Asociación G. para la Libertad de Idioma
AGLI

La Coruña, España

R.N.Asociaciones: 80.224, CIF: G-15200553, CCC-IBAN: solicitar via email
Dirección postal: solicitar via email
    e-mail: agli-geocities.com   agli.geo-yahoo.com  
(no olvide cambiar - por  @)
www.libertadidioma.com

Desde 1.988 defendiendo los derechos humanos y constitucionales
de los que hablamos el idioma español.
Si no hemos conseguido mucho, es muy probable que una parte de la culpa sea tuya.

 


Una         opinión crítica contra los nacionalismos

En         Defensa de los Derechos Constitucionales de los que hablamos el Idioma         Común Español
 

FelñFiRecortes de Prensa    Última actualización 24  23  22  21  20  19  18  17  16  15  14  13  12 (act)  11  10  9  8  7  6  5  4  3  2  1  31  30 (act)  29 (act)  28  27  26  25 
24  23 (act)  22 (act)   21  20  19  18 (act)   17  16 
Los recortes de ayer al final de la página
  
******************
 

Lenguas inútiles - Y ahora Ucrania, tomad nota idiotas!!

 

Euro and Europe doomed by Spain's inefficiency
AGLI Editor. 22 August 2012

The Spanish government has no intention to attack the intrinsic inefficiency problem, otherwise it should already have abolished the laws of  regional languages. This measure  would destroy inefficiencies affecting market, work force, education, legal, procedural, health, security systems and more. This measure has no cost, and benefits are outstanding.

Spain has seventeen regional governments partitioning the country with laws and languages. Therefore, the disassembly of the regional system, by abolishing the laws of the regional (and many local) governments and reducing the redundant government employees is also compulsory. This measure means a heavy social cost, two million people should be laid off, but the private sector could recover and start creating productive jobs. As a byproduct, professionals of politics would probably disappear (as they are the problem). 

Spain will sink the Euro and Europe unless it returns to common language and law.
AGLI Editor. 22 August 2012 

The deep problems of  Spain's economy are paving the way to the destruction of the Euro and Europe and the Spanish governments have no intention to fix their problems, otherwise the first measure with zero cost, returning to the spanish common language by abolishing all laws of  regional languages, should already have been taken. 

Basically, the inefficiencies of the governments and the unnecessary expenses are so high that no tax system can survive after the depletion of its citizens. 

Spain has a multitude of regional governments (seventeen) with many of them using different regional languages instead of the Spanish, and consequently the country is divided by laws and languages, the work force can't move unless families surrender themselves and the education of their children from their mother spanish language to the regional languages, government employees are valued more for their knowledge of the regional language than anything else, enterprises have to cope with many different and opposing laws written in different regional languages, and have to translate their operating  business systems to them. 

Therefore, should the Spanish government have any intention to fix the problem, the first measure should have been to abolish all the laws concerning regional languages, letting the Spanish be the common language. This measure  would destroy many inefficiencies affecting market, work force, education, legal, procedural, health, security systems and more. This measure has no cost, on the contrary benefits are absolute neccesity. 

The second measure should be the disassembly of the regional systems, abolishing the laws of the seventeen regional (and many local) governments and reducing the redundant and unnecessary government employees. This measure has a very heavy social cost, around two million people should be laid off, but by reducing those, unnecessary expenses, the private sector could recover and start creating productive work. As a byproduct, the superfluous class of professionals of politics would probably disappear (they are the problem).




La colección de 'El valor económico del español', un homenaje a nuestro idioma
Fundacion Telefonica 3 Marzo 2017

 

Descárgatelos gratis http://email.fundaciontelefonica.com/re?l=D0Ilily6zI5ztd4nnIh

Descárgatelos gratis

Esta ambiciosa obra analiza la importancia que tiene el español como activo de las empresas que impulsa su internacionalización en mercados donde se habla el mismo idioma.

¿Sabías que las industrias culturales en español aportan hoy más de 30.000 millones de euros anuales? ¿Y que nuestra lengua es la tercera en la Red y que el 7,9 % de los usuarios de Internet se comunican en español?

Son datos extraídos de la investigación 'El Valor Económico del Español', formada por 14 títulos, una ambiciosa investigación sobre la cuantificación económica de nuestra lengua, como una forma de lograr que apreciemos el valor cultural de este activo hablado por una comunidad formada por más de 500 millones de hispanohablantes.

Te recordamos que en nuestra web están disponibles los 14 títulos gratuitos que conforman 'El Valor Económico del Español':

Atlas de la Lengua española en el mundo. Presentación gráfica y didáctica de la situación del español dentro de la riqueza y diversidad del universo de las lenguas. En 2016 ha salido la tercera edición revisada y ampliada de la obra.

Lengua, empresa y mercado. Analiza la importancia del español como activo que impulsa la internacionalización de las empresas en mercados que hablan el mismo idioma.

El futuro del español en EE.UU: La lengua en las comunidades de migrantes hispanos. El español es la 2ª lengua más hablada en Estados Unidos gracias a que las segundas generaciones de inmigrantes la mantienen como segunda lengua tras el inglés, un hecho novedoso en la historia de este país, conocido por ser un “cementerio de lenguas”.

El español, lengua de comunicación científica. Este libro analiza los aspectos cuantitativos y cualitativos del español como lenguaje científico y tecnológico.

El español en las relaciones internacionales. Un recorrido por la presencia del español en foros y organismos internacionales y su futuro en el mundo globalizado.

Valor económico del español. Compendio de conclusiones de la primera parte de la investigación sobre la proyección del español en tanto que lengua de comunicación internacional.

El español en los flujos económicos internacionales. Más de 500 millones de hablantes hacen del español un importante ‘puente económico’ sobre el Atlántico.

Economía de las industrias culturales en español. El español como lengua global aparece como un importante motor del desarrollo de las industrias culturales.

Lengua y Tecnologías de la Información y las comunicaciones. Existen vínculos lingüísticos en el patrón geográfico de internacionalización de las operadoras de telecomunicaciones.

El español en la Red. El informe analiza la presencia de páginas web en español en la Red y las consecuencias que Internet tiene sobre la vida de las lenguas.

Emigración y Lengua. El papel del español en las migraciones internacionales. Estudia el efecto que tiene una lengua como el español en los procesos de decisión y en los resultados laborales y sociales del emigrante.

Las Cuentas del Español. Aborda uno de los aspectos cruciales de este ambicioso proyecto: la cuantificación del español en términos como el PIB o el empleo generados en la economía española en los últimos años.

La economía de la enseñanza del español como lengua extranjera. La enseñanza del español a hablantes de otras lenguas genera empleo y valor añadido.

Economía del español. Una introducción. Introducción del proyecto de investigación ‘Valor Económico del español’ que cuantifica la actividad productiva o de intercambio que la lengua aporta a la economía.


**************
Boletín AGLI nº25 (Nov 2011)

*******

Si te importa España, diez acciones indispensables
Nota del Editor 1 Noviembre 2011

  la lengua española para unificar mercado, educación, sanidad, justicia, legislación, seguridad, anulando toda la legislación sobre lenguas regionales.

 desmantelar el tinglado autonómico.

3ª  deshacerse de la enorme casta de profesionales de la política

4ª  simplificar y reducir el enorme aparato burocrático y millones de funcionarios

5ª deshacerse del intervencionismo de un estado ineficiente y depredador de los recursos de la clase media

6ª deshacerse de un estado indoctrinador y comprador de votos de unos con dinero de otros

7ª  arreglar un sistema educativo desastroso con menos medios y más responsabilidad

8ª  educar en valores humanos a una sociedad indoctrinada y adormecida

9ª liberalizar y optimizar un mercado fragmentado e ineficaz

10ª arreglar una justicia irracional, politizada, lenta, incompetente e irresponsable con menos medios y más responsabilidad

******

El Nacionalismo Obligatorio en las Aulas
Por Ernesto Ladrón de Guevara y Arbina.

A LAS PERSONAS QUE HAN SACRIFICADO SU BIENESTAR PARA HACER PREVALECER LA VERDAD
(Vitoria, año 2011)
394 páginas

www.educacionynacionalismo.com

******
La "normalización lingüística", una anormalidad democrática. El caso gallego
Dedicado "A todos aquellos que piensan que los idiomas se hicieron para las personas y no las personas para los idomas"
Manuel Jardón     (1.284KB, formato .pdf)  Nota: si no consigue descargar el libro completo, pulse el botón derecho de su ratón y
seleccione "Guardar destino como" en
Internet Explorer o "Guardar enlace como" en FireFox.

Por la normalización del español: El estado de la cuestion, una cuestion de Estado.
FADICE      (747KB, formato .pdf )

Manifiestos:
POR LOS DERECHOS LINGÜÍSTICOS EN GALICIA
POR LA LIBERTAD DE ELECCIÓN DE LENGUA EN LOS CENTROS DE ENSEÑANZA DE GALICIA

Índice General

Recortes de Prensa   24 abril 2017
Boletines
Artículos y Conferencias
Bibliografía  
 Legislación
Enlaces/links
English
© Copyright

Del libro de Manuel Jardón

"A todos aquellos que piensan que
los idiomas se hicieron para las
personas y no las personas
para los idiomas"

La "normalización lingüística",
una anormalidad democrática
El caso gallego

Recortes de prensa de ayer

     
AGLI Recortes de Prensa   Lunes 24 Abril 2017
Dijsselbloem pide al Gobierno y a la Comisión aclarar el PIB
Roberto Centeno, J. Laborda, J.C. Bermejo, Juan Carlos Barba. elconfidencial 24 Abril 2017

Hace unos meses, los profesores y economistas abajo firmantes calculamos el PIB real de la economía española, valorando los componentes del mismo a través de las estadísticas oficiales y por las tres vías de cálculo posibles. Desde la perspectiva de la producción, con los valores añadidos obtenidos en las encuestas sectoriales de servicios, industria y construcción. Desde la perspectiva de la renta, con los datos de renta disponibles de la Agencia Tributaria. Y desde la perspectiva de la demanda, a través de las encuestas de demanda del propio INE. Una metodología que ha sido validada por el Instituto de la Economía Mundial de Kiel, el centro de análisis económico más prestigioso de Alemania.

Ante una discrepancia tan enorme como injustificada de la deuda pública, ni la AIReF, que está precisamente para eso, ni la Comisión Europea lo han investigado

El detalle de este estudio que demuestra que el PIB oficial está sobrevalorado en un 17,5% fue enviado a la Comisión Europea, al Europarlamento y al Eurogrupo, solicitando que ante la gravedad de las consecuencias para la economía española y para toda la eurozona, fuera auditada por Eurostat la contabilidad nacional de España desde 2008 a 2015. En la Comisión Europea, su vicepresidente, Valdis Dombrovskis, y Pierre Moscovici, comisario económico, nos agradecieron nuestra aportación, pero prefirieron, y más en año electoral, mirar como siempre para otro lado, alegando que sus estrechos contactos con las instituciones españolas —las responsables de la manipulación— garantizaban su veracidad (???).
Pinche aquí para leer la carta de respuesta de Dijsselbloem. http://www.ecestaticos.com/file/05b52a51107e2915bd7cd7ff20e3218a/1492960282-letter-peg-spanish-national-accounts.pdf

Justo al contrario, el entonces presidente del Europarlamento, Martin Schulz, se mostró muy interesado y nos aseguró que, dada la gravedad de los hechos, pediría un informe a la Comisión de Asuntos Económicos y Financieros. Lamentablemente, su dimisión para participar en las elecciones alemanas de septiembre no lo permitió. En la misma línea que Schulz, se ha mostrado el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, que nos respondió el 24 de marzo, afirmando que, aunque el tema no era competencia del Eurogrupo, sus conclusiones eran tan graves que las haría llegar a las autoridades españolas y comunitarias pidiendo su análisis y seguimiento.

Por otro lado, el Instituto de Kiel se dirigió oficialmente al INE hace cinco semanas, como responsable de la contabilidad nacional, solicitándole una explicación sobre las enormes discrepancias entre nuestros cálculos y la versión oficial, dado que nuestra metodología es correcta y nuestras cifras, válidas. El INE, a pesar de estar obligado a responder, ha dado la callada por respuesta. Hemos respondido al presidente del Eurogrupo aportando pruebas de la manipulación de las cuentas nacionales y de que Eurostat —en contra de las afirmaciones oficiales— no comprueba absolutamente nada.

Dado que se trata de un tema que afecta al futuro económico de España, hemos decidido hacer pública nuestra respuesta, para que sepan la realidad los millones de españoles cada día más empobrecidos y que soportan los mayores impuestos sobre el trabajo y la familia de todo el mundo desarrollado (OCDE), para financiar el despilfarro y el nepotismo de la clase política más corrupta del mundo desarrollado, donde los partidos del nefasto régimen de 1978 nos impusieron un Estado de las autonomías que eliminó todos los controles y ha devenido en bandas mafiosas dedicadas al saqueo de España; y en particular los pensionistas y las futuras generaciones de españoles que vivirán peor que sus padres por primera vez en siglos, con su futuro arruinado por la mayor burbuja de deuda de nuestra historia.

Esta es la carta de respuesta a Dijsselbloem.
Mr Roberto Centeno, Mr Juan Laborda, Mr Juan Carlos Barba, Mr Juan Carlos Bermejo

Subject: Letters on accuracy of Spanish National Accounts of 24 November 2016 and 13 January 2017
Dear Sirs,
Thank you for your letters. 1 take note of the concerns expressed and your proposal going forward.
This is not a matter for the Eurogroup at this stage. 1 will share your concerns with the Spanish authorities and the European Commission for the appropriate follow-up. 1 understand you are
already in bilateral contacts with the latter.

National accounts in European countries are produced independently by the national statistical authorities on the basis of solid legal grounds (cf. Regulation (EU) No 549/2013 on the European
system of national and regional accounts) that ensure quality and comparability. The national accounts are compiled on this basis by the competent national statistical authority and transmitted
to the European Commission (Eurostat), which, in turn, is applying appropriate quality assurance measures.
Yours sincerely,

Mr Jeroen DIJSSELBLOEM
President
EUROGROUP
Madrid, 21 April 2017

Dear Sir,
Muchas gracias por su atenta carta del pasado 24 de marzo en la que responde a las nuestras de 24 de noviembre y de 13 de enero.

En las cartas citadas expresamos nuestra preocupación por la veracidad de las cifras de la contabilidad nacional de España, que en nuestra opinión y más allá de toda duda razonable infravaloran seriamente la dimensión de la deuda pública española y de la presión fiscal en relación al PIB. En su carta, amablemente nos informa de que a pesar de que el hecho denunciado no entra dentro de las competencias del Eurogrupo, dada su gravedad lo ha hecho llegar a las autoridades españolas y comunitarias para su análisis y adopción de las medidas oportunas. A este respecto, como ciudadanos españoles y en consecuencia víctimas de la mayor ola de despilfarro político y corrupción de Estado y personal jamás conocida, queremos expresarle nuestra más sincera gratitud.

En su carta, señor presidente, afirma que Eurostat “comprueba la cifras económicas de España sobre la base de medidas apropiadas de calidad”. Nada más lejos, hasta ahora Eurostat ha dado por buenas las cuentas públicas más falsas e incongruentes de toda la eurozona. Adicionalmente, la Comisión Europea ha ignorado los reiterados incumplimientos de los objetivos macroeconómicos, olvidando su obligación de hacer cumplir el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, lo que los convierte en colaboradores necesarios en la gigantesca burbuja de deuda ya imposible de devolver, que arruinará a las próximas generaciones de españoles durante no menos de 50 años.

Es por eso, señor presidente, que creemos imprescindible desmontar la gigantesca mentira del supuesto control por Eurostat de las cifras y de la supuesta vigilancia intensiva de la Comisión Europea, algo que si no se corrige de inmediato puede acabar con la eurozona tal como la conocemos actualmente. Lo ocurrido con Grecia, que entre 1999 y 2004 manipuló sistemáticamente sus cuentas nacionales sin que ni Eurostat ni la Comisión objetaran nada, fue un antecedente que todos recordamos.

Si Eurostat comprobara, como afirma, la veracidad de las cifras, hace ya muchos años que habría puesto fin a la escandalosa manipulación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), donde se improvisan a bulto cada año las cifras de ingresos para cuadrar el objetivo de déficit, con un grado de mendacidad que supera incluso lo sucedido con Grecia. Entre 2008 y 2015, el Estado ha recaudado 100.000 millones menos de lo presupuestado, y gastado 240.000 millones más. A pesar de eso, Eurostat ha dado siempre por buenas las previsiones del Gobierno, y la Comisión ha aceptado siempre que España incumpliera los objetivos de déficit comprometidos durante nueve años consecutivos —2008 a 2016—, sin importarle la magnitud de la diferencia con los objetivos siempre ampliados de déficit.

Eurostat no verifica absolutamente nada. El crecimiento oficial en 2012 fue del -1,7%, cifra validada por Eurostat, aunque era manifiestamente falsa, y así lo denunciamos entonces las personas que firmamos esta carta. Tres años después, en 2016, el INE redujo la cifra al -2,9%, un 'error' del 70% que Eurostat no pudo o no quiso detectar. En 2013, de nuevo Eurostat validó 'as usual' la cifra del Gobierno, que sería reducida por el INE en 2016 en un 40%. En total, la autoridad estadística (INE) ha corregido el crecimiento del PIB desde 2009 a 2013 —y faltan las correcciones desde 2014— con unas diferencias anuales siempre a la baja de entre 0,5 y dos puntos de PIB, por un total de 40.000 millones de euros. ¿Cómo es posible que Eurostat no detectara falsificaciones tan colosales?

Y a día de hoy, el Gobierno afirma que en 2016 por primera vez se ha cumplido el objetivo muy ampliado de déficit —el 2,8% presupuestado al 4,6%—, y sin embargo existen graves discrepancias que el Gobierno no ha explicado. El déficit del Estado ha sido reducido falsamente en el 0,33% del PIB, exigiendo un adelanto del impuesto de sociedades de 2017 por unos 3.000 millones y no devolviendo 650 millones retenidos de IRPF. El déficit de la Seguridad Social se valora en 18.064 millones, cuando para pagar las pensiones ha sido necesario sacar 20.136 millones del fondo de las mismas. Solo con estos dos conceptos, el déficit ha sido del 5,06% del PIB oficial. A las comunidades autónomas se les asigna un déficit de 9.155 millones, cuando han recibido 26.000 millones de euros de préstamos. ¿Cómo Eurostat no exige explicaciones inmediatas?

En la carta que hemos recibido de la DG ECFIN, la Comisión afirma que “vigila estrechamente la situación económica y presupuestaria en España, en el contexto de procedimiento de déficit excesivo”. La realidad es que la Comisión hace caso omiso de sus obligaciones, ya que ha permitido al Gobierno de España endeudar a la nación en 592.000 millones de euros en cinco años, lo que representa el mayor incremento de deuda en términos de PIB en tan corto periodo de nuestra historia, ignorando las reglas del Pacto de Estabilidad. Adicionalmente, el Target2 se ha doblado del 16% en 2011 al 33% en 2016, año récord en que este pasó de 220.000 millones de euros a 362.000 millones, lo que pone en cuestión la solvencia de todo el sistema financiero español.

Cuando se les denuncia una discrepancia, perfectamente detallada y analizada, del 17,5% del PIB español, ¿no cree, como nosotros, señor presidente, que al menos la respuesta de la EC debería incluir los detalles correspondientes que lo rebatan según los criterios de coherencia y transparencia que marca el reglamento de la Unión Europea? Deberían hacerlo; es su obligación. ¿Por qué no lo hacen? Porque saben que los resultados del estudio significarían aceptar que la deuda total de España, no la PDE, no es del 100% del PIB si no del 168-170%. Como consecuencia, la presión fiscal después de que el Gobierno haya subido o creado 85 nuevas figuras tributarias es hoy del 47%, lo que ha empobrecido gravemente a la mayoría de los españoles y destruido ya a un tercio de la clase media.

Por último, y no menos importante, el sistema de pensiones está quebrado y su supervivencia depende de más endeudamiento. Necesitará este año un endeudamiento de 10.000 millones de euros para mantenerse y 20.000 millones/año a partir de 2018, algo imposible, por lo que más de la mitad de los 9,5 millones de pensionistas pasarán a una situación de pobreza, para poder seguir financiando el despilfarro político, que cada día es mayor.

Para resumir, en España no solo tenemos un problema de tamaño de la burbuja de deuda pública, de la deuda con el eurosistema y del deterioro del sistema de pensiones, lo es sobre todo su espectacular velocidad de crecimiento.

Es obvio que en el momento en que finalice la expansión cuantitativa del BCE, se inicie una subida de tipos o se incremente la aversión al riesgo, España suspendería pagos en pocas semanas. En este contexto, la Comisión Europea no puede convertirse en colaborador necesario de tamaña tragedia, que, además, no evitará ocultando la realidad. El BCE y la Comisión no pueden seguir por más tiempo ignorando la realidad, y alimentando una burbuja de deuda imposible de devolver, cuyo estallido se llevaría por delante a España y a toda la eurozona.

Por ello, y apelando al artículo 6.3 del 223/2009 EU, nos ofrecemos a reunirnos con Eurostat en Bruselas en una fecha a su conveniencia, para discutir cara a cara y con cifras en la mano la veracidad de nuestros cálculos y la situación económica real de España.

Atentamente.
Roberto Centeno, Juan Laborda, Juan Carlos Bermejo, Juan Carlos Barba.

El huracán Lezo
Luis Herrero Libertad Digital 24 Abril 2017

El huracán Lezo, la noticia que ha convertido la Pascua en otra Pasión, ésta de hombres a secas, ha puesto del revés a políticos, empresarios, magistrados, fiscales, periodistas, policías y chivatos. La nómina de víctimas del fenómeno informativo es tan amplia que resulta difícil elegir a los que han salido peor parados. Más allá de lo obvio, yo propongo fijar la atención en dos nombres propios que comparten el mismo delito: haber dejado que pasaran, en sus respectivas jurisdicciones, cosas que nunca debieron pasar.

El primero, Rajoy. Los datos que hemos conocido estos días son concluyentes: él supo desde el año 2007 que Ignacio González era algo más que un presunto chorizo. Se lo dijo Álvaro Lapuerta, tesorero del PP, después de investigar la denuncia anónima que había llegado a Génova alertando de la comisión de un millón cuatrocientos mil euros que OHL le había pagado a González en un banco suizo por mediar en la concesión de una obra pública. Lapuerta llamó a Villar Mir, íntimo amigo suyo, y le preguntó si era verdad. Y Villar Mir -oh, sorpresa- le dijo que sí. No cabía una fuente más autorizada.

Lapuerta se lo contó a Rajoy y Rajoy, especialidad de la casa, se hizo el muerto. Si no había más prueba que la palabra del empresario, y teniendo en cuenta que él no se iba a dedicar a ir contándolo por ahí, ¿para qué meterse en líos? Mejor dejarlo correr y confiar en que las mangancias gonzalescas siguieran siendo indemostrables durante mucho tiempo. Desde entonces, Lapuerta no dejaba de repetir a todas horas que Ignacio González no era trigo limpio -doy testimonio de primera mano- mientras Rajoy permitía que su carrera política siguiera creciendo como la espuma. No olvidemos que llegó a ser presidente de la Comunidad Autónoma de Madrid.

Siete años después, cuando el entonces alcalde de Leganés llevó a Génova más pruebas de la comisión pagada por OHL en Ginebra, Rajoy decidió que no convenía seguir tentado a la suerte y se negó a que González fuera candidato del PP en las elecciones autonómicas de 2015. Eso fue todo. Hasta ahí llegó su abnegada contribución al saneamiento de la vida pública. Ni investigación interna, ni denuncia, ni depuración de responsabilidades, ni escarmientos ejemplares. No, hombre, no. Vaya lío.

A pesar del antecedente, los voceros del partido se empeñan en pregonar que la primera persona en tirar de la manta en el caso Lezo fue Cristina Cifuentes. Asombroso. ¿Acaso no se dan cuenta de que al alabar la diligencia de la presidenta madrileña ponen de manifiesto, por contraste, la inacción perezosa, cómplice y culpable del presidente nacional? ¿En serio pretende seguir diciendo el PP, después de esto, que es el partido que más cosas concretas ha hecho para acabar con la corrupción? El humor negro del concejal Zapata, al lado de ese chiste, parece un juego de niños.

El otro nombre propio arrasado por el huracán Lezo es el del fiscal Manuel Moix. Sigo dándole el beneficio de la duda porque me consta su pericia profesional y su calidad humana. Ardo en deseos de conocer las explicaciones que da para explicar su conducta. Pero entretanto, juzgando lo único que se puede juzgar, que es lo que salta a la vista, no tengo más remedio que llegar a la conclusión de que, en el mejor de los casos, es un perfecto pazguato.

Él sabía de la existencia de una conversación telefónica en la que Ignacio González se jactaba de ser muy amigo suyo. "A ver si podemos poner a Moix en Anticorrupción. Para mí sería cojonudo", había dicho sin saber que la policía le estaba grabando. Sólo por esa circunstancia, y habida cuenta que la mujer del César no sólo tiene que ser buena, sino parecerlo, debería haber actuado con extrema prudencia. Sin embargo hizo todo lo contrario.

Trató de conseguir que liberaran a González de la acusación de organización criminal, puso pegas a los registros de la guardia civil y maniobró para que la investigación judicial no abarcara la época de Ruiz-Gallardón como presidente madrileño. Y lo peor de todo, además, es que hizo esas tres cosas contra toda probabilidad de éxito. Era un secreto a voces que los fiscales que llevaban el caso se iban a negar a acatar sus órdenes y que la discrepancia se tendría que dilucidar en una junta de fiscales en la que él se iba a quedar -como así ocurrió- en franca minoría. ¡Menuda estrategia tan bien diseñada!

Las reglas del juego son implacables y en la vida pública hay una que la gente suele perder de vista con demasiada frecuencia: "Así es, si así parece". Y lo que parece, en este caso, es que Moix ha tratado de ayudar a sus amigos en el PP antes que buscar la verdad de los pufos de González caiga quien caiga. Quiero pensar que no es verdad y que Moix tenía razones técnico jurídicas para actuar como lo hizo. Pero lo que yo piense, francamente, importa un bledo.

España necesita una sublevación moral
Pedro de Tena Libertad Digital 24 Abril 2017

Andábase en los tiempos de la Expo 92 cuando entrevisté a Severo Ochoa en la barra del bar del hotel Colón de Sevilla. Había sido elegido por Manuel Olivencia para formar parte del grupo de asesores de su proyecto. Como un patricio romano, bellamente canoso y de mirada extensa como un imperio, bebía martinis secos, a lo norteamericano. Desolado por la muerte de Carmen, me disparó aquella frase que provocó un gran revuelo: "Si alguien me pegase un tiro, se lo agradecería". Tal era su falta de esperanza. Sabio sin dios, sin amo y sin nación, no tenía necesidad de simular ni de mentir ni de engañar. Intentaron que se retractara. Procuraron culpar al mensajero de una deformación. Escandalizaba que un premio Nobel pidiera la muerte a gritos en la España del PSOE por no encontrar salida razonable y apetecible a su laberinto interior. Pero, hombre cabal, reafirmó lo dicho. Dos meses después entrevisté a Serafín Núñez, alcalde de Barbate, y el caso Guerra ponía patas arriba el tinglado de Suresnes.

El PP de José María Aznar se presentaba como la única esperanza de regeneración económica, política y moral para la sociedad española. Muchos demócratas procedentes de las izquierdas fuimos heridos por la corrupción socialista, que no sólo no ha terminado, sino que se ha extendido. Volvimos los ojos hacia ese centroderecha de raíces liberales que tenía que sentar las bases de una tercera España que no dañara sino que cuidara a sus españolitos. Mal que bien, la economía se salvó, pero la política no se tocó dejando esta gran nación a merced de unos partidos gravemente enfermos. El atentado que nadie explica, el 11-M (fíjense que Francia, por mucho menos, lleva ya dos años en estado de emergencia y aquí ni se sabe quién lo perpetró), terminó con el sueño y dio paso a lo que terminaron siendo pesadillas, los años de Zapatero y la desnaturalización de Rajoy. De nuevo, en este caso, se salvaron los muebles económicos, pero nos estamos yendo a pique en lo político y en lo moral.

España no necesita agradecer a nadie de fuera que le pegue un tiro para terminar de una vez con su atribulada existencia. Tiene dentro de sí voluntarios capaces de ejecutarla sin contemplaciones. Desde la paleoizquierda decimonónica y totalitaria a un PSOE incapaz de reforma y regeneración – que sea Susana Díaz la receta parece un chiste–, pasando por el equipo de un Rajoy atrincherado en el salvémonos como podamos del barrizal en que nos hundimos, la España democrática nacida de la transición, que es la que lo sustenta todo desde su mayoría sensata, no tiene quien le escriba un buen manual de supervivencia.

Por eso es preciso que haya otros voluntarios, los ciudadanos de a pie y la sociedad civil, que nos sublevemos moralmente para hacerlo, después, políticamente. No nos merecemos esto. Pagamos, soportamos, callamos y cuadrillas de desalmados –presuntos ladrones algunos, que no otros–, y alguna otra pandilla de desnortados, llevan la nación al precipicio. Hace falta una sublevación dentro del PP, dentro del PSOE, dentro de Ciudadanos y en otros lares no ya sólo políticos sino sociales e intelectuales. Y hace falta un pacto nacional por el futuro de la democracia española donde no esté presente ninguno de los personajes que nos han llevado a la desmoralización presente. Me niego a considerar –perdóneme don Severo– que lo mejor sea agradecerle a alguien que nos pegue un tiro.

Aguirre, González y el plan B tras no llegar a Caja Madrid
Miguel Alba vozpopuli.es 24 Abril 2017

Fue durante años el triángulo de oro del PP madrileño. Desde hace casi veinte años, los populares de Esperanza Aguirre, pero también los de Alberto Ruiz Gallardón, han vivido a cuerpo de rey atrincherados en los consejos de Telemadrid, el Canal de Isabell II y, obviamente, Caja Madrid, hoy Bankia. Sillones, algunos de ellos, que hoy cercan a Esperanza Aguirre. La corrupción ha ido dejando a la lideresa sin clavos a los que asirse. Púnica, Lezo… Operaciones que van dejando ya una cuantitativa riada de cadáveres alrededor de la ‘dama de hierro’. Francisco Granados, Bartolomé González, Ignacio González. Tres manos derechas que dejan a Aguirre en una situación insostenible. Convertida por los amaños, chanchullos, comisiones y cuentas en paraísos fiscales de sus más estrechos colabores en el López Vázquez de la angustiosa película ‘La cabina’. Y el oxígeno dentro del cubículo se sigue acabando.

Cierto es que no hay papel alguno (todavía, diría un malpensado), de esos dignos de portada, en el que aparezca el nombre de Esperanza Aguirre ligado a un caso de corrupción. Tan cierto como que el personal ya no se traga la tesis de la mujer florero de Ana Mato o la propia infanta Cristina para sonrojarse ante el Jaguar o los millonarios contratos de la trama Noos. No le digas a tu mano derecha lo que hagas con la izquierda, dice el refranero. Y Aguirre ha ejercido de primer estratega en operaciones políticas con Granados y González, manos diestras que han acabado convertidas en siniestras. El primer asaltó se inició en Caja Madrid. Hasta la semana pasada, el gran vértice de la putrefacción del triángulo de oro del PP madrileño.

En aquellos días de derrota del clan Aguirre tras el Congreso del PP de Valencia, González se impacientó, y dicen que le dijo a la presidenta que quería dejarlo, que eran ya muchos años en la trinchera y había llegado el momento de preocuparse por el futuro de los suyos haciendo algún dinero, y que para eso ningún sitio mejor que Caja Madrid. En la planta 23 de una de las torres inclinadas de KIO, cherchez los Albertos y el caso Urbanor, residía Miguel Blesa, un señor que, desde que el dedo omnipotente de Aznar le colocara en el cargo, llevaba ya 12 años al frente de la cosa. Don Miguel tampoco era un experto en hacer amigos. En la Real Casa de Correos todo el problema consistía en esos días de 2008 en quitar a uno para poner a otro. Y como con la Ley de Cajas madrileña en vigor los asaltantes (Aguirre y González, al frente) tenían escasas posibilidades de éxito, deciden cambiar la Ley y listo. Asunto concluido. Podrían haber apelado, siquiera por guardar las formas, a las dificultades por las que atraviesa la Caja, metida en charcos inmobiliarios varios, pero no lo hacen tal vez intuyendo que por esa vía sería necesario jubilar al 95% de los capos de Cajas y Bancos. Lo sorprendente es que Aguirre compró ese planteamiento, tan escasamente liberal, tan malo en lo ético como en lo estético, como si relevar al presidente de Caja Madrid fuese tan sencillo como cambiar al consejero de Deportes de la Comunidad. Y Nacho González comenzó a actuar como sabe, como la Acorazada Brunete, moviendo a su antojo los peones de la Comunidad en los órganos de Gobierno de la entidad. Por las bravas. Muy lejos de las formas con que Aznar desalojó a Jaime Terceiro de la Plaza de Calenque.

La red estaba tejida para el desembarco de González en la caja madrileña. Su hermano Pablo era director de Inversiones en Energía, Tecnología e Infraestructuras de Bankia y miembro de varios consejos de administración, en algunos de ellos en representación de la entidad, durante el asalto. Su cuñada Carmen Cavero fue consejera de Bankia (en situación actual de imputada) y de su filial para participaciones industriales Caja Madrid Cibeles y socia de Subastas Segre. Mayte Jiménez, esposa de Salvador Victoria, el sustituto de González al frente del Canal de Isabel II, fue nombrada consejera de Caja Madrid Pensiones, empresa participada por Bankia, el 9 de junio de 2009. Todo estaba preparado para que González tomase posesión del despacho de la marca del oso entre oropeles y servidumbres. Pero ganó el otro frente, que contó con el beneplácito de Rajoy. Llegó Rato y empezó a tomar decisiones. Pablo, el hermano de Nacho, salió de la entidad con cajas destempladas tras un ruidoso enfrentamiento interno con el ‘genio’ del milagro económico del gobierno Aznar. Caja Madrid, ahora Bankia, estaba ya condenada por aquella pelea interna del PP. “Quién sabe si González (Nacho) no hubiera llevada a la entidad a un agujero negro mayor que el de Rato”, sostenía estos días un banquero tras conocerse la detención del ex presidente de la Comunidad de Madrid.

Para apoyar la tesis, solo hace falta tirar de hemeroteca. Francisco Granados asegura en una conversación telefónica con un periodista que Ignacio González conocía perfectamente el funcionamiento de las tarjetas black en Caja Madrid. “Sabía los sueldos de todo el mundo, cómo era el sistema de remuneración, porque como presidente in pectore, tenía negociado todo”, asegura Granados en esta conversación telefónica interceptada por la UCO, la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil. En esta conversación, que dura más de 30 minutos, Granados insiste en que Nacho González “auditó la caja de arriba abajo, se reunió con todos los Consejeros y negoció con ellos los sueldos de cada uno”.

En concreto, el que fue número dos de Esperanza Aguirre, acusa a Pablo Abejas, el exdirector general de Economía de la Comunidad de Madrid como uno de los más “escandalosos en el uso de estas tarjetas”. Según Granados, “la persona para negociar todo en la caja era Abejas (Abejón le llama), los puestos para uno y para otro y cuanto se llevaban “El Abejón y el José Ricardo”. “Cuando Nacho quiso ser presidente de Caja Madrid, continua Granados, Pablo Abejas fue el hombre que negoció todo con los sindicatos y partidos en nombre de Nacho”.

Fracasada la operación Bankia, y una vez estallada la burbuja inmobiliaria, y secados los pozos de obra pública, y en espera de dar la bienvenida a míster Adelson con su Eurovegas, el Canal de Isabel II se mostraba como el bussines plan más rentable. La imposibilidad de privatizarlo mediante su venta directa a capitales privados por incomparecencia de compradores dispuestos a pagar el precio estimado por la tasación realizada por BBVA, Rothschild, KPMG, Tinsa, American Appraisal y el despacho de abogados Cuatrecases, fue el primer contratiempo importante del tándem Aguirre-González. Entonces se abrieron otras vías. En 2008, la Asamblea de Madrid aprobó la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas que abría la posibilidad de la creación de una sociedad anónima responsable de la gestión del ciclo integral del agua en la Comunidad de Madrid, Canal de Isabel II Gestión, S.A. Empresa (49% con inversores privados) que empezó a operar el 1 de julio de 2012, tras ser aprobada su constitución por el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Las alfombras, por lo que estamos conociendo tras el inicio de la Operación lezo, llevaban ya tiempo acumulando irregularidades en la empresa madrileña de aguas alrededor de la familia González. Sirva como ejemplo la operación del campo de golf en las instalaciones del Canal en Chamberí en manos del hermanísimo Pablo y su cuñado (José Juan Caballero, marido de Isabel Gema González), a través de la sociedad Tecnoconcret. Con ellos aparecen en escena todo tipo de maniobras sobre bienes del Canal. Pero también resultan extraños los millonarios contratos de publicidad con Carat –vinculada a Miguel Ángel Rodríguez- o que la selección de personal se encomiende a una socia de la esposa de González en Subastas Segre, Cecilia Domeq, a través de Magallanes Consultores de Dirección.

Más grave. Álvaro de Ulloa y Suelves –marqués de Castro Serna y uno de los pocos ex consejeros de Bankia que no ha sido, hasta ahora, imputado- fue repescado tras dejar la entidad financiera como director gerente del ente público Canal de Isabel II por Ignacio González. Anteriormente ocupó distintos cargos en Banco de Extremadura, Banca Garriga Nogués y en Banco de Madrid. Fue consejero y director general de la Sociedad de Crédito Hipotecario Mutual. Álvaro Ulloa es amigo de otro noble, el conde de Murillo, o sea Fernando Ramírez de Haro, marido de Aguirre, quien actúo como testigo de la boda de Ulloa con su primera mujer, Ángela María de Solís-Beaumont y Téllez-Girón, duquesa de Arcos.

Además para encargar informes ¿en quién confiar?: en empresas donde haya alguien de la familia. El estudio de la viabilidad jurídica del Plan B privatizador –una vez el mercado quedó seco sin compradores de agua-, ergo la empresa Canal Isabel II Gestión, se encargó a Cuatrecasas, casa de la cuñada Pilar Cavero, tras una minuta de un millón de euros.

Las hojas de las tropelías en la empresa de aguas madrileña parecen ocultar un bosque de mayor espesor: el de una posible financiación irregular del PP madrileño. En el auto de prisión, conocido en la madrugada del pasado viernes, el juez Eloy Velasco le atribuye a Ignacio González el haber exigido a la Agencia Informática de la Comunidad de Madrid (ICM) un millón de euros para "sanear las cuentas del PP de Madrid". El magistrado enmarca este hecho en la presunta financiación irregular del partido que capitaneó durante años Esperanza Aguirre y que constituye una de las líneas de investigación abiertas en la operación Lezo.

El proceso lo seguirá viendo Aguirre desde su sillón en el Ayuntamiento de Madrid. “Allí sí que me estoy divirtiendo mucho”, asegura con ese brillo malicioso en la sonrisa de quien disfrutaba de las meteduras de pata variadas de la alcaldesa Manuel Carmena. Su estilo de gestionar, incluso su ideología, queda reflejada en aquella frase que decía a sus amigos cuando empezaron a surgir las primeras sospechas de corrupción en la Comunidad de Madrid: “Y dime, Fulano, ¿tú crees que Granados es un corrupto…?”. La lista ahora se incrementa con Ignacio González ante una Aguirre que sigue jugando al papel de sorda y ciega.

@miguelalbacar

El pucherazo de la discordia
MANUEL ÁLVAREZ TARDÍO y ROBERTO VILLA El Mundo 24 Abril 2017

EN UNA de las páginas más sugestivas de Pensar el Siglo XX, obra que recoge los diálogos entre los historiadores Tony Judt y Timothy Snyder, este último afirma: "La responsabilidad ética fundamental de la historia consiste en recordarle a la gente que las cosas sucedieron en realidad". A lo que Judt matiza con su perspicacia característica: la tarea de "descripción" es "crucial" para el historiador, pero "una segunda responsabilidad" consiste en "escribir la historia como la vemos, por poco atractiva que resulte al gusto contemporáneo". Y esto debe ser así aun a riesgo de que se produzca una "apropiación abusiva" de nuestro trabajo.

La historia política de la Segunda República ha sido y será objeto de debates públicos, aunque sólo sea porque hubo una Guerra Civil que a menudo se proyecta hacia atrás y lo contamina todo. Tampoco, por otra parte, es fácil asimilar la complejidad del período y abstenerse de la tentación memorialista. Los historiadores, hijos de su tiempo, no son ajenos a esto. El rigor les exige distinguir la opinión política de la investigación, si bien no siempre lo hacen y algunos optan por una deliberada mixtificación. Ésta se percibe con descaro cuando aparecen nuevas investigaciones que cuestionan ciertas creencias predominantes. No obstante, los historiadores tenemos la obligación de contar lo que sucedió, apoyados en fuentes contrastadas y, como decía Judt, sin ceder a la tentación de orillar las cuestiones controvertidas.

Eso es precisamente lo que hemos hecho al investigar las elecciones generales de 1936, las últimas de la Segunda República y, por ello, sometidas a un intenso debate político desde la Guerra Civil. El único y meritorio estudio de conjunto, el de Javier Tusell, era un trabajo de sociología con fuentes tan restringidas que, por fuerza, dotaron de provisionalidad a sus conclusiones. Por tanto, estábamos muy lejos de conocer todo lo que pasó. Carecíamos de una historia política completa de aquel proceso electoral que trascendiera las simplificaciones y los relatos unilaterales, y que cancelara una serie de percepciones heredadas de la batalla de la propaganda sostenida durante la guerra y después. En ese sentido, el libro que acabamos de publicar, 1936. Fraude y violencia en las elecciones del Frente Popular (Espasa), fruto de una laboriosa investigación de años, presenta la historia de aquellos meses con toda la complejidad que la caracteriza, sin aspavientos y sin entrar en debates acientíficos y extemporáneos.

Una primera reacción ante su publicación ha consistido en señalar que el fraude y la violencia durante esas elecciones ya era conocido, y que ambos factores demuestran la inevitabilidad de la Guerra Civil e, incluso, legitiman la Dictadura de Franco. Era previsible, pero ni lo uno ni lo otro es cierto. Primero porque en Historia nada es inevitable, ni pueden omitirse con interesada ligereza los meses que transcurrieron entre las elecciones y el inicio de la guerra. Y segundo porque ningún estudio había reconstruido de forma minuciosa y completa la relación entre recuento, violencia y cambio de gobierno entre el 16 y el 22 de febrero. Por supuesto, continuaba pendiente determinar el fraude y su impacto en los resultados electorales.

Otra reacción ha venido de quienes consideran que no hay nada que investigar de aquellas elecciones si esto puede debilitar su interpretación sobre el papel que jugó en ellas la izquierda republicana. Para ellos, la investigación y sus pruebas son lo de menos. No aspiran a mejorar el conocimiento de ese convulso pasado sino a mantener prietas las filas en torno a una interpretación que preserve la icónica figura de Manuel Azaña, y mantenga vigente una imagen esperpéntica del papel de los conservadores y el centro-derecha republicano.

A nadie debería sorprender esta reacción. Durante años se ha sostenido que Azaña simbolizaba la única España liberal y democrática posible. También que la izquierda republicana postulaba un genuino programa de modernización de una España pretendidamente arcaica, que quedó bloqueado entre dos extremos: el socialismo bolchevizado y una derecha católica supuestamente fascistizada. Sin embargo, hay varios aspectos derivados del estudio de las elecciones de 1936 que resultan demoledores para ese planteamiento: el análisis de los proyectos ideológicos de las dos grandes coaliciones en liza, el Frente Popular y la Coalición Antirrevolucionaria, la investigación de la campaña electoral y, sobre todo, la reconstrucción del accidentado escrutinio entre los días 16 y 20 de febrero. De hecho, los datos demuestran que durante el recuento hubo una movilización de grupos afectos al Frente Popular que ocuparon ilegalmente las calles, crearon una situación explosiva de orden público e hicieron caer al gobierno del centrista Manuel Portela. Y así, la tarde del día 19 de febrero, Azaña accedió a la presidencia del gobierno sin que se conocieran los resultados oficiales. Como reconoció el presidente de la República, Alcalá-Zamora, aquello no ocurrió porque la victoria de las izquierdas estuviera cantada, sino ante la necesidad de encauzar los desórdenes propiciados por los seguidores del Frente Popular.

El propio Azaña, recién nombrado, registró en su diario que no sabía el resultado ni conocía la mayoría que tendría. Peor aún, de inmediato admitió que saldrían "a motín por día" si no se satisfacían rápidamente las exigencias de sus socios electorales. Durante las horas siguientes, las autoridades interinas del Frente Popular se hicieron con la documentación electoral en algunas provincias y, en otras, grupos de sus militantes intimidaron a las Juntas de escrutinio. Los fraudes probados otorgaron, así, una mayoría absoluta en la primera vuelta a la coalición de izquierdas. Además, el nuevo Gobierno transigió con una izquierda obrera movilizada y radicalizada, y decidió conceder una amnistía exprés. Y eso al tiempo que ignoraba los derechos de varios candidatos republicanos moderados y conservadores, cuyas sedes políticas y periódicos estaban, por lo demás, siendo asaltados.

Ante hechos tan elocuentes, un historiador profesional no debería ignorar las pruebas que los sostienen, o peor aún, tratar de silenciarlos apelando a que ya se sabía lo que, en realidad, nadie conocía con sistematicidad y certeza. Peor aún sería despachar el fraude negándole toda relevancia, asegurando que al Frente Popular no se le enfrentaba otra coalición electoral de la que pudiera surgir un Gobierno. Esto último constituye una distracción para soslayar lo fundamental y, además, un artificio carente de fundamento empírico. Porque sí hubo una alianza electoral de centro-derecha articulada en torno a la CEDA y sancionada por los líderes y comités nacionales de los diversos partidos que la compusieron. En ella formaron no sólo los cedistas y los monárquicos, sino los partidos republicanos moderados, estos últimos representando a una España liberal y moderada que se alineó inequívocamente con la derecha posibilista para evitar la llegada al poder del Frente Popular. Es decir, un amplio sector de la sociedad que no creía, como Azaña, que la mejor forma de consolidar la República fuera en compañía de una izquierda obrera que ponía la revolución por delante de la democracia.

NOSOTROS no hemos escrito este libro para propiciar debates estériles o promover consignas que enturbien el conocimiento histórico. Por eso rechazamos toda apropiación abusiva de lo que historiamos, pero también todo enfoque crítico basado en embestidas ideológicas o descalificaciones simplonas que distorsionen u oculten los resultados de nuestra investigación. Creemos que hay un camino provechoso entre quienes se entretienen proyectando la Guerra Civil hacia atrás, o plantean debates tramposos sobre legitimidades, y quienes pontifican manipulando y menospreciando las pruebas irrefutables sobre el fraude y la violencia para proteger interpretaciones tan interesadas como infundadas. Es el camino del rigor que implica, en la línea sostenida por Judt, historiar lo que sucedió por más que no sea atractivo a las memorias partidistas.

Manuel Álvarez Tardío y Roberto Villa García son profesores de Historia Política en la URJC y autores de 1936. Fraude y violencia en las elecciones del Frente Popular (Espasa, 2017).


******************* Sección "bilingüe" ***********************

Cataluña: Pedro Sánchez, en la infame senda de Zapatero
EDITORIAL Libertad Digital 24 Abril 2017

"España es una nación de naciones y Cataluña es una nación", ha proclamado este fin de semana Pedro Sánchez en Barcelona, arropado por la plana mayor del partido pretendidamente hermano del PSOE, el nacionalista PSC, que anda diciendo lo mismo y, a la vez, cosechando batacazos electorales tremebundos, puede que no enteramente por casualidad: el Cinturón Rojo y la propia Ciudad Condal han dicho basta.

Como su referente Zapatero, Sánchez es un político deficiente con una pésima formación intelectual que pretende suplir con carretadas de oportunismo y cursilería. Y como aquél, el daño que puede hacer a la Nación y a su propio partido es formidable.

¿Qué pretende conseguir Sánchez con esa frase que lo que no tiene de premoderna lo tiene de apaciguadora ante unos nacionalistas que ya no es que se hayan proclamado independentistas, sino que están perpetrando un golpe de Estado desde las propias instituciones para llevar a término su desafío secesionista? ¿De verdad pretende que va a aplacar a la batasuna CUP, a la banda de Rufián y Tardá, al clan Pujol, a Mas y a Puigdemont? De esa proclama no se desprende elaboración intelectual alguna sino el hedor del oportunismo más infecto; el de alguien que, con tal de llegar al poder, está dispuesto a cualquier cosa, incluso o sobre todo a ponerse en manos de los enemigos declarados de España, que están de hecho volcados en la voladura de su Estado de Derecho.

Ya puede volver a tener la desvergüenza de envolverse en la bandera nacional para presentarse como un hombre de Estado, que no podrá engañar a nadie: este Sánchez no es más que un émulo del peor presidente (¡y expresidente!) del Gobierno de la etapa democrática: José Luis Rodríguez Zapatero.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial








































































































































































 





 

























































































 

 

 1  1