Asociación G. para la Libertad de Idioma
AGLI

La Coruña, España

R.N.Asociaciones: 80.224, CIF: G-15200553
    agli.geo-yahoo.com  
(no olvide cambiar - por  @)
www.libertadidioma.com

Desde 1.988 defendiendo los derechos humanos y constitucionales
de los que hablamos el idioma español.
Si no hemos conseguido mucho, es muy probable que una parte de la culpa sea tuya.

 

Feliz

Una         opinión crítica contra los nacionalismos

En         Defensa de los Derechos Constitucionales de los que hablamos el Idioma         Común Español
FelñFiRecortes de Prensa   Última actualización 24  23  22  21  20  19  18  17  16  15 (act)  14  13  12  11  10  9  8 (act) 7  6  5  4  3  2  1  31 (re-act)  30  29 
 28  27  26  25  24  23  22  21  20 (act)  19  18  17 (act)  16  15  14  13 
Los recortes de ayer al final de la página
  
******************

 

Lenguas inútiles - Y ahora Ucrania, tomad nota idiotas!!

 

Euro and Europe doomed by Spain's inefficiency
AGLI Editor. 22 August 2012

The Spanish government has no intention to attack the intrinsic inefficiency problem, otherwise it should already have abolished the laws of  regional languages. This measure  would destroy inefficiencies affecting market, work force, education, legal, procedural, health, security systems and more. This measure has no cost, and benefits are outstanding.

Spain has seventeen regional governments partitioning the country with laws and languages. Therefore, the disassembly of the regional system, by abolishing the laws of the regional (and many local) governments and reducing the redundant government employees is also compulsory. This measure means a heavy social cost, two million people should be laid off, but the private sector could recover and start creating productive jobs. As a byproduct, professionals of politics would probably disappear (as they are the problem). 

Spain will sink the Euro and Europe unless it returns to common language and law.
AGLI Editor. 22 August 2012 

The deep problems of  Spain's economy are paving the way to the destruction of the Euro and Europe and the Spanish governments have no intention to fix their problems, otherwise the first measure with zero cost, returning to the spanish common language by abolishing all laws of  regional languages, should already have been taken. 

Basically, the inefficiencies of the governments and the unnecessary expenses are so high that no tax system can survive after the depletion of its citizens. 

Spain has a multitude of regional governments (seventeen) with many of them using different regional languages instead of the Spanish, and consequently the country is divided by laws and languages, the work force can't move unless families surrender themselves and the education of their children from their mother spanish language to the regional languages, government employees are valued more for their knowledge of the regional language than anything else, enterprises have to cope with many different and opposing laws written in different regional languages, and have to translate their operating  business systems to them. 

Therefore, should the Spanish government have any intention to fix the problem, the first measure should have been to abolish all the laws concerning regional languages, letting the Spanish be the common language. This measure  would destroy many inefficiencies affecting market, work force, education, legal, procedural, health, security systems and more. This measure has no cost, on the contrary benefits are absolute neccesity. 

The second measure should be the disassembly of the regional systems, abolishing the laws of the seventeen regional (and many local) governments and reducing the redundant and unnecessary government employees. This measure has a very heavy social cost, around two million people should be laid off, but by reducing those, unnecessary expenses, the private sector could recover and start creating productive work. As a byproduct, the superfluous class of professionals of politics would probably disappear (they are the problem).


El español: una lengua viva. Informe 2016. Instituto Cervantes
http://www.cervantes.es/imagenes/File/prensa/EspanolLenguaViva16.pdf

La colección de 'El valor económico del español', un homenaje a nuestro idioma
Fundacion Telefonica 3 Marzo 2017

 

Descárgatelos gratis http://email.fundaciontelefonica.com/re?l=D0Ilily6zI5ztd4nnIh

Descárgatelos gratis

Esta ambiciosa obra analiza la importancia que tiene el español como activo de las empresas que impulsa su internacionalización en mercados donde se habla el mismo idioma.

¿Sabías que las industrias culturales en español aportan hoy más de 30.000 millones de euros anuales? ¿Y que nuestra lengua es la tercera en la Red y que el 7,9 % de los usuarios de Internet se comunican en español?

Son datos extraídos de la investigación 'El Valor Económico del Español', formada por 14 títulos, una ambiciosa investigación sobre la cuantificación económica de nuestra lengua, como una forma de lograr que apreciemos el valor cultural de este activo hablado por una comunidad formada por más de 500 millones de hispanohablantes.

Te recordamos que en nuestra web están disponibles los 14 títulos gratuitos que conforman 'El Valor Económico del Español':

Atlas de la Lengua española en el mundo. Presentación gráfica y didáctica de la situación del español dentro de la riqueza y diversidad del universo de las lenguas. En 2016 ha salido la tercera edición revisada y ampliada de la obra.

Lengua, empresa y mercado. Analiza la importancia del español como activo que impulsa la internacionalización de las empresas en mercados que hablan el mismo idioma.

El futuro del español en EE.UU: La lengua en las comunidades de migrantes hispanos. El español es la 2ª lengua más hablada en Estados Unidos gracias a que las segundas generaciones de inmigrantes la mantienen como segunda lengua tras el inglés, un hecho novedoso en la historia de este país, conocido por ser un “cementerio de lenguas”.

El español, lengua de comunicación científica. Este libro analiza los aspectos cuantitativos y cualitativos del español como lenguaje científico y tecnológico.

El español en las relaciones internacionales. Un recorrido por la presencia del español en foros y organismos internacionales y su futuro en el mundo globalizado.

Valor económico del español. Compendio de conclusiones de la primera parte de la investigación sobre la proyección del español en tanto que lengua de comunicación internacional.

El español en los flujos económicos internacionales. Más de 500 millones de hablantes hacen del español un importante ‘puente económico’ sobre el Atlántico.

Economía de las industrias culturales en español. El español como lengua global aparece como un importante motor del desarrollo de las industrias culturales.

Lengua y Tecnologías de la Información y las comunicaciones. Existen vínculos lingüísticos en el patrón geográfico de internacionalización de las operadoras de telecomunicaciones.

El español en la Red. El informe analiza la presencia de páginas web en español en la Red y las consecuencias que Internet tiene sobre la vida de las lenguas.

Emigración y Lengua. El papel del español en las migraciones internacionales. Estudia el efecto que tiene una lengua como el español en los procesos de decisión y en los resultados laborales y sociales del emigrante.

Las Cuentas del Español. Aborda uno de los aspectos cruciales de este ambicioso proyecto: la cuantificación del español en términos como el PIB o el empleo generados en la economía española en los últimos años.

La economía de la enseñanza del español como lengua extranjera. La enseñanza del español a hablantes de otras lenguas genera empleo y valor añadido.

Economía del español. Una introducción. Introducción del proyecto de investigación ‘Valor Económico del español’ que cuantifica la actividad productiva o de intercambio que la lengua aporta a la economía.


**************
Boletín AGLI nº25 (Nov 2011)

*******

Si te importa España, diez acciones indispensables
Nota del Editor 1 Noviembre 2011

  la lengua española para unificar mercado, educación, sanidad, justicia, legislación, seguridad, anulando toda la legislación sobre lenguas regionales.

 desmantelar el tinglado autonómico.

3ª  deshacerse de la enorme casta de profesionales de la política

4ª  simplificar y reducir el enorme aparato burocrático y millones de funcionarios

5ª deshacerse del intervencionismo de un estado ineficiente y depredador de los recursos de la clase media

6ª deshacerse de un estado indoctrinador y comprador de votos de unos con dinero de otros

7ª  arreglar un sistema educativo desastroso con menos medios y más responsabilidad

8ª  educar en valores humanos a una sociedad indoctrinada y adormecida

9ª liberalizar y optimizar un mercado fragmentado e ineficaz

10ª arreglar una justicia irracional, politizada, lenta, incompetente e irresponsable con menos medios y más responsabilidad

******

El Nacionalismo Obligatorio en las Aulas
Por Ernesto Ladrón de Guevara y Arbina.

A LAS PERSONAS QUE HAN SACRIFICADO SU BIENESTAR PARA HACER PREVALECER LA VERDAD
(Vitoria, año 2011)
394 páginas

www.educacionynacionalismo.com

******
La "normalización lingüística", una anormalidad democrática. El caso gallego
Dedicado "A todos aquellos que piensan que los idiomas se hicieron para las personas y no las personas para los idomas"
Manuel Jardón     (1.284KB, formato .pdf)  Nota: si no consigue descargar el libro completo, pulse el botón derecho de su ratón y
seleccione "Guardar destino como" en
Internet Explorer o "Guardar enlace como" en FireFox.

La normalización lingüística, una anormalidad democrática. Manuel Jardón

Por la normalización del español: El estado de la cuestion, una cuestion de Estado.
FADICE      (747KB, formato .pdf )

Índice General

Recortes de Prensa   24 agosto 2019
Boletines
Artículos y Conferencias
Bibliografía  
 Legislación
Enlaces/links
English
© Copyright

Del libro de Manuel Jardón

"A todos aquellos que piensan que
los idiomas se hicieron para las
personas y no las personas
para los idiomas"

            





AGLI Recortes de Prensa   Sábado 24  Agosto 2019

El descontrol de las cuentas públicas regresa a España
EDITORIAL La Razon 24 Agosto 2019

Matemático. Ha sido llegar el PSOE al Gobierno y regresar el descontrol a las cuentas públicas. Cierto es que la actual senda de despilfarro e irresponsabilidad fiscal nada tiene que ver, por el momento, con la nefasta gestión que protagonizó en su día José Luis Rodríguez Zapatero, tras disparar el gasto en plena crisis, pero la insensatez mostrada por Pedro Sánchez y su equipo resulta, igualmente, preocupante debido a la delicada coyuntura económica que atraviesa España.

La primera señal de alarma radica en que el gasto público sobre el PIB creció el pasado año por primera vez desde 2012, en medio de la crisis de deuda. En concreto, el gasto, que subió en más de 20.000 millones de euros, pasó del 41% en 2017 al 41,3% en 2018, desbaratando así la tendencia decreciente que se inició bajo el anterior Gobierno del PP. Esto significa, entre otras cosas, que el gasto avanzó a un mayor ritmo que el crecimiento del PIB, de modo que toda la reducción del déficit, de apenas 0,6 puntos, descansó sobre el incremento de la recaudación. Si a ello se suma el aumento del déficit estructural, que es lo que realmente importa, puesto que mide el desequilibrio presupuestario con la economía a pleno rendimiento, el resultado es que España ha empezado a deteriorar de nuevo su solvencia a nivel estatal.

El segundo dato a tener muy en cuenta es que el agujero fiscal, lejos de reducirse, ha crecido en lo que va de año con respecto al ejercicio previo. Los famosos "viernes sociales", esa retahíla de decretos con los que Sánchez tiró de chequera para comprar votos a costa del contribuyente de cara a las elecciones generales de abril, comienzan a pasar factura. España cerró el pasado ejercicio con un déficit del 2,5%, el más alto de la zona euro tras Chipre, a pesar del sustancial avance que registró el PIB. El Gobierno ya ha anunciado que, como mucho, esta cifra caerá al 2% este año. Sin embargo, a la vista de los datos disponibles, no solo se corre el riesgo de incumplir dicha meta, sino que el déficit podría incluso superar el de 2018. En tal caso, la pérdida de credibilidad y confianza por parte de inversores y autoridades comunitarias resultaría muy grave.

Todo ello, además, teniendo en cuenta que la deuda pública va de récord en récord. El Estado adeuda a día de hoy más de 1,2 billones de euros, el equivalente al 99% del PIB, lejos del objetivo del 96% que había previsto el Gobierno inicialmente. Con semejante volumen de deuda, el mayor que registra España en un siglo, cualquier desviación presupuestaria podría resultar letal desde el punto de vista económico y financiero. Y lo peor es que el programa electoral de Sánchez, lejos de corregir estos problemas, los agrava de forma muy sustancial, ya que lo único que pretende el PSOE es disparar aún más el gasto público a costa de machacar a impuestos a familias y empresas. Los socialistas, no la crisis, son la mayor amenaza para las cuentas públicas.

Sánchez, entre el G7 y Podemos
 La Razon 24 Agosto 2019

La idea de un gobierno de coalición entre el PSOE y Podemos, como solución al bloqueo político que vive España, nunca nos ha parecido una solución de futuro, por más que entendamos la posición de Pablo Iglesias cuando reclama un trato acorde al peso de sus votos. Sólo la perspectiva de conformar un Ejecutivo en el que su presidente asiste como invitado a una cumbre del G7, mientras parte de su Gabinete promueve acciones antisistema contra esa misma reunión internacional abunda en lo que decimos, por no hablar de los distintos presupuestos ideológicos a la hora de negociar las cuentas del Estado, plantear la relación con la Unión Europea o enfrentar el desafío separatista catalán.

Es evidente que en una coalición como la propuesta por Unidas Podemos, que tendría, además, que contar con apoyos periféricos, uno de los dos socios vería gravemente comprometido su programa y, por ende, el apoyo de sus electores. Existen, por supuesto, mejores opciones, como un acuerdo de legislatura entre los socialistas y el partido que lidera Albert Rivera e, incluso, una «gran coalición» a la alemana con los populares, pero que exigen una disposición negociadora que el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, no parece tener.

En este sentido, que, ayer, la ministra portavoz, Isabel Celaá, admitiera paladinamente que el PSOE no iba a restablecer las negociaciones con Podemos para la investidura de su candidato hasta la primera semana de septiembre, cuando la fecha límite está marcada para el día 23, nos deja dos hipótesis igualmente preocupantes. La primera, que Sánchez ya da por perdido el envite y se dispone a convocar nuevas elecciones, lo que supondría prolongar el ya largo período de interinidad institucional, y, la segunda, que desde el Partido Socialista se confía en que la amenaza de las urnas sea suficiente para que los de Pablo Iglesias acepten un papel menor, con un acuerdo programático.

La reciente experiencia nos dice que un gobierno así sostenido, probablemente no pasaría la prueba de los Presupuestos Generales. A esta segunda hipótesis ya ha respondido Unidas Podemos en una carta a sus inscritos, en la que califica la pretensión socialista como un «trágala» que no están dispuestos a aceptar, pues, en su opinión, que en parte compartimos, la postura de «o como yo digo, o elecciones», no solo es irresponsable, sino que está llamada al fracaso, dada la pluralidad de fuerzas necesarias «para sostener un posible Gobierno progresista en España».

Así la cosas, parece absurdo que desde el Gobierno en funciones se mantenga la misma estrategia de doble presión a Pablo Iglesias, con la amenaza electoral y a través de los contactos con los llamados «movimientos sociales de progreso», cuyas reuniones con el presidente Sánchez se van a reanudar, claro, antes de encarar la verdadera negociación. Por supuesto, con el objetivo último de apuntalar el relato socialista de que la responsabilidad de la convocatoria de unas nuevas elecciones, cuando España lleva ya dos años con los Presupuestos que dejó aprobados Mariano Rajoy, recae en los otros líderes políticos. Pero, como hemos señalado repetidamente, es a Pedro Sánchez, que se ofreció al Jefe del Estado para conformar un gobierno sin contar con los apoyos necesarios, sobre quien recae la responsabilidad. Esa es la realidad tozuda de un partido que, pese a los alardes propagandísticos del PSOE, en cierta medida eficaces, no goza de una mayoría suficiente en el Parlamento.

Presentar como un gran triunfo una victoria pírrica con 125 escaños –los mismos, por cierto, que hicieron imposible la segunda investidura de Rajoy–, contando con que la izquierda radical estaría obligada a apoyar al candidato socialista, se ha convertido en un error.

La clase política más inepta de la democracia
José Antonio Zarzalejos El Confidencial 24 Agosto 2019

Estamos atravesando por una crisis política e institucional especialmente grave. Sin parangón en la historia de la democracia española desde 1978. Mucho más intensa que la que provocó el frustrado golpe de Estado en 1981 y los largos años del terrorismo de ETA. Aquellos episodios se produjeron cuando el modelo constitucional iniciaba su trayectoria y la sociedad española mantenía un compromiso ilusionado con su destino democrático.

Ni en los peores momentos de estos últimos 40 años padecimos una conjura de ineptitud política como la que signa ahora a la clase política, que trata de desplazar su enorme responsabilidad sobre la supuesta inadecuación de nuestro modelo constitucional como si la estructura institucional fuese la culpable del empantanamiento en el que España se encuentra a resultas de su incapacidad para la gestión de los intereses del país.

Si se confirmase que vamos a elecciones el 10 de noviembre, serían las cuartas en cuatro años. Un hecho sin precedentes e inquietante porque reiteraría la incompetencia política de nuestra clase dirigente ya mostrada en 2015-2016, y que continúa, para formar un gobierno con un Parlamento más fragmentado que el de 2011. Además, el actual Ejecutivo —resultado de una exitosa moción de censura (junio de 2018), la primera que prosperó desde la aprobación de la Constitución— se adentraría, más aún, en un largo período en funciones que podría igualar el registro en esa situación del gobierno de Mariano Rajoy, que se mantuvo en parálisis 10 meses. Como consecuencia, el Congreso de los Diputados ha entrado en otra parálisis prácticamente total. No hay actividad legislativa (el Consejo de Ministros no puede aprobar proyectos de ley ni decretos leyes) y, por lo tanto, la posibilidad de rescatar al Consejo General del Poder Judicial de su prórroga de mandato, siendo como es el órgano de gobierno de los jueces, es inexistente a medio plazo. Los tres poderes del Estado se encuentran trabados.

Dos circunstancias empeoran la situación: por una parte, la crisis de Cataluña que se está reformulando en términos de nueva confrontación entre las instituciones de su autogobierno dominadas por el independentismo y el Estado; por otra, el contexto internacional con un decaimiento del proyecto europeo verdaderamente pronunciado tanto por la disidencia extremista de una Italia fundadora de las Comunidades Europeas, como por la defección nacionalista del Reino Unido que saldrá del club continental el día 31 de octubre sea por las buenas, sea por las malas. Estados Unidos, con Donald Trump al frente, marca un nuevo signo de la época: la de la decepción, la de la frustración colectiva, que se entrega a extremistas por el hartazgo irritado contra los políticos convencionales. Y al americano le surgen imitadores y discípulos, de Brasil a Italia pasando por Gran Bretaña.

La mediocridad de nuestra clase política podría llegar a la vileza si hace recaer sobre el modelo constitucional su responsabilidad en esta sofocante situación. La realidad es bien distinta: han sido las cúpulas partidarias y los responsables públicos los que no han sabido responder a las circunstancias históricas y se parapetan, para absolverse, en la supuesta inadecuación de las leyes. El hecho de que el presidente en funciones, Pedro Sánchez, prescriba como remedio al bloqueo político una reforma del artículo 99 de la Constitución, regulador de la investidura del jefe del Gobierno en el sistema parlamentario, es solo un síntoma de esta transferencia de responsabilidades, siendo el más grave de todos la impugnación del separatismo catalán de los aspectos fundamentales de la Carta Magna.

El profesor de Derecho Constitucional de la Universidad del País Vasco, Javier Tajadura Tejada, publicó el pasado día 21 un artículo esclarecedor (diario El País) titulado "Weimar, la fragilidad de la democracia". Se refería a la breve en vigencia, pero ejemplar, primera constitución democrática alemana (1919 a 1933) que quedó abrogada por el nazismo pese a su gran modernidad. De aquel episodio histórico el autor extrae cuatro lecciones que nos conciernen: 1) Un sistema democrático para ser viable debe ser eficaz. 2) La democracia se sustenta en la confianza de los ciudadanos en las instituciones. 3) El sistema democrático tiene que defenderse de sus enemigos, entre los que deben incluirse los que apelan a la violencia o aspiran a su destrucción, y 4) El funcionamiento del Estado democrático requiere de la lealtad a sus valores e instituciones del funcionariado civil y militar.

Las lecciones que extrae el profesor Tajadura son otras tantas llamadas de atención sobre la situación española. Porque, efectivamente, podemos —y así ocurre— disponer de un sistema político democrático de alta calidad como el español y de unas instituciones bien construidas, pero si su gestión es incompetente, inepta, prepotente y despectiva de las percepciones ciudadanas, podría suceder que, en vez de que los electores castiguen a los culpables del actual colapso, se dejen llevar por el torticero engaño de arrojar sobre las normas de nuestra convivencia la responsabilidad de su colosal incompetencia política. Y eso sería lo peor que podría suceder porque España quedaría atrapada, de nuevo, en una trampa histórica.

Cabe confiar —quizás como último recurso— que el 'demos' nacional imponga su dictado, sensato, lúcido y protector de los intereses colectivos si, como parece, es convocado a hacerlo de nuevo en noviembre. Mientras, no quitemos ojo este fin de semana de la reunión del G-7 en Biarritz una cumbre en la que Francia, Estados Unidos, Alemania, Italia, Reino Unido, Canadá y Japón van a marcar el contexto internacional en el que se desenvuelve (y aumenta) nuestra profunda crisis política, institucional y económica.

Corrupción de conceptos
Enrique Arias Vega Periodista Digital 24 Agosto 2019

Hace tiempo que liberales como yo estamos hechos un lío.

Partimos de la base que cualquiera puede decir de nosotros lo que quiera, hasta en tono cruel o violento, pues para eso creemos en la libertad de expresión. No entendemos, sin embargo, que beatíficas o inanes opiniones nuestras sean consideradas poco menos que delitos de lesa humanidad.

Debemos, por consiguiente, estar equivocados en nuestros conceptos o en nuestros valores, como el de la antigua y desfasada presunción de inocencia, aplicable sólo a agresores callejeros y similares, pero inexistente si eres agente del orden o simple ama de casa.

Es lo mismo que la famosa “tolerancia cero”, ese rigor máximo ante ciertas conductas reprochables, frente a la antañona, e innombrable, virtud de la tolerancia o la permisividad absoluta actual de otras acciones igual de vituperables que aquéllas.

Debe ser que no hemos sabido adaptarnos a estos tiempos de multiculturalismo, o, para ser más precisos, de ciertas actitudes excluyentes de la ley civil, el orden jurídico, la igualdad de las personas y la libertad de religión, creencias y pensamiento que practican quienes no ejercen de “multiculturales”.

Es que nosotros sí creemos en la igualdad de derechos de hombres y mujeres; no como Margarita Nielken, la diputada social-comunista que se oponía al sufragio femenino y, pese a ello, tiene dedicadas varias calles y plazas en ciudades españolas. Por eso tiene menos que ella Isabel de Trastámara, también llamada La Católica, feminista antes de que se inventase el término, que doblegó a los varones de su época, abolió derechos feudales y propició Leyes de Indias que preservaron la población autóctona de América, frente al exterminio ejercido por los políticos anglosajones, machos ellos.

Seguramente, nuestro error es que nadie nos ha enseñado la nueva y correcta historia de España, término él, sospechoso donde los haya, y que ya prejuzga alguna patología de su empleador. Lo cierto es que el “franquista” almirante Alfonso Cervera murió 27 años antes que el alzamiento militar de Franco y eso no es motivo para quitarle una calle.

Y es que la historia está llena de mitos, como el exterminio de los indios americanos, que decíamos. Pizarro, con sólo 168 hombres, conquistó el imperio inca, dos veces la extensión de España. Y lo hizo con la alianza de chachapoyas, cañaris, huancas y otros pueblos que estaban hasta el moño del despotismo incaico. ¿Dónde está, por consiguiente, la explotación del indio?

Y no sigo, pues temo que mi libertad de expresión me cueste un disgusto.

Las pateras del Danubio
Jesús Laínz  Libertad Digital 24 Agosto 2019

–¡A las armas, a las armas! ¡Ha llegado el día de la ira!

Antes de desplomarse de su caballo, exhausto tras cruzar el gran río, el ermitaño apuntó hacia el sol naciente para avisar al centinela romano de la llegada de la horda huna.

Así concluyó Arthur Conan Doyle su relato sobre la irrupción de los hunos en la frontera oriental del Imperio a finales del siglo IV.

No debieron de ser cualquier cosa aquellos hunos, pues en el año 376 los visigodos, no precisamente una tertulia de ancianas asustadizas, ante la visión de aquellos frutos de la cópula entre las brujas de Escitia y los espíritus infernales, corrieron espantados a implorar a Valente, emperador de Constantinopla, su permiso para instalarse dentro de la seguridad de sus fronteras, al otro lado del Danubio.

Con el aliento huno en sus nucas, los atribulados godos prometieron ser obedientes, someterse al Imperio y hasta convertirse al cristianismo. Tras alguna deliberación, los senadores constantinopolitanos consideraron que algún beneficio podrían sacar de ello las arcas del Imperio, así que acordaron franquearles la frontera acuática y ordenar a las guarniciones que no solamente permitieran el paso de sus frágiles embarcaciones, sino que pusieran todos los medios necesarios para que consiguieran cruzar sanos y salvos las caudalosas aguas que les separaban del paraíso. Pero la avaricia y la concupiscencia son viejas compañeras de los hombres. Algunos romanos aprovecharon la penosa marcha de los godos para ofrecerles alimentos podridos a precios imposibles, lo que les obligó a malvender sus pertenencias para no morir de hambre. Tras perder muebles, monturas y siervos, tuvieron que prostituir a sus mujeres e hijos, e incluso venderlos, pues prefirieron verlos esclavos pero vivos que libres pero muertos.

El rencor hacia quienes se suponían sus protectores se acumuló hasta que llegó la ocasión de estallar. Y sólo dos años después de cruzar el río, los visigodos se enfrentaron al ejército imperial frente a los muros de Adrianópolis. Tan grandes fueron la impericia de los romanos y la furia de los godos, que hasta el emperador Valente desapareció en la masacre, descuartizado o abrasado. Aquélla fue la mayor catástrofe militar romana desde la batalla de Cannas, seiscientos años atrás.

Aunque sólo unos pocos agoreros lograban verlo, el deslizamiento de Roma hacia el precipicio se aceleraba cada día. Pero el mal era bastante más profundo que la derrota en una batalla, la inaplicación de las leyes por magistrados corruptos o la administración cada vez más fragmentada en dispendiosas provincias. Porque, despreciando las austeras virtudes de sus mayores, los opulentos romanos del siglo IV preferían dedicarse a los placeres de la mesa y el lecho. Siempre sedientos de novedades, les atraía más el ruido que el estudio y el cuidado del cuerpo que el de la mente. Acostumbrados a una larga y próspera paz, ya no les interesaba la disciplina de las legiones, la vida de los campamentos, el ejercicio con armas que pesaban el doble para que el día de la batalla los soldados romanos volaran… En aquellos días sus copas pesaban más que sus espadas; y muchos se cortaron los dedos de la mano hábil para librarse de la milicia.

Indiferentes a los asuntos públicos, los romanos dedicaron su tiempo a juegos y perfumes y trasladaron del senado al circo la sede de la república. Las mujeres evitaron la molestia de los hijos, limitadores de los placeres, con lo que Roma se despobló de romanos. La felicidad de los ciudadanos pasó a depender del resultado de las carreras de cuádrigas, y el teatro, vieja escuela de virtudes, cedió su sitio a farsas licenciosas, musiquillas afeminadas y espectáculos pomposos. Y los que se alejaron de ello, encerraron en los claustros su resignación.

Por eso prefirieron que de las cosas de la milicia se ocuparan los recién llegados. Para ponérselo fácil, se rebajó la estatura mínima y se relajaron la disciplina y los ejercicios, lo que condujo a que los soldados extranjeros se preocuparan menos de sus funciones que de su atavío. Carentes de apego por Roma y de respeto por sus leyes, inspiraban terror a los ciudadanos del Imperio mientras temblaban ante la presencia de los enemigos. Además, muchos de ellos no tardaron en demostrar que, por encima de juramentos y obligaciones, tenían fidelidades de sangre superiores a las legales. En no pocas ocasiones mantuvieron tratos con el enemigo, favorecieron sus movimientos o facilitaron su retirada. Y sus compatriotas cambiaron los arados por lanzas y se aprestaron a vengar pasadas injurias.

De este modo, exactamente cien años después de que los visigodos cruzaran el Danubio, sus nietos, junto con el diluvio de bárbaros que siguió cayendo incesante sobre un Imperio impotente e inconsciente, rebanaron los últimos gaznates romanos. Y en aquel 476 la historia pasó página para adentrarse en los diez largos siglos de Edad Media.

El historiador que más atención dedicó a aquellos trascendentales momentos de la historia de la Humanidad fue el inglés Edward Gibbon, cuyas palabras escritas hace algo más de dos siglos se pierden en el vacío de la Europa de hoy:

El más experto hombre de Estado de Europa nunca se ha visto obligado a considerar la oportunidad o el peligro de admitir o rechazar a una innumerable multitud de bárbaros que, movidos por el hambre y la desesperación, solicitan un lugar donde establecerse en los territorios de una nación civilizada (…) Esta horrible revolución puede aplicarse con utilidad para ilustrar la época presente. Es deber de un patriota preferir y promover el interés exclusivo y la gloria de su país natal, pero un filósofo puede permitirse tener puntos de vista más amplios y considerar a Europa como una gran república cuyos diversos habitantes han conseguido niveles similares de educación y cultura. El equilibrio de poder seguirá fluctuando y la prosperidad de nuestro reino o el vecino puede pasar por momentos de auge o decadencia; pero estos acontecimientos parciales no pueden dañar en esencia nuestro general estado de bienestar, el sistema de artes, leyes y costumbres que distinguen por encima del resto de la Humanidad a los europeos y sus colonias. Las naciones salvajes del globo constituyen el enemigo común de la sociedad civilizada y podríamos preguntarnos, con inquieta curiosidad, si Europa sigue amenazada por la repetición de las calamidades que oprimieron a los ejércitos e instituciones de Roma. Tal vez estas mismas reflexiones ilustren la caída de aquel poderoso imperio y expliquen las causas probables de la seguridad presente (...) Esta seguridad aparente no debería llevarnos a olvidar que pueden surgir nuevos enemigos y peligros desconocidos de algún pueblo oscuro, apenas visible en el mapa del mundo. También los árabes o sarracenos, que extendieron sus conquistas desde la India hasta España, languidecían en la pobreza y el desprecio hasta que Mahoma infundió en aquellos cuerpos el alma del entusiasmo.

Y hace menos de un siglo Ortega y Gasset abrió su Rebelión de las masas con el siguiente deseo de unidad europea:

Ha sido el realismo histórico quien me ha enseñado a ver que la unidad de Europa como sociedad no es un ideal, sino un hecho de muy vieja cotidianeidad. Ahora bien, una vez que se ha visto esto, la probabilidad de un Estado general europeo se impone necesariamente. La ocasión que lleve súbitamente a término el proceso puede ser cualquiera: por ejemplo, la coleta de un chino que asome por los Urales o bien una sacudida del gran magma islámico.

Parece una ley cósmica que, en los tiempos de grandes peligros, las élites dirigentes no suelan estar a la altura. Probablemente porque la existencia de grandes peligros es la consecuencia de un largo proceso de caída de las élites. Nuestros días son buena prueba de ello, tanto en España como en el conjunto de Europa: a cualquier espíritu despierto tiene que llamarle forzosamente la atención la desproporción entre la enormidad de nuestros problemas y la pequeñez de nuestros dirigentes.

–¡A las armas, a las armas! ¡Ha llegado el día de la ira!

El romano, mirando hacia el horizonte a través del río, distinguió una sombra inmensa que avanzaba lentamente por la llanura.

www.jesuslainz.es

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Paz por presos en Cataluña
Segundo Sanz okdiario 24 Agosto 2019

Los estrategas de La Moncloa, con Iván Jode al frente, no proyectan ningún movimiento sin mirar al horizonte más próximo, que irremediablemente pasa por los delirios de un Quim Torra, ventrílocuo del fugado Puigdemont, que amenaza con otro golpe de Estado en Cataluña si la entelequia de la desconexión sufre otro paso atrás en lo que se presume como un otoño caliente.

Sánchez no se fía de Iglesias —y con razón— en tanto el líder podemita pide abordar el conflicto de Cataluña en una “Mesa de Diálogo multilateral” controlada por los golpistas. Así consta en el último documento de negociación que la izquierda radical ha remitido a los socialistas. El Marqués de Galapagar, asistido por el secesionista Jaume Asens, no renuncia a promover un referéndum de autodeterminación, algo que invalida por completo cualquier gobierno de coalición. Ya se lo dijo Pedronono en julio en un ataque de cordura: "Necesito un vicepresidente que defienda la democracia española".

Con el temporal que se avecina en Cataluña, que irá in crescendo tras la Diada separatista, el segundo aniversario del 1-O y sobre todo la sentencia del procés y el juicio de Torra por desobediencia con los lazos amarillos —todo ello bajo la sombra de un adelanto electoral en esta comunidad—, el Obama de Pozuelo no compartirá gobierno con Unidas Podemos sabiendo que la Syriza cañí se pondrá en las televisiones y en los micrófonos del lado de los independentistas antes que del bloque constitucionalista.

Y a partir de aquí, con la vista puesta ya en generales en noviembre, los gurús del Doctor Cum Fraude manejan una hoja de ruta que consiste en ‘paz por presos’, recordando la infausta estrategia que siguió Zapatero con el terrorismo de ETA y su tregua-trampa de 2006. Si en el País Vasco esa antigua ‘paz por presos’ se ha traducido ahora en permitir homenajes públicos a asesinos, en Cataluña será indultar a los golpistas, como planteó el socialista Iceta, a cambio de que la Generalitat de Torra aparque la ‘vía unilateral’ y los lazis rebajen la tensión y las revueltas en la calle.

De lo contrario, Sánchez pondrá sobre la mesa la aplicación del 155 como principal reclamo electoral para atraer ya no sólo al descontento de Podemos y sus confluencias sino también al votante del sector más progresista de Ciudadanos que se identifica con los Toni Roldán de turno. La amenaza del 155 como vehículo hacia una mayoría suficiente (o quizá absoluta) y Sánchez, el felón de Pedralbes, luciendo fajín de estadista y poniendo seny donde sólo hay rauxa xenófoba.

Bildu, ERC y Podemos son iguales
Vicente Torres Periodista Digital 24 Agosto 2019

Otegui no desentonaría en Podemos, ni en ERC. Iglesias podría pertenecer perfectamente a Bildu o a ERC, si no fuera por el pequeño detalle de que necesita ser el macho alfalfa (este apelativo no lo he inventado, ¡qué más quisiera!, pero no recuerdo de quién es la idea).

Los tres partidos citados, y otros más, no deberían ser legales, pero España, que era el último país llegado a la democracia, quiso ser más demócrata que el resto. Y ahí está el tiro en el pie, en realidad, en un sitio peor.

Fue Gregorio Peces-Barba quien en el Congreso de los Diputados, cuando alguien se refirió al etarra Arregui, precisó: ‘ciudadano Arregui’. Se la cogían con papel de fumar, solo para unas cosas, los socialistas de aquellos tiempos, que se veían poseedores de la razón, inmaculados y sin culpa alguna en ninguna cosa. Lo que se hizo con Arregui no está bien y es una vergüenza, y algunos sinvergüenzas obispos vascos aprovecharon para mostrar una energía que en otros momentos sustituyeron por cinismo, pero dicho todo esto ese fulano sigue siendo un etarra. Como Otegui.

El caso es que de aquellos polvos vienen estos lodos. Unos reconocen sus culpas y sus errores y otros siguen inmaculados, puros y sin culpa alguna de nada. Quizá porque presienten que el daño que han hecho es enorme.

El sistema español permite, y esa es una de las culpas del PSOE, que partidos antisistema vivan de0 él, medren en su seno, mientras intentan destruirlo. Algunos de esos, los tres mencionados, intentan boicotear el G7, en donde Pedro Sánchez estará en calidad de invitado. A ver cómo explica allí que Gabriel Rufián cobre lo que cobra del Estado. Y que encima, junto con Otegui, que también cobra de un Estado a cuyos miembros quisiera asesinar, y el coletas, que acudió a la recepción del Rey vestido de gilipollas, tengan esas intenciones con el G7.

Desánimo ante la Diada
Editorial ABC 24 Agosto 2019

La caída de la movilización del separatismo es consecuencia de las tensiones entre los partidos nacionalistas sobre qué proyecto y qué liderazgo deben dirigir el proceso secesionista
La organización de la próxima «Diada» se está encontrando con el desánimo de los sectores nacionalistas, los cuales, por el momento, no están respondiendo al llamamiento para inscribirse, como en años anteriores, en las movilizaciones separatistas. Según datos de la propia Asamblea Nacional Catalana (ANC), las inscripciones han caído un 25 por ciento respecto a las mismas fechas del año pasado, con sólo 37.500 confirmaciones frente a las 50.000 de 2018. Esta caída de la movilización pública del separatismo es consecuencia de las tensiones entre los partidos nacionalistas sobre qué proyecto y qué liderazgo deben dirigir el proceso secesionista en el futuro. De hecho, el enfrentamiento entre la Esquerra de Oriol Junqueras y la ANC revela, ante todo, una disputa por el poder interno a caballo de discrepancias tácticas. Además, el fracaso del nacionalismo en sus objetivos máximos -independencia, reconocimiento internacional, aplastamiento del constitucionalismo- ha desgastado los ánimos activistas de 2014 y 2017. Si se junta este escenario de impotencia nacionalista con el del juicio celebrado en la Sala Segunda del Tribunal Supremo, pendiente de una sentencia que será histórica, los ciudadanos nacionalistas tienen motivos para preguntarse si realmente no están siendo engañados por unos dirigentes que saben que Cataluña nunca será independiente de España.

Ahora bien, pensar que estos síntomas de desmovilización reflejan el desistimiento del nacionalismo en su pretensión independentista es un error absoluto. Simplemente obligarán a los dirigentes secesionistas a cambiar de planes, empezando por una revisión de las relaciones entre los partidos nacionalistas y la ANC y otros grupos sociales que han servido de correa de transmisión de los proyectos políticos en el seno de la sociedad catalana. Hay que recordar que los acusados proclamaron ante la Sala Segunda del Tribunal Supremo que volverían a hacer lo mismo por lo que fueron sentados en el banquillo; y el presidente de la Generalidad, Quim Torra, se ha manifestado en el mismo sentido. Que a la ANC no le salgan las cuentas no significa que el proyecto separatista esté derrotado, pero sí que no tiene la fuerza social de hace años. Por eso, este es un momento idóneo para que el Estado no afloje su tensión sobre las iniciativas ilegales de la Generalidad -como su plan de «embajadas»- o de los partidos, ayuntamientos o grupos separatistas que quieren imponer en las calles de Cataluña un régimen asfixiante contra los constitucionalistas. El nacionalismo separatista no es una opción política que merezca el auxilio de los partidos nacionales, sino la respuesta conjunta de estos para derrotarlo por completo, porque las actividades del separatismo catalán son inconstitucionales e ilegítimas.

Nubes de verano
Gregorio Morán. vozpopuli  24 Agosto 2019

El mayor descubrimiento de este verano no fue saber que una señora de La Coruña cotizó a la Seguridad Social durante 64 años. El secreto mejor guardado es cuánto le corresponde ahora que acaba de retirarse a los 78 años. El hecho, más trascendental de lo que parece, se convirtió en otra de las nubes de verano que nada tienen que ver con la meteorología sino sencillamente con esa indolencia que nos atenaza durante esos meses que por obligación parecen designados para que las cosas pasen de nosotros, cuando la verdad se reduce a que nosotros pasamos de ellas.

La vida política española de las últimas semanas ha sido como para tomársela en bañador, entre sol y arena. Tan aburrida y recurrente que sólo la atenúa un chapuzón de vez en cuando. Las cosas han llegado a un punto en el que nada es posible salvo volver a empezar. El juego del gato y el ratón entre el presidente Sánchez - ¿quién ha dicho que estaba en funciones? El que haya sido, que dé fe de ello- y sus secuaces -una banda de cínicos ¡y cínicas! sin sentido del ridículo- entreteniendo al personal mientras el ratón de Unidas No Podemos se esfuerza por ponerse serio y hacer como que va de imprescindible mientras el otro mueve el cordón hoy para acá mañana para allá.

La derrota electoral que Podemos no asumió en su momento ahora la está tragando en dosis de caballo. No sabe qué hacer para que al menos los ordenanzas de los ministerios sean adictos a la causa y cobren del Estado. No tienen un partido sino esa mezcla de retales cosidos que en castellano se llamó almazuela y que ahora la modernidad, por haber matado a las abuelas sin escucharlas, denomina patchwork. Se creían imprescindibles y no sabían que el único necesario era él, Sánchez, el que decide incluso cuando decide no decidir. El desolado Iglesias "está centrado en la crianza de su hija" (así lo asegura "El País" y cabe entenderlo como declaración oficial). Una aportación a la humanidad entera que deberían aprender todos los padres del mundo mundial con el concurso de las redes: el secretario general de un partido con el culito al aire ejerce de progenitor atento que pone y cambia los pañales. Si no fuera ridículo, resultaría patético.

De la izquierda insumisa han pasado a la izquierda virtuosa. Son padres modelo, propietarios modelo, ciudadanos modelo, hipotecados modelo, esposos modelo, se casan por lo legal, son buenos televidentes y concienzudos seguidores de tertulias en las que se asegura que aprenden a debatir y pensar. Esta izquierda tartufesca no se mide por los raseros arcaicos de los libros: le basta un folleto de escasas páginas; sin ir más lejos la "Guía de Comunicación Inclusiva", que lleva un subtítulo luminoso: "Para construir un mundo más igualitario". Ahí es nada. Como no podemos cambiar la realidad evitemos las palabras que la designan. En el librito se desgranan auténticos bocados de cardenal léxico y filológico. Ya no bajarás a la calle a comprar a "un chino" ni a un "paki", y sobre todo evitarás las palabrotas. Todo lo más mandar a quien nos importuna "a freír espárragos", como decía mi difunta tía, solterona y devota.

Lo ha editado el ayuntamiento de Barcelona, esa ciudad que padece 40 robos con violencia al día. Un problema puntual, asegura la alcaldesa Ada Colau, que ella no sufrirá nunca por razones obvias. Este tránsito de la izquierda hacia la virtud, tan vinculado a la condición de funcionarios institucionales, consiente una benevolencia hacia la delincuencia que se desarrolla hasta las más altas instancias. La ley dice que todos somos inocentes mientras no se demuestre lo contrario; ellos han incluido una enmienda rousseauniana: "todos somos buenos, pero a veces nos falla la fortuna".

Esto ayuda a comprender que la nueva variable del soberanismo buenista en Cataluña representado por Ada Colau, máxima representante de la marca Barcelona en Común-Podemos, se entretenga con la conspiración del Estado para provocar los atentados yihadistas de las Ramblas y Cambrils. Vuelve el espíritu de Aznar y Acebes ante la derrota de sus aspiraciones, pero ahora el envoltorio tiene bandera estelada. ¡Acabáramos! Si detrás del yihadismo en Cataluña están los Servicios de Información del Estado tendríamos el cuadro perfecto para justificarnos. Incluso el equívoco, por incomprensible, eslogan de los manifestantes orientados por la Generalitat, se confirmaría. “¡No tenemos miedo!”, gritaban no se sabe si como protesta o autoafirmación. ¿De qué no tenían miedo? Del Estado opresor. Había que llegar hasta ahí y adentrarse en la Gran Conspiración al victimario; un trabajo sucio recién pergeñado para adictos lectores de la “Guía de Comunicación Inclusiva”.

A falta de hacer política o de reivindicar lo imprescindible aparece el enemigo que lo abarca todo. No es que pidamos la independencia, aseguran, pero sí queremos una consulta. No es que estemos seguros de que las cloacas del estado organizaran los atentados yihadistas de Barcelona, pero exigimos una investigación. De un tiempo a esta parte todo lo que promociona Unidas Podemos tiene el alcance de un pañal de recién nacido; es frágil, está sucio y no sirve de nada tras el primer uso. Cuando un grupo político se queda inmovilizado porque una descerebrada en la Rioja tiene la ocurrencia de pedir tres consejerías "porque yo lo valgo" y porque para eso me han traído de Alemania como gran promesa política, cuando esto sucede es que el equilibrio de las bases de la organización es tan frágil como una bagatela.

Los virtuosos de Podemos-Barcelona en Común se vuelcan en un ejercicio de manipulación de los hechos sin más consistencia que sus deseos, mientras habitan en una ciudad que se desmorona a ojos vista y no gritan ni una mala palabra porque la "Guía de Comunicación Inclusiva" tiene absolutamente prohibido llamar hijo de puta al que de antiguo fue "hideputa" y al delincuente violento "canalla sin paliativos"…¿Cómo llamaría la Guía de marras a una sociedad "gobernada desde 1990 por una familia dedicada al crimen organizado"?

Como no sabemos aún lo que quiere Sánchez y dudo que lo tenga claro él mismo, fuera de la convicción de qué es lo que no le gusta o lo que le incomoda, nos queda el cansino ejercicio de tuits para mantener la atención de los medios de comunicación que, a falta de otra cosa, los convierten en noticias. Alpiste que han ido derrochando durante este verano para que se alimenten los pajarillos enganchados en las redes. Como en la escena de Cantinflas: "aquí estamos: avanzando, avanzando…pero retrocediendo".

La web de los Mossos d'Esquadra margina el castellano
Alejandro Tercero Cronica Global 24 Agosto 2019

La web en castellano de los Mossos d’Esquadra muestra únicamente una parte de la información que ofrece la página en catalán, prescindiendo de algunos contenidos relevantes.

La versión en español de la web de la policía autonómica excluye las notas de prensa, la carta de servicios y los trípticos informativos, entre otros muchos aspectos que sí se presentan en catalán. De esta forma, la página en castellano es una suerte de traducción reducida de la versión en catalán, muy parecida a la opción en inglés que también se ofrece.

Interpelación parlamentaria
El grupo parlamentario de Ciudadanos en el Parlament ha registrado tres preguntas dirigidas al Govern para conocer cuál es el motivo de esta discriminación.

“¿Cuál es el motivo por el que la carta de servicios y el tríptico informativo de los Mossos d’Esquadra, incumpliendo lo previsto en la Constitución española y el Estatuto de Autonomía de Cataluña, no se encuentran disponibles en español a través de la página oficial del Departamento de Interior de la administración autonómica de la Generalitat?”, reza el texto de una de las interpelaciones presentadas esta semana por la formación naranja.

“No se descartan mejoras”
Preguntados por esta cuestión, los Mossos d’Esquadra han señalado que “la web no está cerrada”, y que “no se descartan mejoras más adelante, entre ellas, mejorar el tema de la lengua”.

En todo caso, justifican la relegación de los contenidos en español con el argumento de que “la información más útil está disponible en castellano”, apuntan a que la web la gestiona la Consejería de Interior directamente --y no los Mossos-- y que el nivel de “traducción de las webs de la Generalitat depende de los recursos de que disponga cada departamento”.

Una discriminación que viene de lejos
Lo cierto es que la discriminación de los castellanohablantes en internet por parte de la Generalitat de Cataluña viene de lejos.

El estudio más completo sobre esta cuestión que se ha difundido en los últimos años fue el que elaboró Convivencia Cívica Catalana en 2015. En el informe Los usos lingüísticos del gobierno catalán en internet, se concluía que todas las webs dependientes del Gobierno autonómico catalán ofrecían la versión en catalán, pero solo el 14% estaban disponibles en castellano. En esa época, la página de los Mossos d'Esquadra se presentaba únicamente en catalán.

ASESINADO POR ETA EN 1976
Maite Araluce: No habrá pintura que ensucie la memoria de mi padre
Redacción Gaceta.es 24 Agosto 2019

Maite Araluce, hija del que fuera diputado de Gipuzkoa Juan María Araluce, acribillado a tiros por ETA en 1976 junto a su chófer y tres escoltas, y cuyas placas en su memoria en San Sebastián han sido saboteadas por segunda vez, ha asegurado que «no habrá pintura que ensucie la memoria» de su padre.

A través de las redes sociales Maite Araluce, que preside la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), se ha referido así al hecho de que desconocidos hayan tapado con aerosol las placas que recuerdan en el centro de San Sebastián el asesinato de su padre, el del chófer de este, José María Elícegui, y sus tres escoltas, los policías Antonio Palomo Pérez, Luis Francisco Sanz Flores y Alfredo García González.

«No habrá pintura que ensucie la memoria de mi padre, Juan María Araluce, asesinado en 1976 por ETA en San Sebastián. Hoy su placa, y la de 4 víctimas más, ha vuelto a ser atacada, pero su memoria y la de todas las víctimas del terrorismo siempre se mantendrán vivas», ha escrito en las redes sociales Maite Araluce.

Esta es la segunda vez que desconocidos sabotean estas placas, las primeras que el Ayuntamiento de San Sebastián colocó este año en memoria de estas cinco víctimas ante el portal número 7 de la céntrica Avenida de la Libertad donostiarra. El anterior sabotaje, también realizado con aerosol, tuvo lugar el pasado 9 de agosto.

Recortes de Prensa   Página Inicial



























































































































































































































































  

 



























































































 










 

 

 1  1