aznar, Chaves y Griñan, Rajoy, Torra, Varoufakis, López Obrador, etc. ya lo tratamos (ver enlace anterior), así que solo tomaré una cita, la referida al comportamiento sociópata:

"También llamado trastorno de personalidad antisocial, que simplificándolo sería una patología psiquiátrica que suele detectarse en adolescentes cuyo trastorno les hace evadir las normas establecidas a las que les imposible adaptarse y respetarlas, y no porque no las conozcan, simplemente porque, como si de una pulsión interna se tratara, van y las violan, incluso sabiendo que van a cometer crímenes gravísimos; casos extremos en política los encontramos en el nazismo y el comunismo."

Un ejemplo reciente de esto podría ser Evo Morales, quien no pudiendo presentarse a la reelección, hace un referéndum, lo pierde, lo incumple, se presenta, hay fraude, se descubre, renuncia y, tras irse a su casa la guardia presidencial, huye como los conejos diciendo que le han dado un golpe de estado cuando todo apunta justo a lo contrario; ya en el exilio, amenaza con una posible guerra civil. Durante su peripecia cocalera, el monopolio televisivo español se pone "neutral" y Pablemos, tal vez emocionado por un tongo muy de la Segunda República, pide que le demos asilo pero Bablador se adelanta. Conociendo a Iglesias, este despropósito solo es otro más de una lista que aumentará exponencialmente mientras los ciudadanos nos llevamos una bofetada tras otra; no olvidemos, además, que los partidos principales de la coalición de gobierno recién formada tienen un pasado golpista, ya sea directa o indirectamente.

Regeneración sociópata
Hay que señalar que en España se ha dado un cambio generacional y, gracias al sistema proporcional de listas - vivimos en una dedocracia -, la sociopatía política se ha "regenerado", de ahí que escribiéramos "Españoles, ZPhavuelto" al analizar a Sánchez. Como son nuevos en el gobierno central, hay pocos casos para la comparación a ese nivel (en municipios y autonomías sí, Colau, Oltra, Junqueras, Armengol, etc.) y, si vamos a la historia en busca de políticos equivalentes a la Generación X o Nómada, en países con sistemas electorales muy similares o casi idénticos al nuestro, nos encontramos con Hitler y Musolini en sus inicios, a líderes de la Segunda República española o de la, extremadamente disfuncional, Tercera República francesa tras el tratado de Versalles (Daladier, Chautemps, etc.). El fracaso de todos esos países vino por una forma de gobierno (la forma de estado es indiferente) similar a la nuestra, que les hizo imposible llevar a cabo de forma solvente el rol de su generación y que vimos en "ElguióndelaGeneraciónPerdida".

Es evidente que por donde lo mires la gestión futura será nefasta y, como además, "lo público" ya venía cargado de enchufados sociópatas, hay que ingeniárselas bastante para hacer un diagnóstico económico.

El PIB del INE
Diez días antes de las elecciones se publicó el dato adelantado del crecimiento del PIB del tercer trimestre, que dicen creció un 2% anual en términos reales (línea negra siguiente gráfica), dato que no considero creíble. Verán, normalmente, en una estimación tan próxima (un mes), el dato de aportación del sector externo (línea ocre) al crecimiento del PIB es el más fiable, pues viene de aduanas, mientras que el de la demanda interna (línea verde) no, por tener más imputaciones. Aparte de eso, ¿alguien se cree que en el tercer trimestre de 2019 se produjera un rebote de la demanda interna similar al del cuarto trimestre de 2016, cuando las expectativas eran otras?

Expectativas de recesión
Hoy, a diferencia de 2016, los consumidores y manufactureros españoles están esperando una recesión próxima (siguiente gráfica); es cierto que hay otros sectores, pero es el de manufacturas, al proveer a todos, clientes foráneos incluidos, de los que mejor replica el ciclo. Como hemos dicho en tantas ocasiones y le manifesté hace muchos años a políticos encumbrados del PSOE, uno de los graves problemas que tenemos en España con la "izquierda" es que no generan confianza; es como si estuvieran cegados en ese tema. Para colmo de males, Sánchez repite continuamente las palabras de Zapatero de que "la Economía debe estar al servicio de la Política", tema en el que todos estaríamos de acuerdo si el paro estuviera por debajo del 7%, cosa que no han conseguido en cuarenta años de inventos y destrozo demográfico, algo que irá a peor, por cierto, como la inmigración ilegal masiva. Aparte que, ¿a qué política se refiere, a la de su aliado chavista? Eso por no hablar de la total desconexión con la realidad ciudadana y de la casta que genera la no representatividad electoral.

La perspectiva global
Cuando demostré que Sánchez y su gobierno habían acortado el ciclo, apareció un trol diciendo que yo le echaba la culpa del enfriamiento global y, la verdad, aparte de mentir - nunca diría semejante absurdo - ningún lector de esta bitácora digital cae en esa trampa. En todo caso, lo suyo era alargar el ciclo de forma sana, que se podía, y acortar la duración e intensidad de la recesión, pero ahora ya no es posible. Recordemos que, por ejemplo, el número de suicidios aumenta durante la recesión, ejemplo crudo, sí, pero a ver si así se entiende que la Economía y la forma de gobierno que la afecta no son un juego, aparte que ya no admiten más trampas.

Si analizamos el CLI (siguiente gráfica), que es un indicador que adelanta entre seis y ocho meses los cambios en el ciclo, vemos que, desde que lo analizamos la última vez, el Reino Unido, que parecía rebotar, ha vuelto a caerse y que a Estados Unidos, el otro gran promotor del orden actual que ya muere, le ha ocurrido algo parecido; lógicamente, eso empeora seriamente las previsiones, incluida labursátil.

Si observamos Europa, tampoco se espera que las cosas dejen de empeorar hasta dentro de al menos unos ocho meses, salvo en Francia, nuestro mejor cliente, que sigue en su tónica zombi y es, de momento, el gran beneficiado del orden actual; el otro, Alemania, frena su ritmo de deterioro, aunque las noticias siguen empeorando y patronal y sindicatos piden actuar, mientras, el BCE filtra que compraría acciones en caso de recesión (ya lo intentó Japón). En la siguiente gráfica ampliamos la anterior por si quieren hacerse, con más detalle, la composición de lugar de esta pre recesión.

Próxima recesión
Visto que los agentes económicos ya la esperan, dadas las previsiones españolas, las exteriores, el mal gobierno que nos viene y que no creo que contribuyamos a las malas expectativas, me tocaría pues hacerles una previsión. Los grandes centros de estudios gastan millonadas en modelos que fallan bastante pero yo prefiero, en esta situación, simplemente ver una progresión matemática sencilla de las inercias del sistema (línea punteada, siguiente gráfica), pero sin usar el último dato del INE y, según eso, no crecimos al 2% anual en el tercer trimestre, sino al 1,5%, y la recesión empezaría en el segundo trimestre del año que viene, drama para el que la "izquierda" tiene propaganda de sobra. Así lo veo hoy.

Con ese panorama se cae la recaudación fiscal al caer el PIB nominal por menor crecimiento real y por el agravamiento de la deflación sistémica, aumentará el desempleo (¿a quién importa?) y sus gastos, a los que hay que sumar la clientela a nivel de gobierno centrar de 'Podemos y Cía.', subirá la prima de riesgo y el pago de intereses, se disparará el déficit, la deuda, etc. No será ZP2, pero casi, y lo conocen.

Un país vendido
No tendría que haber sido así, porque el sector privado, aún con la losa política encima, ha reaccionado muy bien pero, hasta que no se cambie la forma de gobierno partitocrática, seguiremos en las mismas hasta que reviente el orden imperante, que lo hará mal. Después, Dios dirá, porque los españoles no contamos para nada, salvo para llevarnos las bofetadas de los inventos de unos sociópatas.

Con un sistema electoral donde seis sujetos deciden quién puede ser diputado, España es una perita en dulce para personajes como Soros, para los promotores del islamismo, cuya alianzaconelnacionalismo y el progresismo es más que evidente, o para los imperiosdepredadores de Rusia y China en su contiendacontraOccidente y, ante las pruebas, ya no se puede hablar de conspiranoia. Ante eso, la próxima recesión casi es lo de menos, pues vamos vendidos y el que no quiera verlo o es un tonto o es, simplemente, otro sociópata, ¿no creen?

El PSOE blindó en 2016 a los condenados por los ERE para que no devolvieran los 680 millones robados
Carlos Cuesta okdiario 21 Noviembre 2019

El PSOE, que asegura que el caso de los ERE fue cosa de una cúpula política ya pasada y superada, torpedeó hace sólo tres años el proceso judicial para impedir que los futuros condenados tuvieran que devolver los 680 millones de euros robados. Lo hizo a través del equipo jurídico de la Junta de Andalucía de Susana Díaz, la todavía líder del PSOE en esta comunidad autónoma. Este equipo jurídico era el único habilitado para reclamar civilmente la devolución de los cientos de millones de euros robados, tal y como ha confirmado ya la sentencia del caso. Pero es más: ese importe realmente podría ser superior, porque a lo robado habría que sumar el daño ocasionado, y esa suma también fue bloqueada por el PSOE durante el proceso.

Todo ocurrió en octubre de 2016. La Fiscalía Anticorrupción había elevado por aquellas fechas a 741 millones de euros el importe del fraude de los ERE provocado por los sucesivos Gobiernos andaluces socialistas entre 2000 y 2010.

El PSOE de la Junta de Andalucía, con pleno consentimiento de Ferraz, se había personado ya como acusación en el caso. Pero no lo hizo para favorecer el esclarecimiento de lo ocurrido. Al revés: lo hizo para reventar el proceso y solicitar el archivo, tal y como ya ha publicado OKDIARIO.

Pero esa petición de archivo trajo de la mano una segunda consecuencia: la renuncia a la necesaria reclamación civil del importe robado. Una cifra que ahora ya se sabe que, cuando menos, asciende a 680 millones de euros: el volumen económico del fraude estimado en la vía penal. La acusación de la Junta no era sólo una acusación más. Era la única que podía reclamar, como afectada directa, la devolución del dinero robado.

El fiscal José Enrique Egocheaga dejó constancia de esta realidad al eliminar una parte fundamental de su escrito de acusación, justo la relativa a las responsabilidades civiles, estimadas en aquel momento y de forma concreta en 741.596.545 euros que se les exigía a los ex altos cargos de la Junta acusados de malversación.

El fiscal tuvo que considerar esas exigencias como “no puestas” debido precisamente a que los equipos jurídicos del PSOE y la Junta abandonaron el procedimiento al no apreciar delito alguno en la conducta de sus 22 ex altos cargos y pedir el archivo del caso. Y es que, al no formular escrito de acusación contra ninguno de ellos, se autoexpulsaron de la pieza principal de los ERE.

Todo ello, teniendo en cuenta que la Administración andaluza, como perjudicada directa por el robo de los ERE, era la única que estaba legitimada para pedir las responsabilidades civiles en este juicio. El artículo 108 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal es rotundo sobre este aspecto: "La acción civil ha de entablarse conjuntamente con la penal por el Ministerio Fiscal, haya o no en el proceso acusador particular; pero si el ofendido renunciare expresamente a su derecho de restitución, el Ministerio Fiscal se limitará a pedir el castigo de los culpables". El ofendido era la Junta. Ahora el Gobierno de la Junta ha cambiado de manos y es el PP el que ejerce ese mando. Y, por ello, puede resucitar la acción civi. Pero, lo cierto es que el PSOE hizo todo lo que pudo por impedir esa devolución del dinero robado.

El PSOE tapa las vergüenzas de Sánchez: "Todos están esperando un carguito"
Vicente Gil esdiario 21 Noviembre 2019

Las últimas decisiones del secretario general han provocado mucho debate interno. Desde la repetición electoral al acuerdo con Podemos y, ahora, la reacción a la sentencia de los EREs.

Cuando Pedro Sánchez era un donnadie en el PSOE, sus jefes de la Ejecutiva lo mandaban a las tertulias a defender la honorabilidad de Manuel Chaves, José Antonio Griñán y cia … dedicándose, de paso, a desprestigiar a los periodistas y a acusar a El Mundo de mentir. Hoy, Sánchez tiene a José Luis Ábalos para tan noble tarea.

"Ábalos parece el chico de los recados", dice un compañero de partido, que destaca, además, los malos modos y malas caras de estos días con los periodistas. "Fue vergonzosa su aparición tras la sentencia", señala alguien próximo a la propia Ejecutiva, que remata: "Decir que esto no tiene nada que ver con el PSOE es, directamente, insultar a los ciudadanos".

Un experto en comunicación política y de crisis, en el ámbito muy cercano al propio PSOE, afirma que la reacción del partido ha sido un error: "Ante un hecho tan claro y escandaloso, lo primero es elegir el portavoz adecuado al nivel del escándalo y lo siguiente e inmediato es pedir perdón".

"Si Sánchez hubiera salido personalmente a disculparse ante la sociedad, se hubiera situado, realmente, en el plano alejado de los hechos en el que se han querido situar de manera muy torpe". Y añade que "ha hecho lo mismo que Rajoy con la sentencia de Gürtel".

La sensación es que el gobierno y Ferraz improvisaron la respuesta aunque parezca mentira, pues estaba prevista desde hace mucho. "Ábalos tardó cuatro horas en salir … para decir lo que dijo", se queja una fuente socialista. La fuente se muestra aliviada: "Esta sentencia antes del 10N y una reacción así nos hubiera hundido más".

Y ve otro elemento positivo en la respuesta "más vergonzosa aún" de Pablo Iglesias mediante tuit. "Iglesias se ha convertido en cómplice político nuestro en el caso de los EREs". Adelantaron el pacto de gobierno -cree- porque ahora, tras la sentencia de los EREs, Iglesias no podría hacerlo.

El bipartidismo trajo corrupción y arrogancia. Llegarán más sentencias como esta que retratan una época. España ha cambiado y no volverá a tolerar la corrupción. Ahora se abre la oportunidad de defender la justicia social y garantizar la limpieza de las instituciones pic.twitter.com/Uhw4X8Jlh7
— Pablo Iglesias (@Pablo_Iglesias_) November 19, 2019

Pregunto si estas críticas internas en el PSOE y la sensación de vergüenza es general. La fuente palpa en el ambiente que sí … "Pero -matiza- nadie se va a mover … Pedro tiene todo el poder y todos están esperando un carguito en el Gobierno".

Objetivo: Susana Díaz
Pedro Sánchez tiene a Susana Díaz en el punto de mira desde las primarias. Se han soportado ante la galería, pero su relación no es buena. "Ahora van a usar los ERE -afirma categórica una fuente de Ferraz- para cargársela y desmantelar de una vez ese PSOE andaluz a la medida de Susana, que es la herencia de Griñán y Chaves. Pedro quiere un PSOE andaluz a su medida".

Los ojos giran de nuevo a María Jesús Montero, la ministra de Hacienda. "Es solo una conjetura -señala la citada fuente- pero es posible que Pedro fuerce un Congreso extraordinario para visibilizar ante los ciudadanos la renovación y poner ya a María Jesús".

Esta fuente cree que, de paso, el presidente mataría dos pájaros de un tiro. "La gran Vicepresidencia Económica de Nadia Calviño es incompatible -señala- con Montero controlando Hacienda. Quien lleve Hacienda tiene que estar en el ámbito de Calviño". Si Sánchez enviara a Montero a Andalucía, la dualidad estaría resuelta.

Carmen Calvo y María Jesús Montero estuvieron también en aquellos gobiernos de Chaves y Griñán

Las aguas internas bajan agitadas en el PSOE tras el fracaso electoral del 10N. Ahora hay una prioridad: la investidura y mantener el poder.

El acuerdo exprés con Podemos acalló el malestar por el fracaso electoral, pero no ha relajado la tensión interna. Hay fuego cruzado entre la cúpula monclovita cercana a Sánchez y la del partido en Ferraz y, a su vez, en cada bando hay apoyos de personas del otro bando.

"Consulta el archivo -me provoca la fuente-". "Carmen Calvo y María Jesús Montero estuvieron en aquellos gobiernos de los ERE", señala con cierta maldad.

Carmen Calvo fue consejera de Cultura con Manuel Chaves hasta 2004. María Jesús Montero fue consejera de Sanidad, desde 2004, con Chaves, Zarrías (tras la dimisión de Chaves) y Griñán. La fuente me rebota una frase literal de la sentencia: "La decisión de dar estas ayudas (los ERE) no partía de la Consejería de Empleo, sino que era una decisión del gobierno en su conjunto".

Ahí queda eso.

Arte de comprar votos
Gabriel Albiac ABC  21 Noviembre 2019

El milagro fue que la inercia se rompiera. Y que, hace un año, el régimen que González y Guerra blindaron en torno a su PSOE andaluz periclitara. Parecía estar llamado a ser eterno. El principio sobre el cual se asentaba era sencillo. E infalible. Nadie precia la política por encima de la supervivencia. La libertad del voto exige, como asiento, el sosiego de un estómago satisfecho y una holgura familiar básica. Votar honestamente es un lujo que no todos pueden permitirse.

Allá en la prehistoria -o sea, hace un siglo- el trueque era sencillo: un duro del cacique se traducía en una papeleta del pobre diablo al cual la monedilla sacaba por unos días del desespero. El cacique capitalizaba sus duros en diputados. Y el votante comía. Simple, inequívoco, delictivo. Y tolerado. A partir de 1978, ese trueque resultaba anacrónico. Nadie era tan ingenuo como para creer en la limpieza electoral en zonas deprimidas. Pero había que modernizar el mercadeo. El PSOE hizo en Andalucía un hallazgo llamado a trastrocar el voto. Y a suprimir sus riesgos aleatorios.

La clave estaba en sustituir el degradante pago en efectivo por una renta fija y automática. Que fuera abonada por el dinero público, pero que percibiera su beneficiario como el benévolo -y arbitrario- don de un partido. Su ventaja era doble: 1) el sello institucional, que le venía de su condición pública, borraba su original mancha degradante; 2) merced a esa prestación «de Estado», el partido se compraba al votante sin tener que gastarse un solo euro.

La cosa mejoró mucho, una vez que fueron incorporadas las gruesas cifra en que se materializaban las buenas intenciones europeas. Las buenas intenciones acaban siempre por corromperlo todo: es un axioma. Y los inmensos fondos de compensación, que la UE ponía a disposición de los gobiernos del sur para homogeneizar sus zonas deprimidas, mostraron una utilidad inimaginada. Con esa riada de dinero se podía, no sólo pagar los votos comprados en Andalucía, sino además extraer una plusvalía con la cual incrementar exponencialmente la caja del partido. Corromper al votante, ya no sólo era gratis; era beneficioso. Los mediadores, naturalmente, se llevaban su parte. Ya fueran dirigentes sindicales, ya hijas de presidente autónomo…: fortunas asombrosas brotaron de la nada. Fue la única rentabilidad de aquella prolija variedad de subvenciones. Y así se pudrió Andalucía. No será fácil que un día llegue a recuperarse.

Del PER a los ERE, la máquina del nuevo caciquismo funcionaba, en tanto, como un reloj suizo. Garantizaba, por supuesto, la perpetuidad del régimen andaluz. Aseguraba también una tasa de voto-escaño que hacía casi imposible no ganar las elecciones generales. Y trasladaba al Gobierno de la nación la vergüenza de los gobiernos de Sevilla: la de una corrupción cuyas cifras no admiten comparación con ningunas otras; ni siquiera con las de la banda de Pujol en Cataluña. Cuando González, hace cuatro décadas, hablaba de un proyecto socialista de cincuenta años para España, no estaba fantaseando. Hablaba de la bolsa de voto comprado en Andalucía. Salió a medias.

Lo deprimente es que, de esa pasividad ante el saqueo, al ciudadano español lo despierta sólo el pavor: Que el PSOE robase masivamente no redujo nunca unas cuotas de voto que hicieron agua nada más que ante la inminencia de la ruina. Pero, salvados bache y susto, los votantes retornaban al compadreo con los mismos simpáticos ladrones. Algo en nuestras cabezas anda muy, muy enfermo.

Pedro Sánchez, un dirigente opaco al que hay que obligar a dar explicaciones
EDITORIAL ESdiario 21 Noviembre 2019

Es indignante que el líder del PSOE se crea con derecho a no comparecer para asumir responsabilidades por los EREs, repitiendo lo que ya ha hecho con su tesis o sus viajes.

Resulta indignante que el secretario general del PSOE no haya comparecido aún para dar explicaciones de la sentencia por corrupción más grave de la historia, la que afecta de lleno a su partido por los EREs de Andalucía.

Que lejos de ser un tema del pasado, lo es del presente y lo será en el futuro si su líder no asume responsabilidades y pide disculpas. Porque el fallo, más allá de las consecuencias penales para los afectados, viene a confirmar que durante muchos lustros los socialistas acudieron a las urnas dopados por el voto cautivo logrado con dinero público.

Y no solo en Andalucía, pues ese sistema fue decisivo para que los socialistas de su principal federación aportaran uno de cada cinco votos totales del PSOE en toda España. ¿Cómo no va a tener que dar explicaciones un dirigente que encabeza esas siglas y que, a más inri, inició su carrera política gracias precisamente a los líderes de aquella Comunidad?

Por Andalucía ganó a Madina
Porque conviene recordar que Sánchez se estrenó como secretario general por el apoyo de Susana Díaz, que le cedió todos sus apoyos y avales para ganar a Eduardo Madina en las Primarias convocadas tras el adiós de Rubalcaba. Y que sin ese respaldo, simplemente nunca hubiera ganado ni iniciado una carrera que ahora le ha llevado a La Moncloa.

La falta de comparecencia es sangrante siempre, pero especialmente en un líder que, en el pasado reciente, construyó parte de su discurso en la crítica a su entonces adversario, Mariano Rajoy, por su supuesta negativa a dar explicaciones o su aparente tendencia a hacerlo "por plasma".

Es el mismo comportamiento que Sánchez tiene en el ámbito de la transparencia y de la ética en general, que le llevó a considerar el plagio motivo de dimisión, como expresó en el debate de su moción de censura, para luego tapar el suyo propio con la tesis sirviéndose de herramientas oficiales para fabricarse una coartada.

La Moncloa mintió para tapar el plagio de la tesis Pedro Sánchez
Entre lo que dice antes de llegar al poder y lo que hace cuando consigue ese objetivo, Sánchez siempre muestra un antagonismo impúdico, agravado por la situación de interinidad de las instituciones, que le libran además de someterse al control de Congreso o el Senado y le facilitan prolongar su escandalosa opacidad.

Pero hacerlo con algo tan grave como los EREs, que han condenado a dos presidentes nacionales del PSOE y puesto en cuarentena la higiene de su participación en sucesivas elecciones durante años, es demasiado. Y que se lo permita cuando ni tiene garantizada la investidura y aún así insista en exigir el apoyo de todos, termina de retratarle como lo que es: un líder cesarista y sin palabra, impropio de una democracia que se debilita por estas faltas de respeto a los ciudadanos.

Cuaternario
El verdadero poder no consiste en dirigir un Gobierno sino en decretar lo que importa y lo que no: los ERE, por ejemplo
Ignacio Camacho ABC 21 Noviembre 2019

Dentro de un par de días, a lo sumo, no quedará una sola referencia a los ERE en la agenda de la práctica totalidad de las televisiones y de la mayoría de los periódicos. «Darle cajonazo» lo llaman en Cádiz. Los partidos de la derecha serán incapaces de encontrar el modo de mantener el escándalo en el debate político, y el Gobierno aventará detalles de la negociación con Podemos o cualquier otro asunto -si puede ser algún coletazo de la corrupción del PP, mejor- que le eche tierra a la sentencia. Tema zanjado. Pablo Iglesias está amordazado con la negociación de sus carteras mientras sus huestes de Twitter se ocupan del trabajo sucio de establecer presuntas diferencias éticas entre la trama Gürtel y las «irregularidades» de la izquierda. La vieja guardia del PSOE, esa agrupación de Senectudes Socialistas con la que solía bromear Rubalcaba, no se atreve a levantar la voz ni la cabeza porque Chaves y Griñán formaban parte relevante de ella. Y Susana Díaz tiene bastante tarea con evitar las secuelas de la condena. Sánchez no necesita dignarse a comentarla: todo lo que ocurrió antes de su providencial epifanía pertenece al Cuaternario, a la era de las cavernas. Si hasta su propia tesis le parece ajena, si sus objeciones a la coalición, que son de ayer por la mañana, han quedado obsoletas, cómo se va a sentir concernido por minucias de otra época. Las cuitas judiciales de «antiguos responsables» del «antiguo partido» son bagatelas que no van distraer la atención del César. Los fontaneros de La Moncloa se ocuparán de que la orquesta de cámara mediática toque la partitura que mejor convenga. Como se ocupó la Audiencia sevillana de que el veredicto no interfiriese una campaña que podía haber discurrido de otra manera.

Todo esto del doble rasero, de la asimetría moral, no se relaciona sólo con el pensamiento hemipléjico, sino con un concepto del poder como desempeño integral, heterogéneo, que debe ejercerse con el máximo celo. Una interpretación totalizadora -que tiene la misma raíz que totalitaria- de los principios maquiavélicos. El poder no consiste sólo en dirigir un Gobierno; se trata de mover a la vez todos los complejos mecanismos de influencia que rigen en el mundo moderno. La propaganda, la educación, la jerarquía de valores y modelos, la hegemonía cultural... los poderes blandos y los duros alternados con determinación y sin miramientos. El poder como un despliegue de control a tiempo completo sobre un mapa social híbrido, poliédrico.

Es así como se construye la posición de supremacía que permite establecer lo que importa y lo que no, definir el lado correcto de la vida, prescribir doctrina, alinear -y alienar- en sintonía el pulso de la sociedad con el de la dirigencia política. Marcar el compás del mainstream y, si es necesario, hasta los tiempos de la Justicia. A ese respecto, la derecha sí que está en el Cuaternario todavía.

¿Cómo justificará Iglesias gobernar con los corruptos del PSOE?
​Don Pablo Iglesias, el del abrazo de oso al culminar el trato con Sánchez ha conseguido, en definitiva, aquello que ya daba por perdido
Miguel Massanet diariosigloxxi 21 Noviembre 2019

Otra vez, cuando parecía que lo tenían todo controlado, cuando la entente PSOE-Podemos parecía que iba a ser suficiente para que el resto de los partidos de izquierdas, por fin, se decidieran a apoyar la investidura del señor Pedro Sánchez, surge un elemento distorsionador que, si bien no creemos que vaya a significar una vuelta atrás del acuerdo, sí se lo pone más difícil, aunque él intenta no aparentarlo, que el señor Pablo Iglesias va a verse obligado a hacer juegos malabares para explicar a los votantes de su partido el hecho difícil de aceptar, de que después de haberse constituido en el adalid en contra de la corrupción de la derecha, sus andanadas en contra de aquellos que fueron juzgados por corrupción y sus continuadas afirmaciones de que ellos defendían, contra viento y marea, la necesidad de una “regeneración de la política” que excluyera de cualquier gobierno todos aquellos que, de una manera u otra, hubieran cometido actos en beneficio propio o de sus partidos, beneficiándose de los caudales públicos.

Lo que más les perjudica de este affaire de la publicación de la sentencia sobre el tema de los EREs contaminados, que afecta a los miembros procesados, antiguos componentes de la Junta de Andalucía; no es tanto el hecho evidente de que grandes personalidades del partido socialista hayan sido condenados por corrupción y malversación de caudales públicos, sino que esta sentencia y todas las que la van a suceder en el centenar y medio de piezas separadas pendientes de ser juzgadas en los respectivos tribunales, significa un antes y un después respecto a una de las mejores bazas que exhibía continuamente el ejecutivo del señor Sánchez y, naturalmente, también él mismo, como un medio efectivo para desacreditar al PP, un argumento que ha estado perjudicando gravemente a los populares en las consultas de los últimos años y que daba la sensación de que, lo mismo que la calificación de “franquistas” a los políticos de derechas, constituida una de las armas más letales para impedir la recuperación del PP, después del gran desastre de la defenestración del señor Rajoy.

Podríamos decir que se les ha acabado la pólvora para estos fuegos artificiales y ahora no podrán señalar al PP por sus casos de corrupción sin que se les replique, desde la oposición del PP, con la misma moneda y con la particularidad de que el caso Gürtel, en cuanto a su significación económica, queda empequeñecido por los 680 millones de euros (en pesetas resulta más impactante, ya que el montante defraudado por los socialistas en Andalucía, se eleva a la escalofriante cifra de 113.000 millones de las antiguas pesetas). ¿Cómo estas señoras ministras que, con tanto ahínco, tanta disposición y tanto interés se han esmerado en recordar, en cada ocasión que se les ha presentado, que el PP era un partido corrupto, en el que los españoles no podían confiar y que, el único partido preparado para gobernar sin mácula de corrupción era, sin duda, el PSOE. Sí señores, no lo olviden, unas siglas que hablan de un Partido, Socialista Obrero Español. ¿Obrero o más bien, unos sinvergüenzas que se han lucrado robando a los obreros en paro aquellas ayudas que les llegaban desde el Estado español que, evidentemente, procedían de los impuestos que todos los españoles pagamos, tanto si nos gusta como si no, para que luego vayan a parar a manos de aquellos aprovechados, sindicalistas y funcionarios, que se los han gastado en francachelas y drogas?. Y, señores, aquí nadie ha mencionado la intención de dimitir.

Y ¿qué va a pasar con estos señores de Podemos, constituidos por autoproclamación, en los defensores de la transparencia de las cuentas del Estado y de las autonomías, paladines de la clase obrera a la que dicen que se deben ( el chalé de Galapagar, del señor Iglesias, no es más que la excepción que confirma la regla) y censores implacables de lo que hacen los ricos como demostraron cuando, el señor Amancio Ortega, destinó una parte importante de su patrimonio para que una serie de hospitales españoles pudieran dotarse de un importante número de aparatos e innovaciones técnicas para la práctica médica de los que adolecían. Los de Podemos protestaron, pidieron que el donativo se rechazara y pusieron al donante de vuelta y media porque, por lo visto, les parece mal que los ricos tengan gestos que les honran y que ellos mismos no tienen aunque, eso sí, critican a los que tienen una vida asegurada, sólo porque lo han conseguido trabajando y todos sabemos que, a estos comunistas, sólo hay una palabra a la que le tienen miedo cerval: el trabajo.

Don Pablo Iglesias, el del abrazo de oso al culminar el trato con Sánchez ha conseguido, en definitiva, aquello que ya daba por perdido: que es formar parte de un gobierno español y, por ende, tener en sus manos ministerios relacionados directamente con el trabajo. ¡Prepárense los empresarios, tiemblen los banqueros, cierren las persianas los comerciantes y pongan pies en polvorosa las multinacionales, porque se van a enterar, si siguen en España, de lo que vale un peine, con ministros de Trabajo del partido de Pablo Iglesias! Los ingleses ya nos han advertido de que las inversiones inglesas seguramente se van a reducir sustancialmente si se confirma lo que ya parece un hecho cierto: un gobierno entre socialistas y comunistas. Desde Bruselas los comisarios ya han advertido, por enésima vez, al actual gobierno en funciones español que no ven, en absoluto, posible que con los presupuestos congelados y en la situación en la que se encuentra ( y peor se va a encontrar si se confirma las predicciones que los economistas van dando a conocer) el país, sea posible el preocupante incremento del gasto público que nos anuncian los vencedores de los comicios y ya han advertido que, todo lo que se pueda ahorrar se deberá dedicar a rebajar la impresionante deuda pública ( 1’2 billones de euros) y, por otra parte, exigen que se tomen medidas para controlar lo que ya parece incontrolable, el déficit público de España y de sus autonomías.

De momento, para esquivar las primeras andanadas que les han venido desde los medios de comunicación, ni el señor Sánchez ni el señor Iglesias han hecho otra cosa que esquivar las contestaciones, mirar hacia otro lado o, como ha hecho un impresentable y caradura señor Ábalos, contestar pretendiendo establecer distancias entre la corrupción que se ha conocido en Andalucía y la del Gurtel como si, una y otra, no fueran igualmente deleznables. En todo caso vamos a prepararnos a escuchar los más sorprendentes, alambicados, desconcertantes y absurdos intentos de encontrar justificación para el caso de los ERE falsos de Andalucía que, de alguna manera, intenten quitarles importancia respeto a lo que los del PP han tenido que sufrir gracias a la obsesión de los socialistas para librarse de la derecha española. ¡Claro, si hay que robar, mejor es librarse de cualquier competencia!

Pero sigue en pie la pregunta que los ciudadanos nos hacemos: ¿Va el señor Pablo Iglesias y su partido, Unidas Podemos, seguir insistiendo en gobernar junto a un partido donde se ha demostrado que, la honradez de la que presumían, de la noche a la mañana, gracias a la sentencia de un tribunal, ha quedado convertida en agua de borrajas y, aquellos que presumían de que, bajo su gobierno, España sería un oasis de justicia, paz, igualdad, honradez y transparencia, en estos momentos continúan con la boca abierta, incapaces de tragarse el marrón que la Justicia les ha regalado para que sepan que, tampoco ellos, van a quedar inmunes si piensan que van a seguir con las dos morales, a saber: aquella que justifica cualquier acción, por repelente que sea, que provenga de las izquierdas y, aquella otra, que se les aplicaría a los de las derechas en la que, cualquier acto que llevaran a cabo para oponerse a los intentos de implantar el totalitarismo de la izquierda, debería considerarse como un delito merecedor del castigo de los tribunales.

Es obvio que estamos ante la peor de las situaciones a las que deba enfrentarse una nación. Por una parte, tenemos la amenaza de que se forme un gobierno dirigido por socialistas y comunistas dispuesto, si se les deja, a perpetuarse en el poder y a implantar un régimen dictatorial, en el que los pretendidos derechos individuales de la población van a quedar supeditados al capricho de los gobernantes empeñados en aplicar, en España, los mismos métodos de represión que ya se han venido ensayando en Venezuela, Bolivia o Nicaragua con resultados que, a la vista están, y que sólo han conseguido empeorar ostensiblemente la vida de sus ciudadanos que se han visto sujetos a regímenes totalitarios que los han conducido a una situación mucho peor de la que tenían cuando eran gobernados por sus anteriores dirigentes.

Desde otro punto de vista, parece que todo lo que han sido capaces de hacer para solucionar el tema del separatismo de Cataluña, ha sido volver a lo que ya fracasó en todas y cada una de las ocasiones en las que, tanto la derecha como la izquierda han intentado solucionarlo mediante concesiones crematísticas. Se ha vuelto a lo que se conoce como las reuniones de Pedralbes, entre el gobierno del Estado español y el de Cataluña, aparentemente de igual a igual, en las que se nos hurta a los españoles cuales son las ofertas que tiene que hacer el gobierno en funciones de Sánchez, representado por la señora Calvo y la señora Lastra. Al parecer, estas reuniones que ya datan del mes de diciembre del año pasado, estuvieron interrumpidas y ahora han vuelto a resurgir a causa de la necesidad que tiene el señor Pedro Sánchez de conseguir el apoyo de los separatistas catalanes, para ser investido. De momento el único partido que parece dispuesto a presentar batalla parece ser VOX, lo que puede darnos la medida de quienes van a luchar por España y quienes se van a dejar llevar por las voces de sirena de la izquierda, que tantas veces nos han llevado al desastre total.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, no nos queda otra que aceptar que, en España, sea por ignorancia, sea por fanatismo, por rencor o por envidia, hay una parte importante de los que van a votar que se dejan arrastrar por las promesas, siempre incumplidas, de aquellos políticos que han sido capaces de convencerles de que, con un mínimo de esfuerzo y cobrando subsidios, el país puede seguir adelante. Y no olvidemos aquella frase de Thomas Fuller: “Es una locura para las ovejas hablar de paz con el lobo”

Caso ERE, quedan muchos más
Editorial ABC 21 Noviembre 2019

Por más que se empeñen los dirigentes del PSOE y sus activistas de la manipulación en presentar la sentencia de los ERE como un asunto ajeno y menos grave que el de la Gürtel, la condena impuesta a sus dos expresidentes, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, entre otros altos cargos y destacados personajes socialistas, es una descalificación en toda regla del propio partido. Además, llueve sobre mojado, porque el historial del PSOE desde que llegó al poder en 1982 acumula casos tan inhabilitantes como la trama de Filesa o la guerra sucia contra ETA. Deberían preocuparse por esta tendencia a la ilegalidad. Ahora les llega el desfalco de 680 millones que los apologistas de la mentira quieren hacer pasar como un masivo acto de beneficencia con los jubilados de Andalucía. Flaco favor a los verdaderos necesitados de esta comunidad autónoma, que, además de seguir siéndolo después de décadas de régimen socialista corrupto, sufren el escarnio de convertirse en la coartada de unos delincuentes. Se consuelan los dirigentes del PSOE con el argumento de que en la Gürtel hubo financiación ilegal y blanqueo de capitales, y en el caso de los ERE, no. La sombra del juez De Prada es alargada, pero no tanto, porque es falso que al PP se le atribuyan esos delitos y porque al PSOE no le hizo falta financiarse ilegalmente, ni blanquear capitales. No le hizo falta porque absorbió a la Junta de Andalucía para financiar la red de poder y favores que le mantuvo en el poder. Blanqueó su desfalco con votos y servidumbres.

En todo caso, los socialistas, empezando por el ingenioso José Luis Ábalos, deben administrar sus esfuerzos ante la opinión pública, porque tienen aún mucho trabajo por delante. Quedan decenas de causas penales por ser juzgadas. El caso ERE es una red de juicios tan tupida como la red de corruptos que generó el PSOE desde el poder autonómico. Y ahí se verán los enriquecimientos personales que ahora niegan -como si el lucro de un político fuera sólo económico-, porque están procesados altos cargos socialistas, parientes, exediles y falsos jubilados por meter la mano en la caja del dinero público. Y saldrán paraísos fiscales, comisionistas que se llevaron dinero al extranjero y alguna donación de inmuebles al PSOE, en agradecimiento a tanta justicia social de la izquierda. Tenía motivos la Junta de Andalucía para encubrirse cuando torpedeaba la investigación de la juez Mercedes Alaya, hasta el extremo de que esta tuvo que pedir al Tribunal de Conflictos de Jurisdicción el acceso a las actas que el Gobierno andaluz le negaba. Queda mucho ERE por juzgar, salvo lo que ha ido prescribiendo paulatinamente gracias a la inacción consciente de la juez Núñez Bolaños, investigada por el Consejo General del Poder Judicial tras una denuncia de la Fiscalía. Para trama corrupta, de verdad, a escala industrial, la del socialismo andaluz.

Los ideólogos de la corrupción clientelar
Javier Caraballo elconfidencial 21 Noviembre 2019

Quisieron echarle la culpa al apuntador, que pasaba por allí, pero esta vez no les ha salido bien. Querían lavarse las manos, alejarse de toda responsabilidad por el vergonzoso fraude de los ERE, pero una sentencia demoledora se les ha echado encima, como un alud. Manuel Chaves, sobre todo, y una veintena de altos cargos que fueron sus subordinados durante 10 años están ya fijados para siempre en la cúpula de la pirámide de responsabilidades penales que dibujó en su día la jueza Mercedes Alaya.

Ni Chaves ni José Antonio Griñán, los dos expresidentes de la Junta de Andalucía que han sido condenados, se llevaron ni un solo céntimo de la trama de los ERE, pero diseñaron y pusieron en práctica un sistema de subvenciones para mantener nutrida la red clientelar del socialismo andaluz y para llevar la paz social allí donde más convenía a los intereses políticos del PSOE de Andalucía.

No se llevaron ni un céntimo, pero son responsables de que otros se lo hayan llevado o, simplemente, de que ese dinero se haya despilfarrado. Si había ratas en el sótano, la culpa es de quien construyó el sótano. Esa es la novedad de esta sentencia con respecto a otros casos de corrupción en que los principales responsables políticos, la cúpula de otras pirámides de la corrupción, se difuminan en la nube certera de la falta de pruebas ante un tribunal.

Otras veces se ha apuntado aquí que la soberbia, la prepotencia, la falsa sensación de impunidad de la que se imbuye un dirigente político constituyen siempre el principio del fin de su trayectoria. Porque comete errores que la prudencia, el temor a la ley o la simple cautela le hubieran desaconsejado.

Eso es lo que llevó a Chaves a inscribir su nombre, como presidente de la Junta de Andalucía, en la planificación y ejecución de un doble engaño, prolongado en el tiempo, que tenía como único objetivo camuflar el sistema creado para poder conceder subvenciones millonarias a pleno antojo. No solo se burló la legalidad sino que se ocultó con artimañas presupuestarias.

Vayamos a un resumen, con entrecomillados de la sentencia, que puede aclararnos en qué ha consistido este fraude: lo que hizo la Junta de Andalucía fue crear un sistema de transferencias presupuestarias que le permitía repartir cientos de millones de euros sin “los procedimientos legalmente establecidos (…) lo que favoreció un descontrol absoluto”. En el centro de ese sistema, situó al director general de Empleo, que pasó de no tener competencias legales para conceder subvenciones a disponer de un poder absoluto para otorgar todas las que quisiera sin tener que justificar ni documentar nada, “puesto que tenía garantizado que iba a lograr el pago de todos modos, gracias al previo traspaso de los fondos”.

Tanto es así, que en los 10 años que duró el fraude, “no fue fiscalizado ni uno solo de los expedientes de concesión de ayudas sociolaborales y ayudas a empresas”. Ni un solo céntimo de un total de 680 millones de euros. ¿Y cómo escondió el Gobierno andaluz todo ese fraude? Lo que hizo fue utilizar un procedimiento legal, lo que se conoce como ‘transferencias de financiación’, para encauzar todo el dinero que pensaba repartir, pero sin que nadie pudiera seguirle el rastro.

Pensemos —como imagen gráfica— en los botes de dinero que succionan los tubos de los supermercados; pues la Junta de Andalucía ideó una técnica presupuestaria equivalente que enviaba los fondos hasta el despacho del director general de Empleo. El único problema estaba en que “las transferencias de financiación siempre han tenido, y en la actualidad siguen teniendo, la misma finalidad”, que es cubrir las pérdidas de empresas o entidades públicas, y el dinero que llegaba al ente público desde el que se pagarían las subvenciones (primero el IFA, luego IDEA) salía tal como entraba, pero no generaba gasto interno alguno, es decir, “no originaba en aquella ningún gasto, y, en consecuencia, ninguna pérdida”, con lo que “era aritméticamente necesario hacer figurar en IFA-IDEA gastos ficticios que originaran pérdidas, logrando así el necesario equilibrio presupuestario de esta. Por ello, año tras año, se introdujeron en el presupuesto de IFA-IDEA gastos ficticios que nunca se iban a producir”. En resumen, una trampa, una ilegalidad, que se camufló con una mentira: ese es el fraude de los ERE.

Cuando los dos expresidentes de la Junta de Andalucía, y todos en el PSOE andaluz, se vieron sorprendidos, lo que intentaron fue, como sucede en otros casos de corrupción, buscar un ‘chivo expiatorio’, alguien que cargase con todas las culpas. Lo del director general de Empleo, Javier Guerrero, estaba muy claro, sobre todo cuando se conocieron sus escándalos de champán y cocaína pagados con dinero de los ERE.

Guerrero encarnaba fielmente el perfil de uno de los “tres o cuatro golfos” a que el aparato socialista andaluz ha querido reducir siempre el escándalo. Pero hacía falta más: las otras dos víctimas elegidas eran los técnicos; si se produjo el fraude ante las narices del Gobierno andaluz fue, fundamentalmente, porque el interventor no lo avisó convenientemente.

Tan chusco como eso, porque el interventor general sí que lo había advertido, hasta en 15 ocasiones, pero lo culparon de no haberlo hecho con la suficiente contundencia. Sucedió así, aunque parezca broma; fue, de hecho, la conclusión a la que llegó el PSOE en una comisión parlamentaria de ‘investigación’, ya con Susana Díaz de consejera de Presidencia.

La clave fundamental para entender la contundencia de esta sentencia sobre los ERE radica, precisamente, en el hecho de que los dos únicos absueltos hayan sido los técnicos, ningún político. Solo el interventor general y el jefe del gabinete jurídico de la Junta de Andalucía han convencido al tribunal de la Audiencia Provincial de Sevilla de que no participaron ni en el diseño ni en la ejecución de la trama de los ERE. Ni sus opiniones eran vinculantes ni participaban con voto en las reuniones. Y eso, según la sentencia, los exculpa.

Lo contrario que el resto de condenados, empezando por Chaves, por la lógica aplastante, palmaria, de que “cualquier variación en el sistema de concesión de estas ayudas, habida cuenta que afectaba a más de una consejería, tuviera que pasar por la decisión final de su superior jerárquico, es decir, el presidente de la Junta de Andalucía”. Si esta era la ‘pieza política’ de los ERE, la sentencia hace honor a su nombre. Querían lavarse las manos y su efigie ha quedado grabada en el vértice de la pirámide.

El Gobierno que merecemos
José Manuel Sánchez Fornet okdiario 21 Noviembre 2019

Seguro que hay explicación para el cambio de opinión del presidente en funciones, que ha pasado de decir que ni él ni el 95% de los españoles dormirían tranquilos con miembros de Podemos en el Gobierno, a abrazar y conceder una vicepresidencia 36 horas después de acabadas las elecciones. Habiendo bajado PSOE y Podemos casi un millón y medio de votos y 10 diputados, parece evidente la razón de las prisas y el hipócrita abrazo.

Los hechos hacen pensar que estamos ante un movimiento político de defensa de sus cargos, de apego y ambición de poder ajenos al interés de la ciudadanía y la nación. Nada más cerrarse las urnas el PP dijo que podrían estudiar apoyar a un socialista absteniéndose, pero que Pedro Sánchez tendría que irse. Tal vez impedir que esa estrategia pudiera tomar cuerpo en el PSOE obligó al presidente a defender su poltrona abrazando al líder podemita, despreciado hasta horas antes, contando para ello con la ambición del personaje cuyo único objetivo político es ostentar poder. El Gobierno de España puede estar en manos de dos personas condicionadas por sus egos, ambición y carencia de escrúpulos, quienes por no tener votos suficientes necesitan para consolidar el Gobierno el apoyo de independentistas y nacionalistas, siempre empeñados en que las cosas vayan conforme interesan a su objetivo final: romper el Estado y la nación.

Pedro Sánchez subordina cualquier interés a su ambición de poder. Pablo Iglesias, si consigue ser vicepresidente y arrastra a su pareja como ministra, habrá conseguido lo que prometió a los socios de su negocio particular, el partido Podemos: asaltar el cielo. Porque ya tienen dinero, un casoplón de ricos, escoltas y solo le faltaba el ejercicio material del poder. El asunto es saber qué precio va a pagar la ciudadanía y España como nación, en conflictos sociales, pobreza, debilitamiento de la ya por sí frágil democracia, e inestabilidad del Estado. Iglesias siempre ha hecho lo contrario de lo que decía. No cabe esperar que lo que dice ahora que pretende desde el Gobierno sea, por fin, la verdad.

Estamos en una situación difícil como nación y como sociedad porque nos lo merecemos. Por haber permitido a políticos sucios de corrupción, del PP y del PSOE, seguir en la vida pública ocupando cargos sin reprobarlo en las urnas. Por tolerar una izquierda entregada con armas y bagajes al nuevo comunismo, el populismo rebosante de odio de Podemos, que defiende privilegios de derechos políticos de unos españoles sobre otros. Pretende que unos pocos (catalanes y vascos) decidan por todos el futuro de un Estado nación con 500 años de historia. Pretende robarnos a millones de españoles nuestra soberanía para decidir sobre nuestra nación. Por permitir que personajes como Sánchez, que habría sido expulsado del cargo en cualquier democracia occidental tras su cambio de opinión sin explicar, siga ejerciendo el poder con un cinismo que produce escalofríos por la evidencia de que actúa por exclusivo interés personal.

Tenemos la expectativa del Gobierno que merecemos. Tenemos un fanático nacionalismo lleno de odio contra España que dirige el Estado en Cataluña, y un previsible Gobierno que necesita aliarse con ellos para mantenerse en el poder. Tenemos un agujero negro en el centro liberal, en la socialdemocracia, con un PP mirando a la derecha y un socialismo entregado al populismo del comunismo estalinista radical. Un agujero en el centro izquierda que se antoja imprescindible de cubrir para equilibrar el mapa político y volver al sentido común en la defensa de los españoles, la ciudadanía, y la nación. ¿Podrán ocuparlo Arrimadas y Ciudadanos?


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Y los casos Pujol y 3% ¿para cuándo?
Pablo Planas Libertad Digital 21 Noviembre 2019

Pasan los años, se juzgan los casos, condenan hasta a los socialistas andaluces y ahí siguen los nacionalistas catalanes, trincando y diciendo que España les roba.

El caso de los ERE del PSOE pone de relieve algunas de las carencias y no pocas de las debilidades de la Justicia en España. El citado partido es tan poderoso que ha conseguido, por ejemplo, que no se hiciera pública la sentencia antes de la última campaña electoral. También logró cercenar el crédito y mancillar el nombre de la juez instructora, Mercedes Alaya, amedrentar y silenciar a decenas de testigos, demorar el proceso, obstaculizar las diligencias, dispersar responsabilidades, tender trampas y embarrar el procedimiento con un celo y una eficacia similares a los que mostraban sus prebostes repartiendo la pana y llevándoselo crudo.

Puede que solo la caída del régimen que los socialistas habían implantado en Andalucía explique que casi un año después de esa pérdida del poder haya una sentencia sobre el caso ERE, blanda, tibia y decepcionante, pero condenatoria al cabo. Menos es nada y quien no se conforma es porque no quiere, porque todavía hay en España casos de corrupción puede que tan grandes o aún mayores que la malversación de casi setecientos millones de euros que siguen en el limbo judicial.

Sin ir más lejos, la familia Pujol sigue con sus vidas y sus negocios tras haber confesado el patriarca en julio de 2014 una mínima parte de sus fechorías. La corrupción nacionalista tiene aún mayor bula que la socialista, y no digamos ya que la afecta al PP. Las investigaciones sobre los negocios, chanchullos y apaños del clan Pujol no acaban de cuajar en una vista oral a pesar de los apabullantes indicios, demoledores testimonios y consistentes pruebas publicadas hasta la fecha.

También prosiguen las pesquisas judiciales sobre el sistema de cobro de comisiones conocido como el 3%, estimación sensiblemente a la baja del choriceo convergente que consistía y puede que siga consistiendo en adjudicar obras y contratos a cambio de comisiones para el partido y sus dirigentes. Como en el denominado caso Pujol, el asunto trascendió a principios de la década y aún se sigue investigando.

Cabe tener en cuenta que la reacción de los nacionalistas ante estos casos fue inventarse el denominado Procés separatista, artefacto ideado para escapar de la Justicia al tiempo que les permite esgrimir la coartada de que la Justicia les investiga por razones ideológicas. Como las ideas simples, funciona, y cientos de miles de catalanes que hace años estaban horrorizados con las andanzas de Pujol y su prole hoy se han olvidado o creen que el padre del proceso y sus hijos son injustamente perseguidos. Pero es que ni siquiera son perseguidos. Pasan los años, se juzgan los casos, condenan hasta a los socialistas andaluces y ahí siguen los nacionalistas catalanes, trincando y diciendo que España les roba, sin vergüenza ni complejos.

Sánchez también dará el control judicial a los independentistas
OKDIARIO 21 Noviembre 2019

Sánchez está dispuesto a abrir una brecha en el Poder Judicial para satisfacer las demandas de los separatistas, que pretenden hacerse un hueco en el órgano de gobierno de los jueces para, desde dentro, coartar la unidad en torno a la defensa del Estado de Derecho y el marco constitucional. Los separatistas y el PNV tendrían una plaza reservada después de que el PSOE de Pedro Sánchez, que ya ha prometido a Podemos un asiento, respalde la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial para que la cesión sea efectiva.
De esta manera, independentistas catalanes y nacionalistas vascos influirán en el comportamiento, gobierno, nombramientos y ascensos dentro de la Justicia.

En el caso de ERC, Sánchez sabe que su intención es tener un papel protagonista en la interferencia y el control judicial: quiere poder sobre la capa judicial para poder decidir, por ejemplo, sobre la aplicación de las penas de los golpistas del 1-O, entre ellos su jefe Oriol Junqueras. El presidente del Gobierno sabe que tendrá que hacer concesiones como esta si quiere ser investido presidente del Gobierno. En realidad, que nadie se engañe, Sánchez va a ofrecer al partido que lidera Oriol Junqueras desde la cárcel un papel determinante en algunas de las instituciones clave del Estado. Fraccionar el Poder Judicial, proyecto que ya contempló Rodríguez Zapatero, permitirá a la Generalitat de Cataluña y al Gobierno vasco tener el control de los jueces en esas Comunidades.

EL PSOE ha ofrecido al PNV -no descarta hacer lo propio con ERC- una fórmula camuflada (a través de reformas en su Estatuto de Autonomía) que permitiría sortear los inconvenientes legales expresados por el Tribunal Constitucional creando entes como el "Consejo de Justicia de Euskadi", lo que les facultaría para arrebatar competencias únicas del CGPJ nacional. En definitiva, romper desde dentro el órgano de los jueces para después lanzarse a una estrategia que permitiría a nacionalistas vascos e independentistas catalanes tener sus particulares órganos de control judicial. En suma, debilitar la Justicia y el Estado de Derecho para que quienes pretender subvertir el orden constitucional lo tengan un poco más fácil.

Los abajo firmantes y racionalidad
Juan José R. Calaza ABC Noviembre 2019

De intelectuales solventes cabría esperar, idealmente, rigor y esfuerzo para forjar opiniones ponderadas y también algo de sabiduría y consciencia de las cuestiones morales y políticas que debaten. Esta esperanza resulta, salvo excepciones, ingenuamente estúpida. Sociólogos y psicólogos saben que grupos de individuos, intelectuales o porqueros, que debaten o dialogan pueden sufrir el así llamado «Efecto de polarización», que se manifiesta cuando un colectivo que ha deliberado conjuntamente, valga la redundancia, adopta posiciones más radicales que la media de las posiciones individuales antes de la deliberación. En otras palabras, si las discusiones o diálogos permiten a veces, raramente, la emergencia de una forma de templanza de juicio en otras se radicalizan las posiciones. Entre intelectuales izquierdistas o nacionalistas la polarización es la norma. Una de las explicaciones propuestas a la deriva hacia la radicalidad es que, para no perder protagonismo, políticos e intelectuales con mayores ansias de empoderamiento se enzarzan en una competición declarativa maximalista que arrastra a otros miembros del grupo.

Anda circulando por ahí una petición suscrita inicialmente por más de doscientos intelectuales, al parecer españoles y extranjeros, pidiendo una salida política para Cataluña. Volviendo por donde suelen, se trata de un desvergonzado intento de cambiar las reglas del juego democrático en medio de la partida y descargar fraudulentamente de responsabilidad a un puñado de irresponsables que le ha ocasionado irreparable daño a Cataluña -del que no se han arrepentido- intentando hacérselo a España. Echando una ojeada a los «abajofirmantes» cualquiera comprueba que, en realidad, extranjeros de corazón son todos e intelectuales, auténticos, de la nómina no doscientos sino dos, de los cuales uno, Pinker, retiró su firma.

Y como todo el mundo opina, entre las opiniones consagradas en el universo de la melaza política equidistante domina la que propone resolver, dialogando dulcemente, los conflictos gravemente antagónicos. Poco importa si los otros llaman animales -Torra dixit- ladrones o charnegos a los españoles. Sucede que a las sociedades muy maduras y espiritualmente agotadas las pudre, como a la fruta, el exceso de dulzura.

Más de doscientos intelectuales a buen seguro impresionan mucho. Pero no a quien es consciente de que las opiniones del Homo sapiens -en su versión intelectual o picapedrera de la lógica, poco importa- están afectadas de sesgos cognitivos que las lastran de irracionalidad. Por si fuera poco, en el control de calidad democrática algunos círculos intelectuales asignan emocionalmente -que no racionalmente- al nacional-supremacismo catalán la condición de irreprochablemente civilizado, moderno, ilustrado, moderado, pacífico e históricamente perseguido. Por contra, el nacionalismo español es represivo, inculto y anacrónico. O sea, el diálogo, antes de empezar, queda visto para sentencia.

En cualquier caso, el diálogo jamás ha resuelto ninguna confrontación cainitamente polar ni conflictos de intereses. El diálogo resuelve lo que retórica y banalmente se hubiera resuelto por su propio peso o por el de la ley. Las negociaciones políticas no son ejemplos de diálogo sino de calculada exhibición de fuerzas. El diálogo en el que se comprometió Chamberlain en el Munich Agreement no sirvió para nada. Esto debería saberlo hasta el buenazo de Chomsky que lleva toda la vida firmando peticiones con la misma desenvoltura que el núcleo duro independentista viviendo de subvenciones. Con todo, en previsión de que no prospere la negociación se adelantan a endosarnos la responsabilidad. Los españoles, según esa tropa -lo dejó escrito en alguna parte un habitual abajo firmante- estamos intrínsecamente incapacitados para el diálogo (consecuencia de la invasión árabe y de la Inquisición) hasta el punto que en castellano no existe el término compromise en su acepción anglosajona.

Si bien se mira, la eventual negociación -exigida de tú a tú, además, entre el Estado y cuatro provincias- sería imposible encauzarla racionalmente habida cuenta de la falta de arrepentimiento mostrada por los responsables del procés. ¿Por qué no se arrepienten? Una explicación bastante aceptada recurre a las emociones, particularmente a la invocación de emociones negativas. La idea de que para tomar una decisión racional hay que desprenderse primero de las emociones es clásica en filosofía (concretamente, en Descartes). Actualmente, los psicólogos consideran que algunas emociones, como el coste del arrepentimiento, pueden explicar decisiones irracionales. Verbigracia, si el independentismo tarda tanto en diluirse en Cataluña es porque los dirigentes no admiten que la enorme tensión generada es un tremendo error histórico (con fuga de empresas y desprestigio internacional no compensado por algún que otro apoyo). El arrepentimiento sería emocionalmente demasiado doloroso al provocar un profundo sentimiento de fracaso (dejando de lado el coste personal de la pérdida de privilegios). Es decir, los cuadros independentistas, amparados en el control administrativo e institucional, mantienen la decisión irracional de conservar una dinámica sin recorrido dentro de Europa por la incapacidad de arrepentirse de la irracionalidad de las decisiones tomadas anteriormente. Esto es, retroactivan la irracionalidad de sus decisiones.

En estas circunstancias, es lógico que la parte de sociedad española más lúcida exija arrepentimiento a los provocadores no tanto como revancha moral sino como prueba de recuperación de cierta racionalidad en las decisiones a venir. En el caso del secesionismo, el arrepentimiento sería, desde el punto de vista de la psicología conductual, una reacción emocional consciente y negativa que concierne a comportamientos irracionales del pasado. Concretamente, el arrepentimiento consistiría en el reconocimiento corrector de los mecanismos emocionales que impiden tomar decisiones racionales. Sin arrepentimiento no puede haber diálogo racional. Se trata, por tanto, de condición necesaria, aunque insuficiente, en la que deberían insistir los susodichos intelectuales, si lo fueran, que han suscrito la petición.

Enlazando con lo arriba expuesto, cuando el grupo de intelectuales se amplía -más allá del círculo de expertos en meterse donde nadie habilitado para ello les ha dado vela- el extremismo decae como consecuencia de lo que el estadístico Galton llamó La sabiduría de las multitudes (The Wisdom of Crowds). Por tanto, los límites a la radicalidad intelectual -aval de la radicalidad política guerracivilista- deben quedar delimitados por la ley. Quiere decirse, al radicalismo no hay que oponerle diálogo sino Ley, que en cada país democrático es la Constitución. Porque, en oposición a la irracionalidad de las decisiones y opiniones individuales, así fueren las de los intelectuales, la Constitución sintetiza la sabiduría de la multitud.
=================================================
Juan José R. Calaza es economista y matemático

EL PSOE compra el discurso de los golpistas contra Policía y Guardia Civil
Editorial OKDIARIO 21 Noviembre 2019

¿Cómo es posible que el PSOE de las Islas Baleares vote en contra de una propuesta en la que se reconoce "la importante labor y profesionalidad de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado ante el ataque permanente a los derechos y las libertades que sufren los ciudadanos en Cataluña"? ¿Con qué argumentos se puede rechazar un texto como este? Pues según los socialistas, con el argumento de que hay que evitar la "confrontación". ¿Pero de qué confrontación habla el PSOE? ¿Dónde está la confrontación de la Policía y la Guardia Civil en los gravísimos incidentes provocados por el independentismo radical en Barcelona?. La única confrontación es la de la violencia separatista, salvo que el PSOE entienda que la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en Cataluña tras la sentencia del Supremo estuvo al mismo nivel que la actuación de los CDR que incendiaron la Ciudad Condal.

Resulta descorazonador comprobar cómo un partido que presume de defender el marco constitucional utiliza los mismos argumentos que el independentismo y la izquierda radical. Y cómo el PSOE, de un tiempo a esta parte, parece muy próximo a los planteamientos de los golpistas y los proetarras y cada vez más lejano de la Policía y la Guardia Civil.

Los socialistas de Baleares presentaron una enmienda que es un canto a la pusilanimidad y en la que se insta a reconocer también el trabajo de los Mossos y "a apostar por el diálogo como única vía para resolver los conflictos". Está claro que lo del diálogo como única vía parece inspirado en los argumentos de los propios golpistas catalanes. Lo que ha hecho el PSOE es, sencillamente, desvirtuar la propuesta de apoyo a la Policía y la Guardia Civil que pretendía dar respuesta a la propuesta de resolución -presentada por los separatistas- en la que se considera necesaria "la retirada de Cataluña de los efectivos de la Guardia Civil".

Está claro que, con tal de seguir en el poder, el PSOE es capaz de contribuir a la ruptura de la unidad de España renegando hasta del papel de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Los CDR pretenden acallar a ABC
Editorial ABC 21 Noviembre 2019

La Justicia ha iniciado los trámites para la incoación de diligencias judiciales contra una docena de periodistas, entre ellos dos redactores de Tribunales de ABC, por la publicación de distintas informaciones sobre las actividades de los llamados «comités de defensa de la república» catalana (CDR), investigados por la Audiencia Nacional por delitos de terrorismo. La denuncia, a instancias de los abogados defensores de miembros de los CDR en prisión, no tiene sentido alguno. Se pretende vulnerar la libertad de información, expresión y opinión a que tiene derecho todo medio de comunicación que, con respeto escrupuloso a las leyes, accede a información relevante y de interés público para denunciar las actividades sediciosas de un grupo de personas acusadas de actuar con técnicas propias de una organización terrorista.

ABC ha cumplido, y cumplirá siempre, con su deber de informar al lector de los procesos judiciales en curso. Más aún si de su relevancia se infiere un ataque a la unidad del Estado y a la seguridad nacional. Una vez más, unos presuntos terroristas -así son tildados por la Fiscalía- pretenden atacar algunas de las libertades nucleares de nuestro Estado de Derecho. Mejor harían en tratar de defenderse de las graves acusaciones que pesan contra ellos, porque existen pruebas solventes de su capacidad para atentar contra instalaciones relevantes del Estado, que denunciar a periodistas que se han limitado a cumplir con su deber de informar a la sociedad. La estrategia de este separatismo extremista, convertido en un émulo de la «kale borroka», es destruir todo lo que huela a libertad a su alrededor y convertirse en mártir de una causa perdida. Frente a la acusación de unos supuestos delincuentes, ABC invoca la libertad y su compromiso más leal con el buen periodismo.

Empresarios se marchan de un Congreso en Valencia al negarse un diputado de Compromís a hablar en castellano
Alrededor de 20 empresarios procedentes de varias autonomías han salido de la mesa debate molestos con la actitud del parlamentario.
LM/Agencias Libertad Digital 21 Noviembre 2019

Empresarios de varias comunidades autónomas se han marchado este miércoles de una mesa de debate en el marco del Congreso de Áreas Empresariales de la Federación de Polígonos Empresariales de la Comunidad Valenciana (Fepeval) al negarse el diputado de Compromís Josep Nadal a hablar en castellano durante su intervención.

Así lo han explicado a Europa Press fuentes conocedoras de lo sucedido, que han relatado que alrededor de 20 empresarios procedentes de varias autonomías han salido de la mesa debate molestos con la actitud del parlamentario, que participaba junto con diputados de otras formaciones políticas, en una mesa debate abierta sobre la Ley 14/2018 de 5 de junio de Áreas Industriales de la Comunidad Valenciana. También empresarios valencianos se han ausentado en solidaridad con sus colegas.

Nadal, que intervenía en calidad de presidente de la Comisión de Industria de Las Cortes, ante la petición de uno de los asistentes de que hablara en castellano al haber participantes de fuera de la autonomía que no entendían la lengua, se ha ofrecido a quedarse después de su intervención inicial el tiempo que fuera necesario y se comprometía a resolver cualquier duda que tuvieran, pero ha continuado con su discurso en valenciano.

Sin embargo, alrededor de 20 empresarios han declinado esta opción y han optado por marcharse, molestos, de la mesa de debate, en la que participaban, además de Nadal, los diputados Jesús Sellés (PSPV); Ana María Cerdán (Vox); Felipe Carrasco (PP) y Carlos Gracia (Cs) y se había invitado a Ferran Martínez (UP), que no ha podido asistir.

El Congreso, que previamente había sido inaugurado por el presidente de la Generalidad, Ximo Puig, y con asistencia del consejero de Economía, Rafa Climent, ha reunido en el Parque Tecnológico de Paterna (Valencia) a gerentes de toda España de áreas empresariales que han estudiado casos de éxito y buenas prácticas a nivel autonómico y empresarial. Entre los asistentes, se han dado cita empresarios de Murcia, la Rioja, Castilla La Mancha, Castilla León, Madrid, Asturias, Cataluña y Canarias.

Ante lo sucedido, el portavoz de Industria del PP, Felipe Carrasco, que participaba en la mesa debate, ha lamentado en un comunicado que Compromís es "el peor embajador para atraer inversiones y empleo en la Comunidad Valenciana" y ha calificado de "bochornoso" el "espectáculo" del diputado de la coalición "ante empresarios de toda España".

"La imagen de la Comunidad Valenciana que debemos exportar es la de la unidad, la apertura, el diálogo, y lamentablemente hoy no se ha dado por culpa de una postura intransigente", ha señalado y se ha preguntado "cómo vamos a trasladar la idea de que la Comunidad Valenciana es un buen lugar para invertir si cuando vienen empresarios de toda España se les desprecia de esta manera. Una vez más vemos que para Compromís la lengua no es elemento de unión, sino de desunión y enfrentamiento".'

Para Carrasco, "la política 'go home' de Compromís es espantar inversiones Valencia. La gente no come de hablar valenciano sino de trabajar. En estas manos se encuentra la Conselleria encargada de la gestión económico-empresarial. En lugar de aperturismo, hay reduccionismo. Ni la ideología sectaria ni la lengua deberían interferir así en cuestiones empresariales".

Por su parte, Toni Cantó, ha escrito un mensaje en su cuenta de Twitter donde ha explicado que "empresarios de toda España plantan a Compromís por no querer hablarles en castellano. Ningunear a profesionales que se recorren todo el país hablándoles en una lengua que no entienden es una absoluta falta de respeto. Basta ya de sectarismo".

El diputado Nadal se ha limitado a señalar también a través de un tuit que la noticia, avanzada por Las Provincias, "dice algunas mentirijillas" y añade: "Si alguien está interesado en qué discurso he hecho sobre la política industrial valenciana que defiende Compromís que lo pida. Sobre polémicas estériles no voy a hacer declaraciones".

Un pueblo de Baleares se olvida del castellano: envía cartas en catalán y árabe para escolarizar a los niños

OKDIARIO 21 Noviembre 2019

El Ayuntamiento de Sa Pobla, municipio al norte de Mallorca, en las Islas Baleares, arrincona el español incluso por detrás del árabe. Este Consistorio ha enviado una carta a los residentes de la localidad con información sobre el proceso de escolarización de los niños para el próximo curso 2020/21 en Educación Infantil, y en ésta la información figuraba únicamente en catalán y en árabe.

Las misivas llevan la firma de Francesca María Mir Serra, socialista y tercera teniente de alcalde, amén de concejal de Bienestar Social, Juventud y Guardería. En ella, la información figura en catalán, acompañada de otro folio con la misma información en árabe. Ni rastro del idioma español, a pesar de que tanto el español como el catalán son los dos idiomas cooficiales en las Baleares.

Un padre de la localidad fue el primero en denunciar este suceso. "¿Qué os parece? Me manda el Ayuntamiento de Sa Pobla una carta para inscribir a mi hija al cole y, cual es mi sorpresa, que me la mandan en catalán, y supongo que en árabe. ¿Y en castellano?" escribió este padre en su cuenta de Facebook, colgando la foto de la carta.

En el Ayuntamiento de Sa Pobla rige una coalición formada por el partido nacionalista de centro Proposta per les Illes (PI), los independentistas de MÉS, Independents per Sa Pobla (IxSP) y el PSOE, mientras que en la oposición figura sólo el PP. Vox no obtuvo representación en esta localidad. El alcalde de la localidad, Llorenç Gelabert, es miembro del PI.

Desde el Consistorio se ha achacado este envío en catalán y en árabe a un "error administrativo", asegurando que la carta en árabe sólo se envía a las familias magrebís con el objetivo de "facilitar el trámite" ante la alta población del colectivo en el pueblo. Explican que "por norma" la comunicación se hace en catalán a todos y en árabe a las familias magrebís. Excusan la ausencia del español en la documentación en que ésta se puede solicitar expresamente para realizar los trámites. Pero siempre bajo pedido.

Según explica El Mundo, que se hizo eco de este suceso, al principio algunos ciudadanos salieron en defensa del Ayuntamiento dudando de la veracidad de estas cartas, hasta que se demostró su autenticidad. Según cita este diario, Vox también ha recogido la indignación de este padre: "Es una verdadera vergüenza que vulnera los derechos de los castellanoparlantes y merece ser denunciado. En Baleares, las lenguas oficiales son el español y el catalán. Parece obvio pero tristemente tenemos que recordarlo constantemente".


 


Recortes de Prensa   Página Inicial













































































































 





















































































































































































































































































  

 



























































































 










 

 

 1  1