Asociación G. para la Libertad de Idioma
AGLI

La Coruña, España

R.N.Asociaciones: 80.224, CIF: G-15200553
    agli.geo-yahoo.com  
(no olvide cambiar - por  @)
www.libertadidioma.com

Desde 1.988 defendiendo los derechos humanos y constitucionales
de los que hablamos el idioma español.
Si no hemos conseguido mucho, es muy probable que una parte de la culpa sea tuya.

 

Feliz

Una         opinión crítica contra los nacionalismos

En         Defensa de los Derechos Constitucionales de los que hablamos el Idioma         Común Español
FelñFiRecortes de Prensa    Última actualización 26  25 24 23 22 21 (act),  20
 19 (act),  18 17 16,  15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 ,  5 4 3 1
Los recortes de ayer al final de la página

Limitación en los recortes de prensa
Nota del Editor 8 Noviembre 2019; 30 Agosto 2020

Desde hace algún tiempo, algunos de los medios de los que recortábamos material con objeto de formar una especie de biblioteca con una visión
crítica a los nacionalismos, están cambiando al acceso de pago, así que cada vez disponemos de menos información.

Libertad Digital: algunos artículos solo para suscriptores
La Razón: solo el editorial, resto para suscriptores
El Mundo:  solo el editorial, resto para suscriptores
El confidencial: solo para suscriptores
La Tribuna del País Vasco: no permite copiar
La Voz de Galicia:  solo para suscriptores
El Español: lectura limitada a algunos artículos al mes, resto para suscriptores
La Gaceta.eu: desaparecido

Medios aún libres:
ABC: mediante inscripción gratuita
okdiario
esdiario
Voz pópuli
crónica global
Estrella Digital: poco relevante
Periodista digital:
República. muy escorada, pocos artículos relevantes
Diario sigli xxi: pocos artículos relevantes
La Opinión: poco relevante
El ToroTV: solo vídeo
rebelionenlagranja: al
La Gaceta: solo publica artículos de Pio Moa y se pueden ver en su pagina
 

 


   ******************

 

Lenguas inútiles - Y ahora Ucrania, tomad nota
                    idiotas!!

 

Euro and Europe doomed by Spain's inefficiency
AGLI Editor. 22 August 2012

The Spanish government has no intention to attack the intrinsic inefficiency problem, otherwise it should already have abolished the laws of  regional languages. This measure  would destroy inefficiencies affecting market, work force, education, legal, procedural, health, security systems and more. This measure has no cost, and benefits are outstanding.

Spain has seventeen regional governments partitioning the country with laws and languages. Therefore, the disassembly of the regional system, by abolishing the laws of the regional (and many local) governments and reducing the redundant government employees is also compulsory. This measure means a heavy social cost, two million people should be laid off, but the private sector could recover and start creating productive jobs. As a byproduct, professionals of politics would probably disappear (as they are the problem). 

Spain will sink the Euro and Europe unless it returns to common language and law.
AGLI Editor. 22 August 2012 

The deep problems of  Spain's economy are paving the way to the destruction of the Euro and Europe and the Spanish governments have no intention to fix their problems, otherwise the first measure with zero cost, returning to the spanish common language by abolishing all laws of  regional languages, should already have been taken. 

Basically, the inefficiencies of the governments and the unnecessary expenses are so high that no tax system can survive after the depletion of its citizens. 

Spain has a multitude of regional governments (seventeen) with many of them using different regional languages instead of the Spanish, and consequently the country is divided by laws and languages, the work force can't move unless families surrender themselves and the education of their children from their mother spanish language to the regional languages, government employees are valued more for their knowledge of the regional language than anything else, enterprises have to cope with many different and opposing laws written in different regional languages, and have to translate their operating  business systems to them. 

Therefore, should the Spanish government have any intention to fix the problem, the first measure should have been to abolish all the laws concerning regional languages, letting the Spanish be the common language. This measure  would destroy many inefficiencies affecting market, work force, education, legal, procedural, health, security systems and more. This measure has no cost, on the contrary benefits are absolute neccesity. 

The second measure should be the disassembly of the regional systems, abolishing the laws of the seventeen regional (and many local) governments and reducing the redundant and unnecessary government employees. This measure has a very heavy social cost, around two million people should be laid off, but by reducing those, unnecessary expenses, the private sector could recover and start creating productive work. As a byproduct, the superfluous class of professionals of politics would probably disappear (they are the problem).


El español: una lengua viva. Informe 2016. Instituto Cervantes
http://www.cervantes.es/imagenes/File/prensa/EspanolLenguaViva16.pdf

La colección de 'El valor económico del español', un homenaje a nuestro idioma
Fundacion Telefonica 3 Marzo 2017

 

Descárgatelos gratis http://email.fundaciontelefonica.com/re?l=D0Ilily6zI5ztd4nnIh

Descárgatelos gratis

Esta ambiciosa obra analiza la importancia que tiene el español como activo de las empresas que impulsa su internacionalización en mercados donde se habla el mismo idioma.

¿Sabías que las industrias culturales en español aportan hoy más de 30.000 millones de euros anuales? ¿Y que nuestra lengua es la tercera en la Red y que el 7,9 % de los usuarios de Internet se comunican en español?

Son datos extraídos de la investigación 'El Valor Económico del Español', formada por 14 títulos, una ambiciosa investigación sobre la cuantificación económica de nuestra lengua, como una forma de lograr que apreciemos el valor cultural de este activo hablado por una comunidad formada por más de 500 millones de hispanohablantes.

Te recordamos que en nuestra web están disponibles los 14 títulos gratuitos que conforman 'El Valor Económico del Español':

Atlas de la Lengua española en el mundo. Presentación gráfica y didáctica de la situación del español dentro de la riqueza y diversidad del universo de las lenguas. En 2016 ha salido la tercera edición revisada y ampliada de la obra.

Lengua, empresa y mercado. Analiza la importancia del español como activo que impulsa la internacionalización de las empresas en mercados que hablan el mismo idioma.

El futuro del español en EE.UU: La lengua en las comunidades de migrantes hispanos. El español es la 2ª lengua más hablada en Estados Unidos gracias a que las segundas generaciones de inmigrantes la mantienen como segunda lengua tras el inglés, un hecho novedoso en la historia de este país, conocido por ser un “cementerio de lenguas”.

El español, lengua de comunicación científica. Este libro analiza los aspectos cuantitativos y cualitativos del español como lenguaje científico y tecnológico.

El español en las relaciones internacionales. Un recorrido por la presencia del español en foros y organismos internacionales y su futuro en el mundo globalizado.

Valor económico del español. Compendio de conclusiones de la primera parte de la investigación sobre la proyección del español en tanto que lengua de comunicación internacional.

El español en los flujos económicos internacionales. Más de 500 millones de hablantes hacen del español un importante ‘puente económico’ sobre el Atlántico.

Economía de las industrias culturales en español. El español como lengua global aparece como un importante motor del desarrollo de las industrias culturales.

Lengua y Tecnologías de la Información y las comunicaciones. Existen vínculos lingüísticos en el patrón geográfico de internacionalización de las operadoras de telecomunicaciones.

El español en la Red. El informe analiza la presencia de páginas web en español en la Red y las consecuencias que Internet tiene sobre la vida de las lenguas.

Emigración y Lengua. El papel del español en las migraciones internacionales. Estudia el efecto que tiene una lengua como el español en los procesos de decisión y en los resultados laborales y sociales del emigrante.

Las Cuentas del Español. Aborda uno de los aspectos cruciales de este ambicioso proyecto: la cuantificación del español en términos como el PIB o el empleo generados en la economía española en los últimos años.

La economía de la enseñanza del español como lengua extranjera. La enseñanza del español a hablantes de otras lenguas genera empleo y valor añadido.

Economía del español. Una introducción. Introducción del proyecto de investigación ‘Valor Económico del español’ que cuantifica la actividad productiva o de intercambio que la lengua aporta a la economía.


*******

Si te importa España, diez acciones indispensables
Nota del Editor 1 Noviembre 2011

  la lengua española para unificar mercado, educación, sanidad, justicia, legislación, seguridad, anulando toda la legislación sobre lenguas regionales.

 desmantelar el tinglado autonómico.

3ª  deshacerse de la enorme casta de profesionales de la política

4ª  simplificar y reducir el enorme aparato burocrático y millones de funcionarios

5ª deshacerse del intervencionismo de un estado ineficiente y depredador de los recursos de la clase media

6ª deshacerse de un estado indoctrinador y comprador de votos de unos con dinero de otros

7ª  arreglar un sistema educativo desastroso con menos medios y más responsabilidad

8ª  educar en valores humanos a una sociedad indoctrinada y adormecida

9ª liberalizar y optimizar un mercado fragmentado e ineficaz

10ª arreglar una justicia irracional, politizada, lenta, incompetente e irresponsable con menos medios y más responsabilidad

******

El Nacionalismo Obligatorio en las Aulas
Por Ernesto Ladrón de Guevara y Arbina.

A LAS PERSONAS QUE HAN SACRIFICADO SU BIENESTAR PARA HACER PREVALECER LA VERDAD
(Vitoria, año 2011)
394 páginas

www.educacionynacionalismo.com

******
La "normalización lingüística", una anormalidad democrática. El caso gallego
Dedicado "A todos aquellos que piensan que los idiomas se hicieron para las personas y no las personas para los idomas"
Manuel Jardón     (1.284KB, formato .pdf)  Nota: si no consigue descargar el libro completo, pulse el botón derecho de su ratón y
seleccione "Guardar destino como" en
Internet Explorer o "Guardar enlace como" en FireFox.

La normalización lingüística, una anormalidad democrática. Manuel Jardón

Por la normalización del español: El estado de la cuestion, una cuestion de Estado.
FADICE      (747KB, formato .pdf )

Índice General

Recortes de Prensa   26 octubre 2020
Boletines
Artículos y Conferencias
Bibliografía  
 Legislación
Enlaces/links
English
© Copyright

Del libro de Manuel Jardón

"A todos aquellos que piensan que
los idiomas se hicieron para las
personas y no las personas para los idiomas"

   

AGLI Recortes de Prensa   Lunes 26  Octubre  2020

Sánchez da la puntilla a la economía española
OKDIARIO 26 Octubre 2020

El estado de alarma aprobado por el Gobierno es la constatación de un fracaso: cuatro meses después de que Pedro Sánchez animara a los españoles a salir “sin tener miedo a los rebrotes”, vuelve a recurrir a una medida excepcional para frenar la expansión del virus, aunque en esta ocasión deja en manos de las comunidades el control de la situación.

Parece evidente que el Gobierno ha permanecido cruzado de brazos desde julio y que ha dilapidado de forma miserable un tiempo precioso. Sólo salió de la parálisis para decretar el estado de alarma en Madrid dentro de una estrategia de acoso y derribo contra la Comunidad de Madrid, cuyas medidas de restricción de movimientos por zonas estaban y siguen dando resultados. Sanchez pegó una patada a Ayuso en el trasero de todos los madrileños en una obscena utilización partidista de la pandemia.

El Gobierno podría haber articulado un plan B que permitiera a las autonomías habilitar medidas extraordinarias contra el virus, pero no hizo nada. Había, si se hubiera querido, otra forma de combatir la pandemia sin necesidad de recurrir a un estado de alarma que ahora Sánchez quiere que dure varios meses. La inseguridad jurídica que durante meses han soportado miles de comercios ha arruinado la economía de pequeños y medianos negocios perdidos en un laberinto de normas interminable.

El nuevo estado de alarma supondrá la definitiva puntilla. Si la economía española ha sufrido más que ninguna otra la incapacidad palmaria del Gobierno socialcomunista, la negligente gestión de Pedro Sánchez amenaza con la ruina y la devastación de centenares de miles de negocios. Sánchez ha convertido a España en un erial y su grandilocuente escudo social se ha revelado como una inmensa mentira.

Todavía hace unos días Sánchez se jactaba de que multiplicaría la multimillonaria ayuda que España recibirá de la UE y que, como en el milagro de los panes y los peces, convertiría la pobreza en riqueza por arte de magia.

Le van a faltar varitas, porque la situación a la que se ve abocada España no la arregla este falsario Houdini del tres al cuarto que nos ha llevado al abismo. Meses de mentiras, trampas, chapuzas y oratoria hueca para volver a la casilla de partida. En julio animaba a los españoles a salir a la calle sin miedo a los contagios y ahora los vuelve a encerrar llevándose por delante el futuro de millones de familias

Alarma democrática ante el nuevo desafuero del Gobierno Nefasto
EDITORIAL Libertad Digital 26 Octubre 2020

Pedro Sánchez pretende imponer a los españoles un nuevo estado de alarma de nada menos que seis meses de duración con la idea de diseminar la culpa y ahogar las críticas al espeluznante fracaso de su Gobierno en la gestión de la crisis del coronavirus.

Lo primero que cabe resaltar son los modos antidemocráticos del Gobierno Nefasto, que recurre con alarmante frecuencia a medidas de excepción que le dotan de unos poderes formidables. La Constitución fija la duración del estado de alarma en quince días, con aval del Congreso de los Diputados, que deberá autorizar una eventual prórroga otra quincena. Así lo ha señalado también el Tribunal Constitucional al precisar que la restricción de derechos fundamentales no puede ser un arma incontrolada en manos del Ejecutivo, sino que debe adoptarse por motivos tasados y durante el menor tiempo posible. En cambio, Sánchez el liberticida pretende imponerlo sin los controles debidos y por un espacio de tiempo absolutamente injustificable.

Pero es que además ese eterno confinamiento sui generis no va a resolver el grave problema sanitario planteado por la nueva oleada del covid-19. Como demuestra el caso de Madrid, la clave está en aplicar medidas selectivas y procurar por todos los medios dañar lo menos posible la actividad económica, pues la crisis va a ser verdaderamente descomunal.

Sánchez desea gobernar con la población confinada y privada de capacidad de movilización. Cada vez que él y su banda de incompetentes sectarios fracasan, recurre al cerrojazo. Y la institucionalidad se resiente en un país donde ya está puesta en jaque por... los golpistas y separatistas que se jactan de haber colocado en la Moncloa al peor de los gobernantes que imaginarse quepa.

La oposición que se tenga por tal debe plantar cara a este nuevo desafuero autoritario y no dejar a la sociedad a merced de quienes parecen empeñados en aniquilarla.

España no puede dar otro cheque en blanco a Sánchez para luchar contra el virus
ESdiario 26 Octubre 2020

Un presidente que se equivocó y fue negligente en marzo y en julio no puede pedir ni esperar ahora que se le dé permiso para aislar a España medio año sin ningún control.

Pedro Sánchez volvió a sus interminables y difusas intervenciones de marzo para anunciar un nuevo estado de alarma para todo el país, con confinamiento nocturno incluido mediante un toque de queda nacional; apelando a una situación sanitaria que, según sus propias palabras, va a provocar “meses muy duros”.

El estado de alarma, esta vez, no es idéntico al anterior y no contempla confinamientos totales, que en España fueron los más prolongados del mundo pero no sirvieron de mucho, a tenor de las cifras de contagio, que están entre las peores del globo con arreglo a nuestra población: de los 42 millones de infectados totales, uno está en nuestro país.

El nuevo estado de alarma establece, en síntesis, un toque de queda entre 23h de la noche y 6:00h de la madrugada y entrega a las Comunidades Autónomas los detalles de su aplicación. Serán ellas las que decidan qué restricciones se aplican, qué movilidad se permite y qué confinamiento se impone, si lo ven oportuno. Algo que puede convertir el país en un puzzle logístico imposible de entender y, desde luego, difícil de aplicar.

La gran novedad es que el presidente anunció que su deseo era prolongar el estado de alarma hasta el 9 de mayo, acabando con toda esperanza de recuperar una cierta normalidad en la vida cotidiana hasta entonces y prescindiendo de todas las celebración típicas de los momentos señalados en el calendario hasta entonces. A un alto precio familiar y económico, sin la menor duda.

La pregunta clave es si de verdad es imprescindible sumir al país en una extensísima excepcionalidad democrática, con derechos y libertades básicos suspendidos, para derrotar a una pandemia que, siendo internacional, multiplica sus efectos en España por la mezcla de errores y negligencias de un Gobierno que se niega a analizar esa secuencia y hace lo imposible por silenciarla.

Tras meses de errores, negligencias y falsedades; Sánchez no puede recibir un cheque en blanco sin controles parlamentario y judicial

La respuesta no está nada clara en ningún caso, pero especialmente con un presidente que ha demostrado, sobradamente, su nula competencia en este asunto, resumida en el contraste enre cómo se vanaglorió de haber derrotado al virus en julio y cómo pretende ahora hibernar la democracia hasta mayo.

Si alguien no puede pedir un voto de confianza es Sánchez. Si en alguien es sospechoso el intento de acabar con el control parlamentario y judicial por razones sanitarias, es en Sánchez. Si alguien carece de credibilidad en la lucha contra la pandemia, es Sánchez. Él es el responsable de que España esté sufriendo, en términos económicos y sanitarios, los mayores estragos del mundo.

Sin cheques en blanco
Y que ante eso se niegue a investigar las causas, pretende lograr en cheques en blanco y aspire a suspender cuestiones esenciales de un Estado de Derecho; pone cuarentena todo lo que anuncie y todo lo que pida. Nunca se puede aceptar sin más la "barra libre" para el poder político, pero mucho menos cuando hasta ahora no ha servido para atender el problema que justificaba esa cesión pero sí para esconder las negligencias y potenciar el confinamiento de libertades básicas.

Si España necesita volver a estar en estado de alarma, su presidente debe quedar sometido a los controles parlamentarios como nunca: no se le puede conceder, pues, medio año de inviolabilidad judicial y parlamentaria. Tiene que someterse al examen parlamentario quincenal, negociar cada prórroga una a una y dar todas las explicaciones mientras que sean menester.

Y a ser posible, con otro equipo de portavoces: es inadmisible que Salvador Illa y Fernando Simón sigan siendo los responsables de informar a la ciudadanía tras sus reiterados y escandalosos fracasos.

Hay motivo para alarmarse
Editorial ABC 26 Octubre 2020

Pedro Sánchez decretó ayer un nuevo estado de alarma para toda España, con la excepcionalidad de que pretende atribuirle una vigencia de seis meses. Para ello deberá contar cada quince días con la mayoría del Congreso, algo que ahora mismo tiene garantizado. Imponer un estado de alarma nunca es deseable, pero solo cabe resignarse ante varias evidencias. La pandemia se está agravando, la tasa de contagio y la cifra de fallecimientos aumentan exponencialmente, y está muy próxima la llegada del frío. Si a estos factores se añaden el aumento progresivo de la presión hospitalaria y las cifras tan preocupantes de las UCI, seguir de brazos cruzados ya no era una opción. Atrás queda la irresponsable euforia con la que Sánchez dio por superada la pandemia en verano, y su última frivolidad, según la cual seríamos vacunados en diciembre. Falso.

A Sánchez le puede su afán propagandístico y le ha superado su pasividad legislativa frente al virus para poner orden en la caótica respuesta de las autonomías a los rebrotes. España vuelve a estar en condiciones sanitarias inquietantes, y esa es la primera premisa que desgraciadamente justifica la alarma, por indeseable que sea someter al país a un largo periodo de restricción de libertades. La segunda, que Sánchez había incumplido su compromiso de aprobar una normativa flexible que permitiese a las comunidades luchar con eficacia, y sin el temor de que los Tribunales revocasen cualquier decisión administrativa abusiva con el recorte de garantías esenciales. Lo que hace Sánchez es volver a poner un parche a una situación límite después de llegar tarde al diagnóstico, y de no molestarse en atisbar soluciones eficaces durante los meses de mejoría. Desde ahora, España vuelve a estar bajo un estado de alarma y la pretensión de que se extienda seis meses es tan extraña como discutible. Y es el reconocimiento de un fracaso político por más que Sánchez lo quiera revestir de solución global o salvavidas jurídico a los problemas de cada ciudad. Con todo, lo más peligroso es dar un cariz de permanencia a una medida excepcional que la Constitución diseñó con carácter provisional y coyuntural. La proporcionalidad de muchas medidas que van a limitar la libertad de millones de ciudadanos, sobre todo con toques de queda encubiertos, quedará necesariamente en entredicho, y se abrirá un periodo de confusión e incertidumbre en la aplicación de la legalidad.

Medio año es demasiado tiempo. El suficiente como para que un Gobierno tan escorado a la izquierda, o que ha pretendido someter al Poder Judicial de modo arbitrario hasta que Europa le ha forzado a rectificar, le tiente sustituir paulatinamente un régimen de libertades por otro intervencionista y autoritario. Seis meses con España legislando al capricho de Sánchez, Iglesias y el separatismo es mucho más que un estímulo para la izquierda. Es todo un síntoma que obliga a las instituciones a permanecer alerta para impedir cualquier exceso. En el fondo es la misma democracia la que está en juego, y si La Moncloa aprovechase el estado de alarma para alterar los equilibrios de poderes y las garantías constitucionales, sería el propio sistema lo que peligraría.

Además, la alarma no es la panacea de todos los males. La atención primaria necesita una mejoría notable, los rastreos deben multiplicarse, evitar el colapso hospitalario es una exigencia irrenunciable, y es razonable empezar a pensar que se avecinan confinamientos más drásticos si la pandemia no remite. Conviene sincerarse y no descartar ese escenario para un país muy deprimido anímicamente y hundido en la recesión, porque la alarma no es una solución en sí misma.

La Oposición no puede aprobar este caótico estado de alarma
Pablo Sebastián republica 26 Octubre 2020

La montaña del Consejo de Ministros extraordinario parió una camada de ratones de todos los colores y cada uno para cada una de las Comunidades Autónomas en las que, a lo largo de seis meses y hasta el 9 de mayo, se quiere instalar un nuevo y asimétrico ‘estado de alarmar’, a merced de los gobiernos taifas de las CC.AA. que asumen con ello la responsabilidad que le corresponde al Gobierno de la nación.

Y especialmente todo ello como un traje a la medida de los Gobiernos del País Vasco y Cataluña que no quieren un mando único de España. Y cuyos partidos gobernantes están negociando en estos días con Sánchez los PGE de 2021, motivos por el que Sánchez, se ha puesto a sus órdenes y se niega a asumir el mando único y la responsabilidad nacional.

Y para semejante y confuso plan de actuación Sánchez pide además a los partidos políticos, en su conjunto, un cheque en blanco de seis meses y con la posibilidad de que, en cualquier momento y si todo se desborda, Sánchez pueda decretar hasta el 9 de mayo el confinamiento nacional.

El proyecto de Sánchez es otra prueba de su incompetencia manifiesta y de su política marrullera, para ganar tiempo e imponer su agenda política por encima y al margen de la eficacia sanitaria frente al regreso de la pandemia.

Y todo ello en medio de la plena confusión y de medidas no homologadas que permitirán ‘toques de queda’ tardíos desde las 10, las 11 o las 12 de la noche, que son de muy dudosa eficacia mientras países como Italia los ha impuesto a partir de las 6 de la tarde y a nivel nacional.

Y además Sánchez permite a las CC.AA. imponer o no su cierre perimetral y a la vez prohibir que ciudadanos de Comunidades vecinas puedan entrar en su territorio. Lo que es una aberración constitucional, por más que eso se pretenda amparar bajo un extraño y múltiple estado de alarma.

Lo que por otra parte puede derivar en enfrentamientos entre Comunidades y en serios problemas entre pueblos vecinos que tienen unas economías y un comercio compartido, aunque por ejemplo unos sean de Madrid y otros de Toledo.

Y todo esto que nadie entiende y a todos confunde lo presenta Sánchez en sus monólogos televisivos adornado por sus habituales ‘morcillas’ de la propaganda política que le cocinan en La Moncloa y que ya hemos oído en anteriores intervenciones.

Ante esta confusa y grave situación, la Oposición no le puede decir amén a Sánchez empezando por Cs, partido que se está convirtiendo en el tonto útil de Sánchez y que ya había anunciado su voto afirmativo a Sánchez antes de conocer este fantasmagórico plan de respuesta política y sanitaria frente a la nueva ola del coranovirus. A la que el Gobierno vuelve a llegar tarde y sin la menor gana de asumir el mando nacional y su responsabilidad.

La UE condicionó en julio el rescate a España al “respeto al Estado de Derecho” que ahora ve en peligro
El Consejo de Europa advierte a Sánchez: su reforma del CGPJ «puede violar las normas anticorrupción»
Carlos Cuesta okdiario 26 Octubre 2020

La UE ha advertido verbalmente a España por el intento de asalto de Pedro Sánchez al Poder Judicial. Le ha señalado que su deseo de nombrar por mayoría absoluta a los vocales del órgano que gobierna a los jueces puede atentar contra las exigencias del Estado de Derecho y que eso puede poner en duda el rescate financiero a la economía española.

Pero la cosa va más allá: las conclusiones del Consejo Europeo recopiladas por la ‘Secretaría General del Consejo’ con motivo de la ‘Reunión extraordinaria del Consejo Europeo (17, 18, 19, 20 y 21 de julio de 2020)’ blindaron este asunto. En ese documento, tal y como ha constatado OKDIARIO, se recoge sin matices que el rescate va unido al marco financiero plurianual (MFP) y que, a su vez,“el Consejo Europeo subraya la importancia de proteger los intereses financieros de la Unión” y “destaca la importancia de respetar el Estado de Derecho”. Justo lo que ahora el GRECO (Grupo contra la Corrupción de la UE) considera que puede vulnerarse con la reforma de la Justicia de Pedro Sánchez. Traducido: ya existe un documento oficial en el que se señala que la vulneración del Estado de Derecho con determinadas reformas puede condicionar el cobro de las ayudas.

España se juega en esta materia 140.000 millones de euros que el propio Sánchez ha considerado decisivos para evitar el colapso financiero de nuestro país.
“El proyecto de Conclusiones del Consejo Europeo de febrero de 2020 (5846/20) constituye la base del acuerdo transaccional global. Dicho proyecto refleja los debates mantenidos a lo largo de muchos meses. Teniendo en cuenta la crisis de la COVID-19 y las medidas adoptadas en el marco de «Next Generation EU», se ha introducido una serie de cambios, que quedan reflejados en el anexo”, señala el decisivo documento del Consejo Europeo.

Allí se señala que “el importe global para compromisos es de 1,0743 billones EUR”; que “los intereses financieros de la Unión se protegerán de conformidad con los principios generales consagrados en los Tratados de la Unión” y dos puntos especialmente delicados en el actual momento: “El Consejo Europeo subraya la importancia de proteger los intereses financieros de la Unión. El Consejo Europeo destaca la importancia de respetar el estado de derecho”.

Exámenes y Estado de Derecho
El primero de ellos ya ha abierto la puerta a la concreción de exámenes que España deberá pasar ante la Comisión Europea si realmente quiere acceder al rescate que Sánchez ya ha empezado a comprometer sin saber si efectivamente recibirá el dinero. El primero de esos controles tiene que efectuarse antes de junio del próximo año.

El segundo de esos puntos alude directamente a la salud del Estado de Derecho. Porque “el Consejo Europeo destaca la importancia de respetar el estado de derecho”, en todas sus facetas. Y una de ellas, evidentemente, afecta a la Justicia, a su independencia y a la separación de poderes, sin las que es imposible la materialización del estado de derecho.
 El documento aclara que “la crisis de la COVID-19 plantea un desafío de proporciones históricas para Europa. La UE y sus Estados miembros han tenido que adoptar medidas de emergencia para proteger la salud de los ciudadanos y evitar el colapso de la economía”.

Aclara que “aunque sigue siendo necesario extremar la vigilancia de la situación sanitaria, ahora la atención se desplaza a mitigar los daños socioeconómicos. Esto requiere un esfuerzo sin precedentes y un planteamiento innovador que impulsen la convergencia, la resiliencia y la transformación en la Unión Europea. A petición de los jefes de Estado o de Gobierno, la Comisión presentó a finales de mayo un paquete de medidas de gran alcance que aunaba el futuro marco financiero plurianual (MFP) y medidas específicas de recuperación en el marco del ‘Next Generation EU’.

En ese punto, el Consejo Europeo confirma que el MFP va unido al ‘Next Generation EU’, el nombre dado al rescate a los Estados miembros más afectados por el Covid.

“A partir de las amplias consultas que ha mantenido el presidente del Consejo Europeo y de los trabajos realizados en el Consejo, las conclusiones presentan una solución equilibrada que atiende a los intereses y las posiciones de todos los Estados miembros. Se trata de un paquete ambicioso y exhaustivo que reúne el clásico MFP junto con medidas extraordinarias de recuperación destinadas a hacer frente a los efectos de una crisis sin precedentes, atendiendo al interés superior de la UE”. Porque «‘Next Generation EU’ y el MFP van unidos”. Todo ello debido a que “necesitamos unas medidas de recuperación que proporcionen una respuesta rápida y eficaz a un desafío temporal, pero estas sólo lograrán el resultado deseado y serán sostenibles si se vinculan armónicamente con el MFP tradicional, que viene definiendo nuestras políticas presupuestarias desde 1988 y ofrece una perspectiva a largo plazo”.

Ese documento acaba de contar con un segundo informe que explica su relevancia: la alerta lanzada por el GRECO a España por culpa del intento de asalto de Pedro Sánchez a la Justicia.

¡Casado! ¿Qué necesidad había de patear a Vox?
Miguel Ángel Belloso okdiario 26 Octubre 2020

El jueves pasado asistí a un espectáculo grandioso. Asistí al debate de la moción de censura en ‘La Sexta’, el canal que maneja Antonio García Ferreras y cuyo único objetivo en la vida es masacrar a la derecha española, y de manera destacada al PP, a lo que viene entregándose en cuerpo y alma, aunque la sociedad propietaria de la cadena disfruta de la licencia televisiva gracias a Rajoy, el inductor de Vox.

A las 10.35 de la mañana del jueves compareció en la tribuna del Parlamento Pablo Casado y allí fue hilvanando un discurso que según la mayoría de los opinantes del país fue colosal. Que, al parecer, ha marcado un antes y un después en el devenir de la nación. El orgasmo en la Sexta fue indescriptible y múltiple. Después de escucharlo, García Ferreras dijo en pantalla que la homilía era absolutamente memorable, la más importante sin duda de todas los pronunciadas por Casado. Rápidamente puso en marcha una ‘operación laudatio’ insólita. No dejó de repetir lo satisfecho que se encontraba animando a sus contertulios a comentar este suceso inolvidable. Y tuvo un gran éxito.

Ignacio Escolar, el responsable del ‘Diario.es’, cuya única misión editorial es apuntalar al Ejecutivo social comunista y denigrar a los conservadores y a los liberales, se declaraba absolutamente impresionado con que el PP se hubiera convertido por arte de magia en la derecha civilizada y europea que conviene a la nación, aunque a renglón seguido dejó escapar que «a ver si esto servía para pactar la renovación infame de la judicatura» a fin de que magistrados comunistas sin escrúpulos se carguen la división de poderes y permitan a Sánchez gobernar sin clase alguna de control.

Jorge Bustos, uno de los columnistas del país a los que más admiro desde el punto de vista literario, a pesar de sus querencias personales por Ciudadanos, coincidió en que Casado había dado un paso hacia la refundación ni más ni menos que del centro derecha. De manera que allí surgió un ‘momentum’ de fraternidad universal realmente conmovedor, en el que los azules y los rojos hacían piña. Yo también escuché, claro, el discurso del señor Casado. Tuvo algunos capítulos soberbios, y demostró ser un gran parlamentario, al que no le hacen falta los papeles. Dicho esto, el speech me pareció completamente desafortunado.

La moción de censura planteada por Vox, e inevitablemente destinada al fracaso, iba dirigida a denunciar la responsabilidad del presidente Sánchez en la mayor catástrofe humanitaria y económica que ha vivido España desde la Guerra Civil a causa de su negligencia y de su ineptitud. Una catástrofe, por cierto, que va a crecer en intensidad a medida que pasen los meses. Casado interpretó, como la mayoría de los opinadores, que iba dirigida a minar su papel como líder del centro derecha, y sobre esta presunción armó un discurso inmisericorde contra Vox, incluyendo ataques personales inapropiados contra Abascal y rompiendo todos los lazos posibles que podrían trabar una alternativa razonable al psicópata que nos gobierna.

Hay un acuerdo unánime entre todos los expertos en que, como bien se ha encargado de recordar el vicepresidente Pablo Iglesias, la derecha no volverá a pisar el Consejo de Ministros jamás… salvo que se produzca alguna alianza entre el PP y Vox. Esto podría ser plausible si los dos partidos al menos llegan a acuerdos para presentar listas conjuntas en aquellas circunscripciones con pocos diputados en las que la división es lo más parecido a un suicidio.

Pero el jueves Casado decidió destruir todos los puentes con el partido de Abascal, regalando los oídos a los barones, a los melifluos y a los meapilas de los que está rodeado, que llevan tiempo exigiéndole un cambio de rumbo hacia la moderación y hacia los acuerdos de Estado con una persona que está probadamente demostrada que es un felón que después de liquidar al Partido Socialista tal y como lo hemos conocido hasta la fecha está determinado a sacudir el país como un calcetín en compañía de Iglesias hasta hacerlo irreconocible.

La mayoría de los votantes del PP querían que Casado, o bien se abstuviera, o votase afirmativamente a la moción de censura de Vox. Y tenían mucha razón. Ellos no hacen cálculos políticos. Saben que su enemigo es Sánchez, porque es el político que está conduciendo a la nación a los registros más bajos de su historia, no sólo por los muertos adicionales que han causado sus errores y equivocaciones, sino por el rendimiento económico pésimo que amenaza la supervivencia de millones de familias y, para los más exquisitos, por la pérdida de reputación en que está inmerso el país en toda Europa, desde hace tiempo blanco de la diatriba de los principales diarios internacionales.

En política, la prueba del algodón para saber si lo estás haciendo bien es observar al enemigo, comprobar sus reacciones y ver sus manifestaciones. Si Garcia Ferreras te alaba, si el diario ‘El País’, que lleva meses criticando acerbamente a Casado por no apoyar a Sánchez durante la pandemia, así como recriminado sus posiciones políticas cotidianamente con adjetivos a veces irreproducibles, ahora, como por ensalmo, asegura que por fin has elegido el camino correcto, es que te estás equivocando por completo.

De estos enemigos insaciables no puedes esperar nada. Cuando dicen que desean y aspiran a una derecha europea, civilizada y homologable, la traducción simultánea de estos anhelos completamente cínicos es que lo que de verdad quieren es una derecha servil que jamás pueda ganar unas elecciones. Una derecha sumisa y arrodillada ante los dictados del ‘supremacismo’ izquierdista. La derecha que pueda ser enseñada en el zoo como los monos en las jaulas para la contemplación de la jauría en que ha convertido España el ‘socialcomunismo’ de Sánchez y de Iglesias.

La moción de censura de Vox era completamente oportuna y apropiada, y además ha tenido la virtud de darnos grandes días de gloria en el Congreso. A mí no me gustan algunas de las propuestas de Abascal. No comparto su posición beligerante con la Unión Europea (UE) justo en el momento en que sus fondos económicos van a ser parte del salvavidas del país, o en que si España no ha quebrado todavía es gracias al apoyo incondicional del Banco Central Europeo; tampoco sus tics antiglobalización. En todo lo demás, estoy de acuerdo en sus postulados. El Estado de las Autonomías ha demostrado con motivo de la pandemia una ineficacia clamorosa y podría ser reformado usando los procedimientos constitucionales, como propuso Abascal, porque, entre otros inconvenientes, entraña duplicidades que absorben unos recursos públicos ingentes.

Y desde luego, comparto por completo la posición del líder de Vox sobre la inmigración. Hay que detener de una vez la invasión de inmigrantes al margen de la ley que vienen al albur de un sistema de bienestar insostenible. En mi pueblo, que apenas rebasa los 4.000 habitantes, hay más de 100 familias de fuera. La mayoría son marroquíes. Suelen tener de media cuatro hijos, y van a por más, algo explicable dada su admirable propensión a la natalidad, pero muy gravoso si se tiene en cuenta que perciben del Gobierno de Navarra ayudas que van desde los 600 euros a los 1.200 euros, según el número de descendientes, siendo discriminados positivamente en el acceso a la vivienda. Más del 50% de los niños que van a la escuela de mi pueblo son inmigrantes.

Algunas de sus madres trabajan en la asistencia doméstica. Los maridos habitualmente no hacen nada. Van y vienen por el pueblo como fantasmas con sus chilabas, no se integran en la comunidad, están todo el día en el bar tomando café bombón, jugando a las cartas y mirando el teléfono móvil, antes o después de ir a la mezquita garage. La policía local ya se muestra incapaz de controlarlos -porque cada vez hay más jóvenes que llegan y luego desaparecen-, y esto es lo mismo que decir que el CNI tampoco, con el peligro que esto supone.

Cuando Abascal habla de los problemas que ocasiona integrar en un país escaso de recursos económicos -con la intensa cantidad de desempleo que padecemos, y el desproporcionado número de inactivos o de pasivos- a tanta cantidad de gente alejada de nuestra cultura, que no piensa como nosotros, tiene toda la razón. Por motivos económicos y morales. A mí no me gusta mi pueblo así.

No soy xenófobo. Simplemente, me gustaría parar a tiempo el eventual desastre. ¿O es que nos hemos olivado del trágico atentado de Barcelona? ¿Es que no estamos viendo lo que está pasando en Francia o en el Reino Unido? Si me llaman facha por estas observaciones estaré encantado, pero que sepan que ni las élites, ni muchos de los idiotas que se sientan en el Congreso o que abundan en las tertulias de las televisiones dominadas por la izquierda jamás han pisado los pueblos de la ribera de Navarra, y de tantos lugares de España donde el drama está a la vuelta de la esquina.

Lo más descorazonador del discurso de Pablo Casado, tan alabado por esos enemigos que le seguirán clavando el cuchillo a la menor oportunidad cuando se esté duchando, es haber equiparado a Vox con Podemos. El único partido ultra en España es el que dirige el señor Iglesias, que para nuestra desgracia se sienta en el Consejo de Ministros. Este es el que quiere liquidar el espíritu constitucional de 1978, el que aspira a derribar la Monarquía y el que alberga como propósito fundar una nueva sociedad subvencionada y esclava del poder político con el apoyo del presidente Sánchez. Como en Cuba. Como en Venezuela.

Vox por el contrario es un partido todo lo peculiar que se quiera, pero muy acertado en muchos de sus planteamientos y desde luego perfectamente constitucional; un partido con el que puede contar incondicionalmente el Rey y el sistema democrático en su conjunto. Esta es la colosal diferencia con las ratas de Iglesias, campeones de las malas artes y del cinismo.

Hay muchos que piensan que el jueves Casado se quitó un peso de encima, que se empoderó dentro del PP y que emprendió con audacia un camino enormemente arriesgado que a la larga le proporcionará grandes réditos electorales. Yo pienso -y mira que lo lamento- que se equivocó radicalmente, que erró el tiro, y tengo muchos amigos votantes a los que esta maniobra inesperada ha descolocado por completo y a los que ha perdido para siempre.

Pablo Casado: ‘ecce homo’
Adrián Dupuy Libertad Digital 26 Octubre 2020

No pude seguir el debate. Escuché el resumen que Dieter Brandau hizo en esRadio, a lo largo de quince minutos, de los exabruptos que Pablo Casado dirigió a Santiago Abascal durante su intervención. Luego vi en televisión imágenes de su faena.

Con ojos empequeñecidos y húmedos por lo que parecía odio o rencor, propios de la reacción del tonto de la clase al que ningunean y que termina estallando, Casado fue uniendo toda una serie de ataques personales contra Santiago Abascal absolutamente innecesarios, desproporcionados y falsos.

Nosotros “no somos como usted porque no queremos ser como usted”… Tan asombrosa fue la diatriba contra el presidente del partido Vox con el que gobierna autonomías y ayuntamientos que uno se pregunta: ¿y cómo es Abascal? ¿Y cómo puede usted gobernar con él?

Me acordé de una escena en la que un personaje de Ana Karenina recibe una crítica desabrida de un periodista mediocre ante la cual Koznishev lo único que hace es preguntarse: “¿Es que le ofendí de alguna manera?”; porque no podía encontrar otra explicación al ataque atroz.

Me recordó también el debate en televisión entre Pedro Sánchez y Mariano Rajoy cuando el primero dijo: “El presidente del Gobierno tiene que ser una persona decente y usted no lo es”. Y el segundo contestó lúcidamente: “Hasta aquí hemos llegado (…) usted perderá estas elecciones y se recuperará… pero de lo que no se puede recuperar uno es de la manifestación ruin, mezquina y miserable que ha hecho usted hoy aquí”. Fue una contestación brillante y certera.

Y estoy de acuerdo con Rajoy. Porque Pablo Casado no se recuperará nunca del discurso ruin, mezquino y miserable que hizo en el Congreso, porque ese discurso demuestra lo que es como persona –ecce homo–, ruin, mezquino y miserable.

Iba a ser un momento decisivo en la vida política de Pablo Casado: una moción de censura contra el infame Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Pero se olvidó de censurar a Sánchez y prefirió insultar a Santiago Abascal por eso de posicionarse. Siguiendo con Ana Karenina (que la anterior cita me ha llevado a ésta, y eso es lo que tienen las obras maestras), fue un momento en el que el hombre tenía que haber dado pruebas de la agilidad y rapidez imaginativa que revelan los hombres antes de una batalla, de un conflicto, en momentos peligrosos y decisivos de la vida, momentos en los que el hombre da prueba de lo que vale de una vez por todas, y demuestra que todo su pasado no ha sido en balde, sino preparación para esos momentos.

En este momento decisivo para la vida política de Pablo Casado, Pablo Casado ha dado prueba de lo que vale; ha demostrado ser una mala persona.

Pero no sólo eso. Si, como decía Forrest Gump, “stupid is, stupid does”, no cabe duda de que también es idiota. Porque de lo que se trata es de unir a la derecha y al centro-derecha para evitar el Frente Popular. Y si no es posible la unión, por lo menos no insultes a tu socio y no vueles los puentes, porque si no resultará un imposible metafísico llegar al Gobierno (tal y como amenaza Pablo Iglesias, que tanto ha alabado el discurso de Casado). ¿Con qué cara van ahora a pedir apoyos en Madrid, Andalucía o Murcia? Estoy seguro de que sienten vergüenza y tendrán por lo bajini que pedir perdón.

Santiago Abascal prefirió no contestar en caliente, y en frío lo hizo con nobleza, manifestando su dolor e incomprensión y dando una respuesta lúcida: “Casado ayer ganó los periódicos y perdió los votantes”. Tal es mi caso.

Sánchez endeuda a los españoles con 3.000 euros por persona desde su llegada al Gobierno
José María Rotellar Libertad Digital 26 Octubre 2020

De nuevo, los datos de endeudamiento público, que recoge en sus publicaciones el Banco de España, muestran la tendencia de crecimiento exponencial que ha cobrado la deuda pública española desde que el presidente Sánchez accedió al Gobierno de la nación, tras la moción de censura al presidente Rajoy.

Desgraciadamente, parece haberse instalado en España la sensación de que el gasto no es un problema, sino que éste se soluciona con impuestos y si la recaudación de éstos no basta, se cubre con deuda. Los gestores políticos no se paran a pensar que la subida de impuestos genera distorsiones en la economía -y, además, cuando los suben lo hacen en los impuestos directos, que son los que más perjudican a la actividad económica y al empleo-. Tampoco quieren caer en la cuenta de que el endeudamiento tiene un límite, que estamos sobrepasando ya de manera muy importante. Nada los frena, pues sólo quieren prometer, en todos los ámbitos, más y más medidas que no nos podemos permitir por la sencilla razón de que el gasto que suponen no lo podemos pagar.

Ese incremento vertiginoso y sin freno que tiene su base en esa presión del gasto que es cada vez mayor en España, sitúa a la economía española en una posición compleja. Tanto la caída de la actividad como el incremento del gasto y, con él, del déficit y de la deuda, no puede atribuirse en exclusiva a la situación excepcional que se vive derivada del coronavirus. Es obvio que el impacto de la pandemia en la economía es notable, sobre todo porque el Gobierno decidió cerrar completamente la actividad económica por no haber tomado unas precauciones tempranas, como cerrar en enero las fronteras con China, y porque ahora ha abandonado por completo a la economía a su suerte. Ahora bien, antes de la enfermedad, la economía ya se ralentizaba de manera cada vez más intensa y el gasto no dejaba de crecer de forma rápida.

Como hemos venido recordando mes tras mes, con las medidas de los reales decretos de los viernes se comprometió gasto estructural por cerca de 10.000 millones de euros, en lugar de adoptar medidas de austeridad que hubiesen permitido tener una mayor capacidad de maniobra ante un retroceso económico, fuese uno como el presente o de menor intensidad, como se preveía.

La pequeña reducción del cociente de deuda sobre el PIB que se había producido hasta entonces, saltó por los aires. Con una deuda cercana al 100% del PIB pero que había logrado ir descendiendo gracias al impulso del crecimiento económico -pues la deuda en valores absolutos seguía aumentando, al mantenerse las cuentas públicas en déficit cada año- el Gobierno tomó la arriesgada decisión de expandir el gasto de manera temeraria.

Ahora vemos las consecuencias de ello: una deuda creciente, que ha pasado del 97,6% con el que cerró 2018, al 95,5% del cierre de 2019 y que ahora se eleva al 117,44% de julio de 2020, según los datos de deuda del Banco de España y la previsión de crecimiento del PIB nominal del ministerio de Economía plasmada en el plan presupuestario 2021 enviado a Bruselas el quince de octubre de abril (página 12 del informe).

En dicho cociente, ya está comenzando a operar el efecto negativo tanto en el numerador como en el denominador, pues la deuda aumenta en 109.877 millones de euros entre diciembre de 2019 y agosto de 2020 y el PIB se estima que se reduzca en 139.474 millones de euros de 2019 a 2020.

Todo ello, nos lleva a que desde que gobierna Sánchez la deuda se ha incrementado en 141.399 millones de euros. Durante el primer año, aumentó en 38.688 millones, y al cabo de nueve trimestres de mandato el incremento supera ya los 140.000 millones citados anteriormente.

Así, si durante el primer año creció la deuda por persona en 828,03 euros, en los más de dos años de mandato de Sánchez la deuda por persona ha aumentado en 2.988 euros, casi tres veces y media el incremento del primer año.

O visto de otra manera: en el primer año, la deuda se incrementaba a un ritmo de 105,99 millones de euros al día. Ahora, tras algo más de dos años de Gobierno de Sánchez, la deuda crece 171,89 millones de euros cada día.

De esa manera, nos encontramos con un incremento exponencial del gasto, una caída en picado de la recaudación y un descenso notable del PIB. Todo ello, hará que la deuda española se sitúe este año entre el 115% y el 125% del PIB, dependiendo de cuál sea la intensidad final del movimiento de déficit y PIB, siendo factible que supere el 130% en 2021. De hecho, el FMI estima que la deuda cerrará 2020 en el 123% del PIB, para quedarse en el 118,8% en 2025, año que, además, subirá de nuevo sobre 2024.

Urge un ajuste importante que sitúe a nuestra economía en el nivel de gasto que se puede permitir. Nada es gratis y todo se financia con los impuestos que pagan los contribuyentes, pero esos recursos son finitos y los ciudadanos están ya extenuados, en medio de una grave crisis económica, que reduce aún más su poder adquisitivo. Es imprescindible acometer reformas que nos permitan aumentar el crecimiento potencial de nuestra economía y que éste sea sostenible, no sostenido artificialmente. O se logra hacer eso o el drama será mucho peor cuando se vea que no se puede afrontar tanto gasto, porque entonces el recorte habrá de ser mucho más intenso.

Un duro castigo a un país incrédulo
Primo González republica 26 Octubre 2020

Más de seis meses por delante vamos a tener los españoles para lidiar con la crisis económica más complicada y enrevesada de nuestra historia reciente. Una crisis que tiene su punto de arranque a finales del pasado mes de febrero y que ha vivido altibajos derivados de la falta de pericia de los dirigentes del país. Seis meses son muchos meses para afrontar las limitaciones a la normalidad que se van a imponer a partir de ahora mismo a los ciudadanos, después de haberles dicho que la normalidad había retornado tras el breve paréntesis de la reciente primavera, durante la cual las cifras de contagiados y fallecidos nos condujeron rápidamente a encabezar la lista de países más dañados por la crisis del virus. Cuesta creerlo, pero pasar del liderazgo en el crecimiento económico occidental a ocupar la última plaza de las economías desarrolladas es el resultado de una falta de pericia e incluso de sinceridad que el país tardará en olvidar.

Causa sonrojo repasar las declaraciones de los altos cargos de la Administración y del Gobierno cuando declaraban a los cuatro vientos que en España apenas había media docena de personas con síntomas de la nueva y desconocida enfermedad, cuando los hospitales empezaban a saturarse con personas infectadas, y hasta fue preciso improvisar hospitales de campaña con la ayuda del Ejército para dar cabida a tantos nuevos enfermos como aparecían.

No es de extrañar que España haya ocupado relativamente pronto la primera posición en Europa en cuanto a fallecidos e infectados, rivalizando en el mundo desarrollado (lo que no es precisamente ningún consuelo) nada menos que con países como Estados Unidos y Gran Bretaña, dos ejemplos lacerantes de mala e irresponsable gestión de la pandemia. La primera oleada de lucha contra la pandemia, en los meses de marzo y abril, se convirtió en el ensayo que pudo haber proporcionado las lecciones oportunas para reducir al mínimo la enfermedad. Por desgracia, el rápido e irresponsable levantamiento de las medidas de confinamiento adoptadas en los primeros momentos, cuando se diagnosticó erróneamente que la pandemia ya estaba siendo domesticada y que la vuelta a la normalidad cotidiana era inevitable, ha conducido a una situación bastante peor y con una rapidez inusitada.

La falta de pericia de los responsables de la sanidad pública y de los responsables políticos, encargados de afrontar la realidad, ha conducido a este despropósito en el que nos encontramos. España se ha visto obligada a adoptar las medidas más duras y de más larga duración, más de seis meses en el horizonte, para corregir una crisis sanitaria que nos ha llevado rápidamente a ocupar las primeras posiciones mundiales por número de contagios, con más de un millón de personas afectadas.

El daño que este error de cálculo ha causado a la economía es tremendo, y va a mantenernos como país en las posiciones más bajas de la lista de países desarrollados durante bastante tiempo, debido a la profundidad de la herida que la crisis sanitaria está causando a la economía, ahuyentando la inversión, destruyendo empleo, incrementando el endeudamiento tanto del Estado como de las empresas, destruyendo, en parte de modo irreversible, una parte importante del tejido empresarial, erosionando las expectativas de crecimiento y la capacidad de iniciativa y creatividad de amplios sectores de la sociedad española.

******************* Sección "bilingüe" ***********************

¿Qué está pasando aquí?
Pedro de Tena Libertad Digital 26 Octubre 2020

Una vez desahogada la natural indignación de los primeros momentos ante la puñalada trapera que la derecha nacional se ha pegado aturdiendo a los propios y deleitando a los extraños, es preciso preguntarse qué es lo que ha pasado. Sabido es que la política es una inmensa farsa en la que muy pocas cosas son lo que parecen. Pero lo ocurrido el otro día en el acto final de la moción de censura va más allá de toda mojiganga. Tan cruento fue el número que su consecuencia más aparente es que los votantes del centro político, si es que Ciudadanos es tal cosa, y la derecha, si es que PP y su retoño, Vox, suman tal otra, se han quedado sin posibilidad de gobernar, ni solos ni juntos, durante muchos años. Pero el caso es que lo siguen haciendo en Madrid, en Andalucía, en Murcia y en muchos ayuntamientos, por ahora, claro, que la herida puede ser profunda.

Independientemente de los enconos personales, lo que se ha escenificado es que la derecha es un ente enfermo y mortalmente dividido, que Pablo Casado ha preferido alinearse centristamente con esa democracia moderada representada por el PSOE que llega hasta Bildu y que Vox, el nuevo dóberman, es la única nota discordante de esta obra.

Pero ¿en qué momento ha tenido lugar la representación? En un momento decisivo para la historia de España, tras un golpe de Estado separatista, tras la reconversión de los asesinos de ETA en impecables demócratas, tras la formación de un Gobierno de legitimidad dudosa por las mentiras de origen entre socialistas y comunistas bolivarianos, tras ataques sistemáticos a la Monarquía constitucional y a la Constitución reconciliadora de 1978, en el seno de una pandemia mal gestionada y cada vez más terrible y en el marco de una crisis económica y social sin precedentes que puede arruinar y rematar a millones de ciudadanos.

¿Y por qué Pablo Casado, Inés Arrimadas y Santiago Abascal no han unido fuerzas para contrarrestar el ataque del Frente Popular redivivo? ¿Por qué no han defendido en común las reglas democráticas de juego que impiden que cualquier partido ocupe el Estado, las instituciones y la sociedad? ¿Por qué las contradicciones y las evidentes diferencias en la izquierda le permite gobernar y votar sin fisuras y tal cosa es imposible en el centro-derecha? ¿Por qué ha sido necesario recuperar la foto del dóberman con la cara de Santiago Abascal?

No sé, no logro saber, no puedo saber lo que hay detrás de todo esto. Tal vez estemos metidos de lleno en un golpe de Estado a cámara lenta con el fin de la Constitución a la vuelta de la esquina. Tal vez se trate de la formación subterránea de un directorio con autoridad suficiente para afrontar la próxima ruina nacional al que Vox no ha querido sumarse o no lo han dejado. Quizá se trate de la exigencia europea de un gran frente común que asegure los dineros que va a prestar (¡dejando a zorras cuidando de las gallinas¡). Quizá sea simplonamente que la elaboración de los Presupuestos para 2021 exija un acuerdo entre PSOE, CS y PP marginando a los molestos. Tal vez no sea sino que un Pablo Casado sin autoridad, ya ni moral, se ha pegado un tiro en el pie o que un atrevido Santiago Abascal no haya calculado bien las distancias.

Por ser, incluso puede ser la apoteosis estratégica de un largo caballero llamado Pedro Sánchez que ha logrado que, desde el separatismo al comunismo y desde el centro a la derecha, todos sus competidores estén sumidos en procesos de descomposición, mientras él sigue como si nada, rumbo a donde sea, siempre que sea él quien lleve el timón con manos libres en un estado casi de excepción.

El problema es que la desinformación que sufrimos los ciudadanos conduce a la simpleza de unas conclusiones que, más que probablemente, terminarán afectando a los votos, si es que se depositan. Lo cierto es que Vox se ha convertido en una referencia para todos y que lo que sea que pasa, pasa muy en serio, con pandemia y miseria encima. Ahora, con estado de alarma hasta abril o mayo de 2021. Habrá que prepararse para lo peor, como es costumbre, y organizarse para lo mejor, si es que tal trance existe.

Casado menciona a Shakespeare
Santiago Navajas Libertad Digital 26 Octubre 2020

El discurso de Pablo Casado durante la moción de censura fue por momentos vibrante y lúcido, inequívocamente liberal en su defensa de una España plural, abierta, competitiva, innovadora, libre e igual. Pero también fue desabrido, sucio, condescendiente y barriobajero hacia sus aliados naturales de la derecha conservadora en autonomías y ayuntamientos. Su discurso fue un puñado de diamantes arrojados a un estercolero. A Casado no le bastó con destacarse como un estadista moderno y alternativo respecto al Frente Populista que lidera el PSOE, planifica Podemos y agita la alianza antidemocrática y antiespañola que va del PNV a ERC, pasando por Bildu. También tuvo que enfrentar su peor pesadilla. Que no es Santiago Abascal sino él mismo, incapaz de realizar su proyecto de un contrato liberal sin complejos frente a una izquierda que domina hegemónicamente el discurso y el relato, los tiempos y los medios.

Como Inés Arrimadas en su día, cuando no presentó su candidatura a la investidura en el Parlamento de Cataluña, Pablo Casado pasará a la Historia como el líder que dejó pasar su deber moral de presentar una moción de censura –ante un Gobierno que ha traspasado todas las líneas de ineficacia, impostura e inmoralidad– por un tacticismo romo y una falta de coraje político que no hace sino poner de manifiesto que, si alguna vez llega a la Moncloa, no será capaz de realizar las promesas que lanza al viento con la soltura airosa del debatiente en torneos escolares.

¿Es creíble la apuesta liberal de Pablo Casado? Sólo en el caso de que realmente siguiese siendo aquel que opuso coraje político y profundidad ideológica allá donde Soraya Sáenz de Santamaría proponía seguir con la banalidad conceptual y la sumisión práctica de Mariano Rajoy. Pero en la parte de su discurso en la que el doctor Pablo Jekyll se convirtió en Mr. Hyde Casado mostró que tendría que dinamitar primero la sede del PP en la calle Génova para desprenderse de la camarilla que llama al apaciguamiento “diálogo” y a la rendición, “moderación”.

La furia que desató Pablo Casado contra Santiago Abascal era producto de la ira de comprobar que el líder de la derecha conservadora había hecho lo que a él le hubiera gustado plantear: una refutación en toda regla, y en la sede de la voluntad y la razón nacional, al peor Gobierno de la democracia en su momento más devastador. Sin embargo, él mismo se ha atado de pies y manos dejándose llevar por el modelo del cataléptico Rajoy. Cuando Pablo Casado se mira ahora en el espejo, ve a Soraya Sáenz de Santamaría con barba. Podemos imaginar su frustración y su rabia íntimas al ver a Abascal en el lugar que le correspondía, por derecho electoral de líder de la oposición, enfrentándose a pecho descubierto y con solo cincuenta y dos escaños a la marea social-comunista que había firmado un “manifiesto por la democracia” que habría hecho las delicias de Largo Caballero, Companys y el mismísimo Stalin, que había impulsado desde 1935 la alianza de los comunistas con los socialistas. Las palmaditas en la espalda que le dieron Sánchez e Iglesias por su “brillante discurso” le debieron de provocar náuseas, porque cada elogio de la bancada del PSOE y Podemos se correspondía con una puñalada retórica al hombre con el que había compartido tantos años partido, ideas y amenazas de tiros en la nuca. Hay que cuidarse tanto del fuego amigo como del aplauso enemigo.

Abascal, por su parte, había cedido a la tentación populista que convierte su propuesta conservadora en un despropósito de retórica conspiranoica-falangista con ribetes nacional-imperialistas. Comparar la UE con la Unión Soviética sólo se le ocurre a Jorge Buxadé de copas con Jorge Verstrynge. Pero a la hora de la verdad electoral ha sido la cuña que ha permitido desalojar a los socialistas de la Junta de Andalucía sin haber erosionado el poder de los populares en la Xunta de Galicia. También es cierto que ha dinamitado la cómoda alternancia del bipartidismo entre el PP y el PSOE. Tampoco es casualidad que fuese el inventor del turno pseudodemocrático de partidos en el poder, Cánovas del Castillo, el primero que le viniese a la cabeza al líder del indefinido Partido Popular en su discurso: "En política, lo que no es posible es falso".

Pero la auténtica y gran política consiste en hacer verdadero lo que se considera imposible. Pablo Casado mostraba inconscientemente así su nostalgia de cuando la Moncloa se ganaba como si fuese una oposición a registrador de la propiedad, echando muchas horas, muchos codos, mucha paciencia y todavía más parsimonia y dolce far niente.

El fuego de la impotencia de Pablo Casado como líder débil de la oposición se manifestó quemando en pira mediática a Cayetana Álvarez de Toledo. Su decapitación parlamentaria fue el primer pago a los que no toleran en España una oposición al socialismo que sea profunda en el fondo y fuerte en las formas. El segundo pago fue el ametrallamiento dialéctico a quemarropa a Abascal, al que mandó a leer a Ortega (“y Gasset” le aclaró con la pedantería de quien ha hecho un "posgrado de Harvard" en Aravaca) y Shakespeare.

Por cierto, ¿habrá leído Casado Enrique IV? Falstaff es el mentor de juergas del príncipe Hal, un adolescente borrachuzo al que le interesan más los botellones que los reinos. Pero el rey muere y Hal se convierte en Enrique V. Desde el momento en que es coronado deja de ver a Falstaff como el mejor de sus colegas para contemplarlo como el fantasma de unos recuerdos que quisiera borrar. A la mano tendida de Falstaff escupe Hal/Enrique V con ingratitud, desprecio y sarcasmo. Pero por mucho que el rey trate de caricaturizar al súbdito como un bufón inconsciente y ridículo, Shakespeare deja claro que el villano es Enrique V y conduce nuestras simpatías hacia el deslenguado, patético, desmesurado y, sin embargo, magnífico en su inocente autenticidad Falstaff. También podemos leer en Shakespeare, esta vez en Enrique IV, un lema que podría servir a aquellos que no se dejan intimidar por las mayorías ni tienen miedo a proclamar la verdad aunque silencio avisen:

Nunca fueron tan pocos y nunca tan necesarios.

Reflexiones tras el debate
Arturo Moreno Garcerán https://rebelionenlagranja.com 26 Octubre 2020

Hay que dejar pasar unos días para tener un criterio maduro sobre el debate de la moción de censura y sus consecuencias. Vaya por delante que los que consideraban la moción de censura como “una pérdida de tiempo “ o “una tomadura de pelo”, se han equivocado porque gracias a la moción presentada ( acto de valentía e independencia ) hemos asistido a un debate político necesario en una España devastada por la crisis sanitaria , económica , social, territorial y constitucional ( sin olvidar la educativa y la financiera, que viene por el incremento de la morosidad ).
Una crisis, en suma, nacional, gestionada por un Gobierno incompetente y maligno que, no satisfecho con haber precipitado al país “al liderazgo“ de las peores cifras en Covid por muertos y en desplome del PIB, deuda, paro, déficit en Europa y países de la OCDE, ha puesto en cuestión la Monarquía Parlamentaria, el fundamento de la democracia que es la división de poderes y la independencia judicial, gobierna con sediciosos convictos, populistas antisistema y terroristas de segunda generación, etc, etc .

Por lo tanto, ¿había materia o no para articular una moción de censura ? ¿O bastaba con seguir haciendo una preguntica en la sesión de controlo semanal en el Congreso ?

La España sin pulso político se precipita hacia el colapso político y económico. Por lo tanto es un acto oportuno y de valor, a mi juicio, presentar una moción de censura, medida crítica proporcional a un momento excepcional. No importa tanto el resultado, que ya se sabía de antemano. Estupendo: se ha perdido con estrépito, se han quedado solos, pero qué bien que hayan tenido el valor de llevar al órgano donde reside la soberanía popular la voz de censura que manifiestan muchos españoles. ¡¡Que derrota tan noble y bienintencionada!! ¡¡Ante tanto tacticista y cortoplacista, alguien que todavía Actúa como Piensa!!

No olvidemos que las únicas batallas que se pierden seguro son las que no se dan, y además, de tanto perder, cuando se gana, se hace con humildad y grandeza.

Todo el que me conoce sabe que soy una persona más bien de centro, moderada y. siempre liberal. muy vinculado al PP desde la sombra (por decisión de quién fuera). Me separan de Vox muchas cosas, la principal, la posición sobre Europa, no solo por los valores y la Cultura Europea sino porque creo que es una gran red de seguridad para un país como España con problemas evidentes de ruptura territorial y con una situación económica y social que sin los Fondos europeos y otras ayudas sería de quiebra técnica y eterna.

Por lo que he podido ver en el discurso de Abascal, signo de inexperiencia, hay un batiburrillo de asuntos que, si no sabes graduar deslindando y jerarquizando lo principal de lo accesorio, aparecen como una ristra: “ Soros “, Franco, Hitler (por favor ni nombrarlo ) etc que confunden, son objeto de chanza y crítica y desvirtúan el contenido del discurso .

Desde el punto de vista mediático y político, gran parte del debate residía en el morbo de la posición del PP sobre la moción de Vox. En otras palabras, el Reto, el Desafío de Vox por la Hegemonía del espacio de centro-derecha, cuya consecuencia más evidente se atisbaba como el inicio de una guerra, es decir, división, confrontación y cainismo entre los dos principales actores del Centro y la Derecha. Es lo que se ha bautizado por un politólogo, Graham Allison, como la “ Trampa de Tucídides “ y hace referencia a las Guerras del Peloponeso, narradas por Tucídides, cuando Esparta (potencia emergente ), declara la guerra a Atenas (que ostentaba un liderazgo declinante ). Ganó Atenas. Hay muchos ejemplos en la Historia, el más claro ahora es China ante EEUU. Digo todo esto para situarnos ante el marco mental de lo que pasò en el debate.

Efectivamente, a Casado, “en el consenso mediático” se le reconoce -por lo que leo- una actuación brillante oratoriamente y consciente de lo que se jugaba. Ahora bien, es chocante que lo que podíamos entender como“ los Imperativos Categóricos“ de todos los Partidos de Izquierdas y sus terminales mediáticas, se deshagan en elogios por su manifiesto distanciamiento de lo que llaman la ultraderecha. Como también, no deja de ser pintoresco, que coincida el voto del PP, aunque claramente por otros motivos, con el voto sustanciado por el Gobierno y sus aliados de Bildu y los separatistas. En fin es una tautología más, que se querrá banalizar como una mera coincidencia sin importancia. A este Consenso Mediático, cuyo epicentro y raíz radica y se expande en terminales izquierdistas – subrayo la Sexta – se adhieren periodistas acreditados de habitual buen juicio y cultura encuadrados en el establishment social del país ( que incluye también a la CEOE: ahí está nuestro Garamendi firmando acuerdos con el Gobierno y otros empresarios del IBEX/BOE ).

Como es difícil que sea de otra forma, el PP y Casado son parte de ese statu quo, de ese entramado, de ese abrevadero donde calman su sed mundana actores principales y secundarios.

Y la Nación, ¿donde está ? La gente, el pequeño comerciante que sufre el doble virus en lo sanitario y en lo económico, los jóvenes con el 43.7 % de desempleo juvenil el más alto de Europa, los profesionales que ven mermados sus ingresos o que se desesperan ante la falta de expectativas para ellos y sus hijos etc, etc etc,… en definitiva, la Patria, tú y yo, Nosotros. “Si abrí los ojos hasta desgarrármelos para ver el rostro duro y terrible de mi Patria, me queda la palabra “- decía el poeta Blas de Otero.

¿Qué Futuro nos aguarda?

Siempre ha habido, en toda la historia, un juego entre bastidores en defensa de intereses. Hoy distintas fuerzas, desde distintos ángulos, coinciden en preservar el statu quo.

Creo que España necesita una profunda renovación nacional. Y es la hora de tomar posiciones. La Patria somos nosotros, nuestra historia, nuestra Cultura, nuestras Generaciones. Es Tierra de los Padres pero, sobre todo, Tierra de los Hijos, como reverberaba D . Miguel de Unamuno. En la vida siempre hay dos caminos, el fácil y el difícil. Es recomendable coger siempre el segundo.

Puede que, ya en la sesentona, no haya aprendido mucho de la vida, pero sigo pensando que la Coherencia, si se sabe ejemplarizar, acaba ganando. Que “La Razòn acabará por tener Razòn.”

Bien. Abascal se ha quedado solo, pero a mucha gente no le ha gustado nada ni el Tono empleado hacia el Partido que te ha permitido, sin exigirte puestos, solo principios, gobernar gratis en Madrid, en Andalucía y en otros muchos sitios, ni le ha gustado el elogio interesado hacia el PP de toda la izquierda, política y mediática. Ni que el voto del PP coincidiera, caprichos del destino, con los de la gentuza.

La Abstenciòn es “un espacio polisémico“ que daba lugar a interpretaciones más ricas.

En fin, quedaría mucho por hablar, pero quería responder a la reflexión de Dionisio, sobre la vileza necesaria y emulativa (canallas, mentirosos, Judas) de líderes superpuestos e intercambiables en su maldad, mezquindad y mediocridad “para que todo siga igual“.

Pues mirad: el único atractivo un poco diferencial de Vox, sin olvidar sus taras, es la escoba, la ruptura de los “ Status quo “existentes que nos han llevado a la ruina y a la depravación. ¿Por qué pensar que la política debe ser una profesión para chulos, interesados, “de gente capaz de cualquier cosa“, una profesión de malotes, de “entrañables“ hijos de puta, de gente sin principios, aunque implore los Principios como Agua Bendita cada dos por tres, de gente que no cree en nada, sólo en llegar a cualquier precio? ¿Por qué ? Porque existe ese cliché, ese estereotipo del político. Pero qué cambio de paradigma no habría si gente con hombría -es decir, capaz de soportar tentaciones por un lado y los sufrimientos por otro- fuera capaz de coger las riendas, elevar el nivel, seguir siendo ellos mismos, con poder o sin él, gente acostumbrada a perder y a ganar.

Decía Mandela que el secreto de la vida es levantarse una vez más que las veces que la vida te ha lanzado a la lona. Hoy nuestros hermanos, nuestros amigos y nuestros hijos, muy especialmente, miran de frente al naufragio nacional con inquietud y un comprensible miedo y cierta frustración. ¿Dónde está España?. Y aunque (decía Twain) “ es más difícil engañar a la gente que convencerla de que ha sido engañada”, yo creo que por primera vez la gente va a acudir a la verdad desnuda, no se va a dejar condicionar y va a actuar con autenticidad, desdeñando los enjuagues.

Ya que hablo de Mandela, termino instintivamente con él. Estuvo 27 años en la cárcel y leía todas las noches un párrafo de un poeta inglés, William Ernst Henley, que decía: “ En la noche que me envuelve / negra como un pozo insondable/ doy gracias al Dios que fuere por mi alma inconquistable….Ante las puñaladas del azar si bien he sangrado jamás me he postrado….No obstante la amenaza de los años me halla y me hallará sin temor. Ya no importa cuán recto haya seguido mi camino / ni cuantos castigos lleve / a la espalda . Soy el amo de mi destino / Soy el capitán de mi alma .


Recortes de Prensa   Página Inicial


























































































































































































































































































































































































































































































































 

 

 1  1