Asociación G. para la Libertad de Idioma
AGLI

La Coruña, España

R.N.Asociaciones: 80.224, CIF: G-15200553
    e-mail: agli-geocities.com   agli.geo-yahoo.com  
(no olvide cambiar - por  @)
www.libertadidioma.com

Desde 1.988 defendiendo los derechos humanos y constitucionales
de los que hablamos el idioma español.
Si no hemos conseguido mucho, es muy probable que una parte de la culpa sea tuya.

 


Una         opinión crítica contra los nacionalismos

En         Defensa de los Derechos Constitucionales de los que hablamos el Idioma         Común Español
 

FelñFiRecortes de Prensa    Última actualización 13  12  11  10  9 (act)  8  7 (act)  6 (act)  5 (act)   4  3 (ok)  2  1  30  29  28   27  26  25 (re-act)   24 (act)   23 (re-act)  22   21   20   19   18   17   16 (act)   
15 (ok)   14  13 (act)   12 (act)  11  10  9 (act)   8 (act)  7 (ok)  6 (act)   5  4 (act) 3 (act)   2 (ok)  1 
Los recortes de ayer al final de la página
  
******************
 

Lenguas inútiles - Y ahora Ucrania, tomad nota idiotas!!

 

Euro and Europe doomed by Spain's inefficiency
AGLI Editor. 22 August 2012

The Spanish government has no intention to attack the intrinsic inefficiency problem, otherwise it should already have abolished the laws of  regional languages. This measure  would destroy inefficiencies affecting market, work force, education, legal, procedural, health, security systems and more. This measure has no cost, and benefits are outstanding.

Spain has seventeen regional governments partitioning the country with laws and languages. Therefore, the disassembly of the regional system, by abolishing the laws of the regional (and many local) governments and reducing the redundant government employees is also compulsory. This measure means a heavy social cost, two million people should be laid off, but the private sector could recover and start creating productive jobs. As a byproduct, professionals of politics would probably disappear (as they are the problem). 

Spain will sink the Euro and Europe unless it returns to common language and law.
AGLI Editor. 22 August 2012 

The deep problems of  Spain's economy are paving the way to the destruction of the Euro and Europe and the Spanish governments have no intention to fix their problems, otherwise the first measure with zero cost, returning to the spanish common language by abolishing all laws of  regional languages, should already have been taken. 

Basically, the inefficiencies of the governments and the unnecessary expenses are so high that no tax system can survive after the depletion of its citizens. 

Spain has a multitude of regional governments (seventeen) with many of them using different regional languages instead of the Spanish, and consequently the country is divided by laws and languages, the work force can't move unless families surrender themselves and the education of their children from their mother spanish language to the regional languages, government employees are valued more for their knowledge of the regional language than anything else, enterprises have to cope with many different and opposing laws written in different regional languages, and have to translate their operating  business systems to them. 

Therefore, should the Spanish government have any intention to fix the problem, the first measure should have been to abolish all the laws concerning regional languages, letting the Spanish be the common language. This measure  would destroy many inefficiencies affecting market, work force, education, legal, procedural, health, security systems and more. This measure has no cost, on the contrary benefits are absolute neccesity. 

The second measure should be the disassembly of the regional systems, abolishing the laws of the seventeen regional (and many local) governments and reducing the redundant and unnecessary government employees. This measure has a very heavy social cost, around two million people should be laid off, but by reducing those, unnecessary expenses, the private sector could recover and start creating productive work. As a byproduct, the superfluous class of professionals of politics would probably disappear (they are the problem).


El español: una lengua viva. Informe 2016. Instituto Cervantes
http://www.cervantes.es/imagenes/File/prensa/EspanolLenguaViva16.pdf

La colección de 'El valor económico del español', un homenaje a nuestro idioma
Fundacion Telefonica 3 Marzo 2017

 

Descárgatelos gratis http://email.fundaciontelefonica.com/re?l=D0Ilily6zI5ztd4nnIh

Descárgatelos gratis

Esta ambiciosa obra analiza la importancia que tiene el español como activo de las empresas que impulsa su internacionalización en mercados donde se habla el mismo idioma.

¿Sabías que las industrias culturales en español aportan hoy más de 30.000 millones de euros anuales? ¿Y que nuestra lengua es la tercera en la Red y que el 7,9 % de los usuarios de Internet se comunican en español?

Son datos extraídos de la investigación 'El Valor Económico del Español', formada por 14 títulos, una ambiciosa investigación sobre la cuantificación económica de nuestra lengua, como una forma de lograr que apreciemos el valor cultural de este activo hablado por una comunidad formada por más de 500 millones de hispanohablantes.

Te recordamos que en nuestra web están disponibles los 14 títulos gratuitos que conforman 'El Valor Económico del Español':

Atlas de la Lengua española en el mundo. Presentación gráfica y didáctica de la situación del español dentro de la riqueza y diversidad del universo de las lenguas. En 2016 ha salido la tercera edición revisada y ampliada de la obra.

Lengua, empresa y mercado. Analiza la importancia del español como activo que impulsa la internacionalización de las empresas en mercados que hablan el mismo idioma.

El futuro del español en EE.UU: La lengua en las comunidades de migrantes hispanos. El español es la 2ª lengua más hablada en Estados Unidos gracias a que las segundas generaciones de inmigrantes la mantienen como segunda lengua tras el inglés, un hecho novedoso en la historia de este país, conocido por ser un “cementerio de lenguas”.

El español, lengua de comunicación científica. Este libro analiza los aspectos cuantitativos y cualitativos del español como lenguaje científico y tecnológico.

El español en las relaciones internacionales. Un recorrido por la presencia del español en foros y organismos internacionales y su futuro en el mundo globalizado.

Valor económico del español. Compendio de conclusiones de la primera parte de la investigación sobre la proyección del español en tanto que lengua de comunicación internacional.

El español en los flujos económicos internacionales. Más de 500 millones de hablantes hacen del español un importante ‘puente económico’ sobre el Atlántico.

Economía de las industrias culturales en español. El español como lengua global aparece como un importante motor del desarrollo de las industrias culturales.

Lengua y Tecnologías de la Información y las comunicaciones. Existen vínculos lingüísticos en el patrón geográfico de internacionalización de las operadoras de telecomunicaciones.

El español en la Red. El informe analiza la presencia de páginas web en español en la Red y las consecuencias que Internet tiene sobre la vida de las lenguas.

Emigración y Lengua. El papel del español en las migraciones internacionales. Estudia el efecto que tiene una lengua como el español en los procesos de decisión y en los resultados laborales y sociales del emigrante.

Las Cuentas del Español. Aborda uno de los aspectos cruciales de este ambicioso proyecto: la cuantificación del español en términos como el PIB o el empleo generados en la economía española en los últimos años.

La economía de la enseñanza del español como lengua extranjera. La enseñanza del español a hablantes de otras lenguas genera empleo y valor añadido.

Economía del español. Una introducción. Introducción del proyecto de investigación ‘Valor Económico del español’ que cuantifica la actividad productiva o de intercambio que la lengua aporta a la economía.


**************
Boletín AGLI nº25 (Nov 2011)

*******

Si te importa España, diez acciones indispensables
Nota del Editor 1 Noviembre 2011

  la lengua española para unificar mercado, educación, sanidad, justicia, legislación, seguridad, anulando toda la legislación sobre lenguas regionales.

 desmantelar el tinglado autonómico.

3ª  deshacerse de la enorme casta de profesionales de la política

4ª  simplificar y reducir el enorme aparato burocrático y millones de funcionarios

5ª deshacerse del intervencionismo de un estado ineficiente y depredador de los recursos de la clase media

6ª deshacerse de un estado indoctrinador y comprador de votos de unos con dinero de otros

7ª  arreglar un sistema educativo desastroso con menos medios y más responsabilidad

8ª  educar en valores humanos a una sociedad indoctrinada y adormecida

9ª liberalizar y optimizar un mercado fragmentado e ineficaz

10ª arreglar una justicia irracional, politizada, lenta, incompetente e irresponsable con menos medios y más responsabilidad

******

El Nacionalismo Obligatorio en las Aulas
Por Ernesto Ladrón de Guevara y Arbina.

A LAS PERSONAS QUE HAN SACRIFICADO SU BIENESTAR PARA HACER PREVALECER LA VERDAD
(Vitoria, año 2011)
394 páginas

www.educacionynacionalismo.com

******
La "normalización lingüística", una anormalidad democrática. El caso gallego
Dedicado "A todos aquellos que piensan que los idiomas se hicieron para las personas y no las personas para los idomas"
Manuel Jardón     (1.284KB, formato .pdf)  Nota: si no consigue descargar el libro completo, pulse el botón derecho de su ratón y
seleccione "Guardar destino como" en
Internet Explorer o "Guardar enlace como" en FireFox.

La normalización lingüística, una anormalidad democrática. Manuel Jardón

Por la normalización del español: El estado de la cuestion, una cuestion de Estado.
FADICE      (747KB, formato .pdf )

Manifiestos:
POR LOS DERECHOS LINGÜÍSTICOS EN GALICIA
POR LA LIBERTAD DE ELECCIÓN DE LENGUA EN LOS CENTROS DE ENSEÑANZA DE GALICIA

Índice General

Recortes de Prensa   13 diciembre 2017
Boletines
Artículos y Conferencias
Bibliografía  
 Legislación
Enlaces/links
English
© Copyright

Del libro de Manuel Jardón

"A todos aquellos que piensan que
los idiomas se hicieron para las
personas y no las personas
para los idiomas"

La "normalización lingüística",
una anormalidad democrática
El caso gallego

  
   








AGLI Recortes de Prensa   Miércoles 13 Diciembre 2017
La economía del despilfarro
Amando de Miguel Libertad Digital 13 Diciembre 2017

Dicen que la economía es la ciencia de la escasez. Pero cuando dirigimos la mirada a la vida pública española lo que aparece por todas partes es el despilfarro. No me refiero solo ni fundamentalmente a los gastos suntuarios de la clase política y sus allegados. Ni siquiera me llama mucho la atención el triste hecho de que a los políticos se les haya atrofiado la capacidad de conducir un coche. Los pobres no tienen más remedio que ser transportados en un coche oficial dizque por razones de seguridad. ¡Qué tiempos aquellos del ominoso franquismo, en los que todos los coches oficiales de Madrid (PMM) cabían en un garaje por pisos!

El gasto en coches oficiales es cacahuetes, como dicen los americanos. El verdadero despilfarro de la Administración Pública va por otro lado. No hay más que contemplar el poco uso que se hace de tantos locales públicos. Habría que contabilizar las Casas de Cultura y equivalentes, escandalosamente vacías de actividad muchos días al año. Las oficinas de muchos organismos públicos se ven vacías durante muchas horas al día. El Estado decide reconstruir, remodelar y modernizar viejos edificios históricos sin uso, pero tampoco con las reformas rebosan actividad. ¿Por qué se dedica tanto dinero a esa labor restauradora, a la que luego no se le añade la correspondiente función? Muy sencillo. Es una forma elegante de manejar ingentes presupuestos para obras. Las cuales suponen un pingüe beneficio personal para quienes las administran. No hace falta entrar en los casos extremos de corrupción o el famoso tres por ciento de Cataluña. El dinero público rueda con facilidad; por eso las monedas son redondas.

No es solo el posible beneficio para el político o el alto funcionario de turno que emprende la obra pública. La construcción o la rehabilitación de un edificio público supone un motivo de prestigio para quien tiene que firmar el gasto. Siempre ha sido así desde las pirámides de Egipto.

El malhadado Estado de las Autonomías ha supuesto un inmenso derroche de instalaciones y de personal. Cada nuevo alto cargo supone poner en marcha el jefe del Gabinete correspondiente. Ese proceso, a la escala regional, podría haber significado el vaciamiento de los locales de muchos ministerios de Madrid, al mismo tiempo que se producían las correspondientes transferencias de funciones. Nada de eso. Los ministerios de Madrid han seguido desbordando el espacio asignado y han tenido que ampliarse a nuevas oficinas. Lo mismo ha ocurrido con los ayuntamientos de las grandes ciudades.

Se podría pensar que, con la creciente informatización del trabajo burocrático, las oficinas públicas ahorrarían ahora mucho papel. No ha sido así. La Administración Pública necesita aprovisionarse de barcos enteros cargados con resmas de papel para las impresoras que se instalan en todas las oficinas. Ya no se estila mucho lo de presentar los documentos por duplicado o triplicado, pero es corriente archivar fotocopias de todo. Esa práctica se deriva del principio administrativo por el que el funcionario no debe fiarse nunca de la palabra del administrado. Todo tiene que estar escrito y fotocopiado. A veces se necesita incluso un papel para autentificar la fotocopia.

El derroche más notable procede de la obsesión que tiene el Estado (y sus innumerables terminales) de ejercer cada vez más funciones. La cosa es ocuparse de todos los pormenores para facilitar la vida de sus pacientes súbditos. En muchos casos se trata de acciones (ahora se dice "actuaciones" o "intervenciones") que bien podría realizar la iniciativa privada, sea la empresarial o la del voluntariado. Pero ni por esas. Tómese una parva ilustración. Es claro que la promoción del turismo es una actividad muy rentable, que la puede llevar a cabo perfectamente la iniciativa privada. Pues no. Existen servicios turísticos dependientes de algunos ayuntamientos, de las autonomías y del Estado central. No sé si se instalarán las oficinas correspondientes de la Unión Europea o de las Naciones Unidas.

En definitiva, el aparato público nos cuesta cada vez más dinero, sin que se note la utilidad marginal del mismo. Esa es la razón por la que, mande quien mande, haya que subir los impuestos, disfrazados ahora con mil nombres. Para que los contribuyentes no protesten mucho, los llaman cariñosamente "ciudadanos y ciudadanas". Ya se sabe, el nombre hace la cosa.

El PSC suicida al PSOE apoyando a los golpistas
OKDIARIO 13 Diciembre 2017

Las migajas que gane el PSC en Cataluña supondrán la ruina del PSOE en el resto de España. Cada día que pasa, Miquel Iceta lleva su partido más cerca de los golpistas. Por ahora, Pedro Sánchez no se entera, o no quiere enterarse, de la comprometida realidad en la que está empezando a caer la formación que dirige. Los socialistas han dejado de ser un gran partido nacional en solo unas semanas —apoyó de manera coherente la aplicación del artículo 155— para convertirse en un grupo cuasinacionalista con guiños al independentismo más radical. Para cuando quiera reaccionar, cada punto que ha ganado en las encuestas a nivel nacional a lo largo de los últimos meses se habrá convertido en una caída sin remisión por la nefasta estrategia del Partido Socialista de Cataluña. Si algo no toleran los españoles —ahí está el descalabro de Podemos para demostrarlo— es que se dé el más mínimo pábulo a los que quieren romper España en dos.

Un partido como el PSOE no se puede permitir un hombre de Estado en Madrid y un nacionalista reaccionario en Cataluña. Esa incomprensible dicotomía, aunque pueda dar ciertos réditos inmediatos de cara a las elecciones autonómicas del 21 de diciembre, sitúa la credibilidad política de cualquier formación por debajo del subsuelo. Con una mentalidad cortoplacista de político pequeño, Iceta está comprometiendo la viabilidad y el futuro del nuevo Partido Socialista a cambio de un puñado de votos que ni siquiera le dan para ser la primera fuerza constitucionalista aunque, visto lo visto, el calificativo de “constitucionalista” tendrá que estar entre interrogantes. Este martes, Ramón Espadaler, fichaje de Iceta para las autonómicas y número 3 del PSC, ha tenido la ocurrencia de alabar la “talla política” del golpista Carles Puigdemont cuando este último, además, ha vuelto a desafiar al Estado. Espadaler no puede equivocar más sus palabras. Primero, porque la “altura política” de Puigdemont se resume en que huyó a Bélgica en vez de afrontar las consecuencias de sus actos. En segunda lugar, porque defiende a un hombre que ha ido de manera frontal contra la legalidad vigente. Eso, más que “talla política”, es talla delictiva.

Por lo tanto, los electores que quieran una Cataluña libre y desprovista del yugo independentista deben tomar buena nota de la deriva que está tomando el PSC. Ésta sólo ha sido la última muesca. Anteriormente, Iceta ha criticado al Tribunal Supremo por mantener en prisión a los golpistas catalanes e incluso se ha atrevido a decir que “en caso de condenas, habrá que hablar de indultos”. Una iniciativa desafortunada que tiene su complemento económico. El Partido Socialista pretende saltarse a la torera el principio de solidaridad que debe regir el Estado de las Autonomías con una subida de impuestos de 15.000 millones de euros para contentar a Cataluña y alterar así el modelo de financiación. Por no hablar de la negativa de Iceta a pactar con Inés Arrimadas y posibilitar así un gran bloque constitucionalista. España se juega demasiado en las próximas elecciones del 21-D como para que el PSOE no tenga clara su función nacional, por mucho que sea un partido de corte federal y juegue —cuando le conviene— a la independencia de sus delegaciones autonómicas. Si Pedro Sánchez no pone remedio, el crecimiento que experimenten en Cataluña por esta vía se convertirá en un naufragio automático en el resto de España.

¿Consenso o ambigüedad en la política española?
Ricardo Chamorro gaceta.es 13 Diciembre 2017

Sinceramente creo que la ambigüedad, el relativismo, la indefinición, los engaños a los votantes, y la falta de claridad en política, son las cuestiones que nos han traído al momento que vivimos.

En política siempre me ha gustado confrontación dialéctica, desde la discrepancia ideológica, desde la izquierda a la derecha.

Normalmente los indefinidos o son nostálgicos de épocas totalitarias donde la máxima era “no somos ni de izquierdas ni de derechas” que utilizaron este argumento para ir de “progres” en la transición, relativistas empedernidos que creen que España es discutida o discutible, o son representantes de poderes económicos que sólo creen en el dinero y quieren hacer negocio con unos y con otros.

Por todo ello, respeto profundamente a las personas con convicciones políticas profundas de uno u otro signo, y no me convencen los ambiguos, trepas e indefinidos, pues esa relativización produce el incumplimiento de los programas y el desprecio a los ciudadanos a los que teóricamente han de servir.

La indefinición y falta de claridad ha producido la crisis del sistema político español, pues ello denota el desprecio a la democracia representativa y el asentamiento de poderes al margen de los poderes públicos, controlándolos de manera poco trasparente.

Los sociólogos, sentados en fríos despachos, alejados de los ciudadanos, que aconsejan el incumplimiento de programas, o diseñan productos de marketing político con parches de un lado o de otro de la política, únicamente para mantenerse o conquistar el poder al margen de la claridad, son los culpables de la desafección política que padecemos.

Benedicto XVI afirmó en su discurso en el Parlamento Británico, hace unos años: “si los principios éticos que sostienen el proceso democrático no se rigen por nada más sólido que el mero consenso social, entonces este proceso se presenta evidentemente frágil. Aquí reside el verdadero desafío de la democracia.”

España necesita una regeneración política desde la claridad, desde la verdad, no el consenso apelando al relativismo como hemos vivido las últimas décadas, pues eso es más de lo mismo.

Consenso sí, pero desde la claridad y no desde la indefinición o la hipocresía, no desde el enredo o desde los pactos al margen de los españoles. La claridad política, la verdadera democracia, es el autentico reto para la regeneración de España.

La sedición está cantada
Pablo Sebastián republica 13 Diciembre 2017

Bajo el título de ¿Rebelión, sedición, o ninguna de las dos? el prestigioso jurista y catedrático emérito de Derecho Penal Enrique Gimbernat acaba de publicar un artículo en el diario El Mundo en el que valora el alcance penal de lo acontecido en Cataluña en los últimos meses y años por la actuación de los gobernantes y dirigentes secesionistas que impulsaron el proceso independentista violando de manera flagrante y premeditada la legalidad y el orden constitucional.

Entre las dos opciones, acumuladas o alternativas, que la Fiscalía General del Estado presentó en su querella criminal ante la Audiencia Nacional y el Tribunal Supremo, de Rebelión o Sedición, Gimbernat estima que el delito de Sedición es indiscutible en lo que se refiere a la celebración del referéndum ilegal del 1-O (prohibido por el TC) y celebrado con tumultos y violencia.

Lo que encaja con precisión el artículo 544 del Código Penal donde se dice: ‘son reos del delito sedición los que, sin estar comprendidos en el delito de rebelión, se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones, o el cumplimiento de sus acuerdos o de las resoluciones judiciales’.

Por supuesto, y como añade Gimbernat, los autores del golpe de Estado catalán también son reos de los delitos de malversación y en consecuencia de prevaricación y desobediencia.

Ahora bien, Gimbernat no cree que se pueda aplicar el delito de Rebelión a los golpistas, porque considera que la violencia -necesaria en el delito de Rebelión- que fue flagrante antes y durante la celebración del referéndum ilegal del 1-O no acompañó al acto posterior (el 27-O) de la aprobación en el Parlament de la independencia de Cataluña.

Una apreciación sin duda razonable y razonada salvo que esté probado que la violencia previa y durante el referéndum del 1-O (la Sedición) fuera solo la primera parte o el preámbulo planificado por los golpistas del delito final de Rebelión.

Una opción que está tomando cuerpo y fuerza en los últimos días una vez que se ha desvelado -en la libreta de José María Jové, el coordinador del ‘Comité de Estrategia’ del golpe-, que todos esos pasos y aprobación de las leyes de desobediencia a la legalidad, de referéndum y de desconexión y la proclamación final de la independencia, fueron el fruto de un plan metódico, preconcebido y planificado por los golpistas, desde la cúpula de esa trama, criminal, ‘organización criminal’, la llama la juez Lamela.

Motivo por el que la violencia y los tumultos habidos, antes y durante el referéndum ilegal del 1-O, forman parte de un todo, porque el referéndum trucado ya de antemano solo era el trampolín necesario para aprobar la independencia en el Parlament.

De ahí que antes que optar entre los delitos la Sedición (que es flagrante e incluye penas de 10 a 15 años de cárcel) y la Rebelión (con penas de 15 a 30 años de cárcel) habrá que esperar a conocer las conclusiones de toda la investigación actualmente en marcha. Aunque de momento nos parecen muy interesantes los comentarios de importantes juristas como Gimbernat, o como nuestro colaborador José Luís Manzanares que también escribe en estas páginas sobre esta dualidad que la investigación judicial resolverá.

La corrupción distributiva
La esencia del caso ERE es el uso como combustible electoral de un fondo de reptiles, una cuenta opaca del presupuesto
Ignacio Camacho ABC 13 Diciembre 2017

Es la hora de la Justicia. El escándalo de los ERE llega a juicio tras una instrucción eterna, laberíntica, a veces heroica y a veces chapucera, de la jueza Alaya, y un aclarado final con centrifugado pro domu sua, es decir, a favor del sistema, de su sustituta. Tras un largo alboroto político ya casi amortizado en la opinión pública. Una veintena de altos cargos socialistas andaluces en el banquillo, entre ellos dos expresidentes de la Junta. Un baile de cifras astronómicas de millones presuntamente malversados y un régimen hegemónico, un verdadero latifundio de poder, bajo la sombra de algo más grave que la duda.

La tesis de Mercedes Alaya, que aunque descafeinada y troceada después de su abandono sigue siendo el eje argumental del sumario, es la de un gigantesco mecanismo clientelar sustentado en el manejo discrecional de fondos públicos para obtener un lucro político. La vista oral que hoy comienza se ciñe sólo a la cúspide de esa pirámide institucional, en la que se sitúa la jerarquía del sistema autonómico de Andalucía durante la primera década larga de este siglo. Casi doscientos imputados más -intermediarios, sindicalistas, abogados, comisionistas- esperan turno al final de un inadmisible bucle procesal empantanado en el caos jurídico. Esos, sus garantías, su probable indefensión, su confusa suerte penal, a nadie parecen importar cuando se ventila la legitimidad de ejercicio de Chaves, Griñán y sus respectivos equipos: la nomenclatura pata negra del socialismo. Esta pieza es el núcleo de la causa, la que generará el máximo ruido, una santabárbara institucional cargada hasta los topes de potencial explosivo.

La peligrosa simplificación del populismo mediático reducirá el juicio a la condena o absolución de los dos principales exmandatarios acusados de conocer, promover o consentir un ardid sistemático, un engaño metódico y duradero. Sin embargo, la esencia del caso reside en el procedimiento: el uso como combustible electoral de una partida opaca -el célebre «fondo de reptiles»- cebada durante años a costa del presupuesto. La corrupción distributiva, el nanofraude en serie, que captaba voluntades y pagaba favores con expedientes arbitrarios de regulación de empleo. La trama de clientelismo sindical y empresarial que la Junta construyó para cimentar su supremacía en el tráfico ventajista de intereses y privilegios.

Ante un sumario tan enrevesado y complejo conviene abandonar los prejuicios, las conjeturas y los presentimientos: la justicia se basa en pruebas, testimonios y hechos. En ocho años de diligencias retransmitidas casi en directo se han aventado demasiadas suposiciones, indicios e hipótesis que han dado base a diversos relatos y hasta de veredictos paralelos. Éste es el momento de escuchar, por inevitable que sea el espectáculo, con la serenidad que requiere el Derecho. Llega tarde, muy tarde, pero va en serio.

El PSOE se sienta en el banquillo
Editorial larazon 13 Diciembre 2017

Casi siete años después de que la juez Mercedes Alaya comenzara su instrucción, el llamado «caso de los ERE», la mayor trama de corrupción política de la historia reciente de España, llega a juicio. Dada la magnitud de la causa, que ocupa más de 200.000 folios y mantiene procesadas a dos centenares de personas, ésta se ha troceado en varios procedimientos, pero el que hoy comienza en la Audiencia Provincial de Sevilla es, sin duda, el de mayor transcendencia pública, no sólo por los altos cargos que desempeñaban en la Junta de Andalucía la mayoría de los acusados, sino porque la vista oral expondrá abiertos en canal los manejos clientelares del PSOE andaluz a lo largo de un cuarto de siglo. Esto es así porque, sin prejuzgar las responsabilidades de cada uno de los procesados, a los que asiste la presunción de inocencia, lo que se desprende de la profusa instrucción judicial es la existencia de una trama arraigada en la Administración andaluza que, mediante el uso de dinero público, adormecía voluntades y compraba paz social.

La defensa argüirá que, en último caso, estamos ante una simple distribución de ayudas sociales que pudo no seguir todos los trámites reglamentarios establecidos, pero que, en definitiva, no tenía fines espurios. Pero la Fiscalía y las acusaciones populares sostienen que esa falta de controles administrativos fue buscada intencionadamente por los responsables de la Junta de Andalucía para poder distribuir las subvenciones a su libre albedrío. Unas ayudas, hay que recordarlo, que ni se hacían públicas ni existía un procedimiento reglado para su acceso ni pasaban por la Intervención general. El dinero así malversado se calcula en unos 800 millones de euros, pero es una cifra sólo aproximada, ya que la deliberada confusión administrativa que presidía todo el procedimiento impide conocer el alcance real del daño causado.

Con todo, lo peor desde el punto de vista de la gestión política de los implicados, es que esos fondos públicos, que debían haberse destinado al fomento del empleo, la inversión productiva y el desarrollo tecnológico de Andalucía, se utilizaron para el efecto contrario: favorecer el cierre de empresas en dificultades, cuando no incentivar el cese de la actividad. Que, luego, al calor del dinero fácil surgieran aprovechados o se retribuyeran lealtades no debería distraer a la opinión pública del verdadero fondo de la cuestión. Lo que se juzga, pues, no es sólo un caso más de corrupción, sino una forma de entender la acción pública, más propia de un régimen bananero que de una democracia avanzada, donde la gestión administrativa no distingue entre el trato a los partidarios y que se propina a los adversarios.

Empresas en dificultades a lo largo de los 23 años investigados hubo muchas, pero que conocieran cómo se podía acceder a esas subvenciones, incluso supieran de su existencia, sólo las que estaban en la pomada. A partir de hoy, se sientan en el banquillo dos expresidentes de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves y José Antonio Griñán, que también fueron presidentes del PSOE y ministros del Gobierno de la nación; seis ex consejeros de la Junta, José Antonio Viera, Francisco Vallejo, Gaspar Zarrías, Antonio Fernández, Carmen Martínez Aguado y Magdalena Álvarez, y una docena de cargos medios. La Fiscalía solicita seis años de prisión por prevaricación y malversación de fondos para José Antonio Griñán y diez años de inhabilitación para Manuel Chaves, por delito de prevaricación. Ambos ya se han visto forzados por su partido a asumir una responsabilidad política que rechazan. Ahora toca, por fin, hacer frente a la acusación penal.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Cuenta atrás para la traición a España (-9)

Vicente A. C. M.  Periodista Digital 13 Diciembre 2017

LOS GOLPISTAS DISPUESTOS A RETOMAR EL PROCÈS SI VUELVEN AL PODER. EL PP INTENTA HACERSE PERDONAR ABANDERANDO LA CAMPAÑA CONTRA EL BOICOT A PRODUCTOS CATALANES.

No han tardado ni días en quitarse la careta los golpistas de ERC que por su candidata número dos, Marta Rovira, avisa de que van a recuperar todas las estructuras de Estado que ya existían previas a la intervención vía artículo 155, entre ellas la de las llamadas cínicamente “delegaciones” que eran en realidad auténticas embajadas dedicadas en exclusiva a promocionar la nueva república independiente de Cataluña. Y por supuesto, quieren retomar el control de los Mossos recuperando para el mando supremo al destituido exMayor Josep Lluis Trapero, persona que ha demostrado su fidelidad y lealtad al proceso separatista y por la que está siendo investigado por la jueza Carmen Lamela de la Audiencia Nacional. Y es que “el que avisa no es traidor” y no podemos decir que estos golpistas de ERC no avisan de sus intenciones.

Y no es este un caso aislado. Se evidencia un acoso permanente a los representantes de los partidos políticos llamados constitucionalistas, como el escrache sufrido por Andrea Levy, los destrozos reiterados al negocio familiar de los padres de Albert Rivera, los insultos injuriosos a Inés Arrimadas, las amenazas de un Delegado de Cultura a españoles de otra comunidad autónoma, etc, etc. Una situación que no tardará excesivo tiempo en que obtenga una respuesta por parte de grupos radicales ante la pasividad de la Fiscalía y de los interventores del Estado para frenar estos comportamientos. Por supuesto que me refiero al despertar de una extrema derecha que solo busca una excusa para hacerse visible. Es sabido que a toda acción se contrapone una reacción, que según las leyes de la Física es igual en fuerza y de signo contrario. Lo que va contra natura es que la extrema izquierda campe a sus anchas sin haber tenido hasta ahora una oposición real, ni siquiera por parte de la Justicia que no se toma demasiado celo en perseguir sus acciones, dando la impresión de actuar con total impunidad.

Y no es la primera vez que los golpistas anuncian con antelación sus futuros movimientos. Lo que extraña es que la Democracia sea incapaz de tomar medidas para defenderse. Resulta incomprensible el que partidos que pretenden aniquilar la democracia como los golpistas de ERC, la CUP y la supuesta derechona catalana de Convergencia, ahora PDeCAT, sigan legalizados a pesar de que no se ocultan en su intención, ya llevada a efecto por unas escasas horas, de violar la Constitución de España y proclamar la república independiente de Cataluña. Una aberración más en una errónea interpretación de lo que es la verdadera democracia. Todas las ideas son legítimas, pero siempre que respeten todos los derechos y se defiendan por las vías democráticas establecidas. Violar derechos por imposición de las mayorías como han hecho los secesionistas no es democracia sino dictadura.

Y la gran mentira es confundir los términos y pervertir la función de las Instituciones usándolas para los propios fines como han hecho hasta ahora los golpistas con las de la comunidad autónoma, que no independiente de Cataluña. Una perversión que asume como “mandato del pueblo catalán” el haber obtenido una mayoría parlamentaria, que no en votos, en forma de unión temporal de intereses en una coalición anti natura ideológica antagónica, salvo en el objetivo independentista. Una convergencia y unidad de acción que liderada por una CUP ultra radical que impuso su hoja de ruta culminó con una esperpéntica declaración unilateral de independencia y obligó a la respuesta del Estado de Derecho y del Gobierno de España mediante una intervención de las Instituciones de la autonomía amparada bajo el artículo 155 de la Constitución. Y el peligro que se corre ahora es que, tras estas apresuradas elecciones, vuelvan a darse las condiciones para la reedición de esa coalición anti natura, en la que solo pudiera haber un cambio de prelación con una ERC liderando el “procès”.

Y como ya he repetido hasta la saciedad, el único culpable de esta indeseable situación no son solo los golpistas que, al fin y al cabo, actúan según sus objetivos, sino también lo es el Gobierno de España y su reticencia para actuar con firmeza. No lo hizo cuando debió intervenir con rotundidad ante los más que anunciados conflictos en los prolegómenos y realización del referéndum ilegal e inconstitucional del 1 de octubre, donde hubo hechos que nos avergonzaron a todos y a la opinión pública mundial, ni tuvo el valor de asumir verdaderamente el control de la autonomía y tomarse el sosiego necesario para ello. Al contrario, su actitud ha sido desde el principio la de no intervenir y, de hacerlo, solo de manera “proporcionada y limitada”. Y todo por el terror a perder los débiles apoyos de los socios de la UE a los que solo mueven intereses nacionales. Un asunto que afecta a países como Francia y su provincia insular de Córcega, a Bélgica y su comunidad flamenca, a Italia con la Padania, Lombardía con la Liga Norte y ahora el Vénetto, a Inglaterra con Escocia, etc.

Y ahora, tras esa suicida actitud estamos inmersos en ese macabro juego de la ruleta en el que solo puede caer la bola en un número rojo o negro y esa es nuestra apuesta. Todo está fiado a que salga negro, porque si sale el rojo de los golpistas, ya sabemos las consecuencias. Pero lo más frustrante es que hay partidos como PODEMOS y el PSOE-PSC que han decidido no apostar en esta jugada y esperar a ver qué sale para posicionarse. ¿Por qué Mariano Rajoy has puesto a España en esta tesitura? Si pierdes esta apuesta, lo único honorable que queda es dimitir y dejar que los españoles juzguen en unas nuevas elecciones generales. Aquí no vale lo de “si pierdo y vuelven a las andadas, intervengo de nuevo con el 155”. Nada te legitima para hacerlo ni para seguir como si nada hubiera pasado.

Y ¡Ya está bien! De querer hacerse perdonar por haber cumplido con la ley, aunque haya sido a regañadientes y con limitaciones. Tras haber facilitado la huida de empresas del imperialismo independentista con una legislación exprés, viene ahora el arrepentimiento y abanderar la lucha contra el boicot que se ha promovido de forma espontánea contra las otras empresas que siguen fieles al golpismo y ven su futuro en la república independiente o aquellas que también esperan a tomar su decisión según sople el viento. Ya sabemos que algunas son transversales ya que España es un mercado único y cautivo, el ejemplo del cava y de los tapones de corcho es pueril, pero eso no es excusa para tratar de entorpecer el que se sigan aprovechando aquellos que quieren relegarnos a meros consumidores, sin pensar en revertir la riqueza en todo el territorio sino solo en el suyo. El boicot es un instrumento legítimo que los ciudadanos pueden ejercer dentro de su libre albedrío como consumidores. Y aquí aplico el lema de la publicidad de “consuma productos españoles” usado para la promoción de los plátanos canarios. Y es que los catalanes separatistas hace tiempo que han dejado de sentirse y comportarse como españoles, aunque legamente aún lo sean.

¡A buenas horas Sra. VicePresidenta! Su labor de mediación ha sido hasta ahora infructuosa, según se demostró en su intento de conciliación durante su breve etapa en Cataluña y su actitud complaciente con el golpista Oriol Junqueras. Ahora no nos venga con milongas ni con llamadas a la sensatez y la solidaridad con quienes nos desprecian. Cataluña, por su dejadez y la del PSOE, sentimentalmente está independizada, al menos la mitad de su sociedad o más y ahora lo que se necesita es tiempo para recuperar lo perdido, o al menos detener su avance y establecer fuertes bases para la normalización.

¡Que pasen un buen día!

Quevedo y el 21-D: ni fuero autonómico ni huevo nacional
A partir de la obra del autor de 'El Buscón' y su concepción de los fueros, el autor analiza la búsqueda catalana del privilegio local en los últimos siglos.
Pedro Insua elespanol 13 Diciembre 2017

En 1640 Francisco de Quevedo, de nuevo preso "con gran rigor" (varias veces fue confinado durante su azarosa vida), sale al paso, desde su celda en el Convento de San Marcos de León (hoy Parador de Turismo), de la cuestión de la rebelión de Cataluña (que estalla el 7 de junio de ese mismo año en Barcelona), transformada al poco en guerra de separación, y cuyos "movimientos, dirá su coetáneo portugués Manuel de Melo, alteraron todo el orden de la república, a vista de los cuales estuvo pendiente la atención política de todos los príncipes y gentes de Europa" (Historia de los movimientos, separación y guerra de Cataluña, libro I, 1645).

Quevedo, algo incomunicado por la estrechez carcelaria, verá en esta "rebelión de Barcelona", influido sin duda por el Aristarco de Francisco de Rioja (bibliotecario del Conde Duque y autor del panfleto que representó la respuesta oficial contra la rebelión catalana), una lucha miserable en favor del privilegio oligárquico local, opina el autor de El Buscón, y que el rey, Felipe IV, tampoco castigó con demasiada contundencia.

Así el argumento de Quevedo en contra de la rebelión es claro: por lo mismo por lo que ciudades y señoríos del Principado habían, en su momento, ganado meritoriamente privilegios, exenciones y libertades, ahora, por demérito de situarse en 1640 contra el rey (llegando incluso a inventarse leyes privadas y fueros inexistentes), debían en efecto perderlos: "Muchos fueros y privilegios leí tan diferentes de como os alegan, que los desconocí; y siendo los mismos, los tuve por otros. No los alegan como los tienen, sino como los quieren. Esto es concederse privilegios; y yo certifico que no tienen privilegio ni fuero para poder concederse a sí mismos ni lo uno ni lo otro. [...]. Luego no es por el fuero. Dicen (yo se lo oí cuando estuvo en Barcelona su majestad) que sus fueros y privilegios todos habían sido premios de grandes y fidelísimos servicios a sus condes, y esto blasonándolo. Pues digo yo con Aristóteles: contrariorum eadem est ratio (una misma es la razón de los contrarios). Luego por deservicios e infidelidad se pierde lo que por fidelidad y servicios se gana. Y si nadie se presume que concede privilegio contra sí, y el que concede ni debe ni puede conceder el mal uso de lo que concede, los catalanes no deben tener los que tuvieron ni los que presumen". (Quevedo, La Rebelión de Barcelona ni es por el güevo ni es por el fuero, en Obras Completas, Prosa, páginas 1050-1051).

Mutatis mutandis, y tratando de traducir las razonables posiciones de Quevedo a la situación actual, hemos asistido, tras la concesión autonómica catalana (que arranca desde la Mancomunidad de 1914, pasando por el Estatuto del 32, el del 79 y llega hasta el actual en vigor del 2006), a constantes abusos por parte de los representantes del catalanismo político cuando estos ocupan esas magistraturas autonómicas, convirtiendo, sistemáticamente, a las instituciones regionales en un ariete del separatismo.

Y es que el catalanismo pervierte y desvirtúa (corrompe, en fin, aunque tal corrupción no esté penalizada) el sentido institucional de Parlamento y Gobierno regionales al buscar en ellos (transmutados en Govern, Parlament, President) una representatividad soberana, de apariencia nacional, que sin embargo no existe ni puede existir (por más que se apele al diálogo o a la negociación para darla por buena). Cuando, además, esta búsqueda toma ya cuerpo jurídico en esa dirección soberanista –lo que ha venido denominándose procés (declaración de soberanía, ley de desconexión, etc.)-, entonces termina siendo disolvente para la única Nación realmente existente, la española, de cuya acción soberana, y solo de ella, emanan dichas disposiciones estatutarias administrativas regionales.

De este modo, resulta que es la propia Constitución autonómica de España (el Estado de las Autonomías) aquello que, particularmente en determinadas regiones, está alimentando la hiedra del separatismo, y matando, a su vez, el tronco común del árbol nacional, sobre todo cuando dichas instituciones son ocupadas por miembros de partidos políticos en cuyos programas figuran planes para la formación de un nuevo Estado -así la recién declarada república catalana- a partir de un fragmento regional de España. Y lo hacen, insistimos, aprovechando todos los mecanismos institucionales autonómicos que ya están funcionando y que, en el fondo, se formaron para que los nacionalismos actuasen en ellos como si cada autonomía fuera un Estado de hecho.

Esta auténtica anomalía es la que, creemos, no dejará de producir nuevos 1-O, nuevas tentativas de golpes de Estado separatista, al llevar dichos partidos en sus programas la semilla de la división. Así que, si el gobierno español con el artículo 155 (o los tribunales, o el Rey, o la multitud en la calle) lograra tumbar esta intentona golpista derivada del 1-O, el Estado Autonómico, como escenario de operaciones de la acción sediciosa de estas facciones separatistas, volverá a producir nuevos 1-O. Las elecciones del 21-D no representan, en este sentido ninguna solución, al contrario, pueden profundizar aún más en la crisis si, contempladas como un plebiscito, las gana el separatismo.

Siguiendo, pues, el argumento quevediano, y dado que la Autonomía catalana es una concesión del Estado, se supone adquirida por razones históricas, lingüísticas, culturales, etc., (y no el resultado de una supuesta soberanía catalana inexistente), dicha concesión debiera ser retirada al haber abusado de sus prerrogativas y poner a la Nación en riesgo, cierto, de descomposición. De acuerdo con ello, ni por el fuero autonómico, ni menos aún por el pretendido huevo nacional (soberano), inexistente, debiera permitirse poner de nuevo Parlamento y Generalidad en manos de los representantes de dichos partidos. Es más, conociendo el carácter faccioso y sedicioso de sus acciones (algunos están cumpliendo penas de cárcel por ello), debieran, incluso, suspenderse Parlamento y Generalidad antes de permitir que esta gente, que persiste en su acción sediciosa (así lo siguen anunciando), vuelva a ocupar magistraturas autonómicas.

Y es que, dicho rápida y conceptistamente, quevedianamente en fin, "el que concede ni debe ni puede conceder el mal uso de lo que concede", de modo que, en definitiva, "los catalanes no deben tener las concesiones (autonómicas) que tuvieron ni las (nacionales) de las que presumen", por lo menos, mientras el Estado no pueda garantizar un buen uso, y no un abuso, de las mismas.

*** Pedro Insua es profesor de Filosofía y autor de los libros 'Hermes Católico' y 'Guerra y Paz en el Quijote'.

Los socialistas son parte del problema catalán
Liberal Enfurruñada okdiario 13 Diciembre 2017

“Si hay condenas, en algún momento tendrá que haber indultos” prometió sin inmutarse Miquel Iceta, secretario general de los socialistas catalanes y candidato a la Presidencia de la Generalidad el próximo 21-D. Lo aseguró en una entrevista que le hizo el subvencionado diario independentista Ara el pasado jueves. Y hay vídeo para que no quede la menor duda de sus palabras. El amaño está servido, si los independentistas hacen a Iceta presidente de la Generalidad y facilitan la moción de censura de Pedro Sánchez contra Rajoy, al día siguiente los golpistas están en la calle. Tan rápido como lo hicieron en febrero de 1936, cuando indultaron al golpista y asesino Lluis Companys.

Companys había sido condenado seis meses antes por el golpe de Estado que dio contra la II República en octubre de 1934, cuando declaró el Estado Catalán coincidiendo con la Revolución de Asturias. Las Cortes de la II República, con Alejandro Lerroux del Partido Republicano Radical al frente de su Gobierno, suspendieron la autonomía de Cataluña, nombrando a un gobernador general de Cataluña que asumió las funciones de Companys, a quien los tribunales condenaron por rebelión a 30 años de cárcel e inhabilitación absoluta, ordenando su ingreso en el penal de El Puerto de Santa María. Pero estuvo poco tiempo encerrado. Apenas 5 días después del “pucherazo” con el que el Frente Popular, formado por el PSOE y el resto de partidos de izquierda, se hizo con el Gobierno en febrero del 36, la Diputación Permanente de las Cortes decretó la amnistía de los golpistas y liberaron a los presos. Lo que vino después ya es por todos conocido, repuesto como presidente de la Generalidad, Companys dejó las calles en manos de las milicias anarquistas y comunistas, por lo que fue responsable de los miles de asesinatos que se produjeron como represión en Cataluña, en venganza por la sublevación militar.

Pero tampoco hace falta que nos vayamos 80 años atrás. Retrocediendo sólo 14 nos situamos en noviembre de 2003, en el mitin de cierre de la campaña electoral que aupó a Pasqual Maragall como presidente de la Generalitat. En ese mitin, José Luís Rodríguez Zapatero prometió aquello de “apoyaré la reforma del estatuto de Cataluña que apruebe el parlamento de Cataluña”. Y tal y como lo prometió lo hizo. Apoyó un Estatuto que iba claramente en contra de nuestra Constitución, como así declaró el Tribunal Constitucional en 2010. Para que Maragall fuera investido presidente, los socialistas firmaron el Pacto del Tinell con Esquerra Republicana y los comunistas, el famoso tripartito. Incluía una cláusula que excluía la posibilidad de cualquier pacto de gobierno o establecer acuerdos de legislatura con el PP, tanto en la Generalidad como en las instituciones de ámbito estatal.

Se equivocan los que sitúan a este Partido Socialista en un posible bloque constitucional que desaloje al independentismo de las instituciones catalanas. Ahí no estará el partido que indultó por golpista a Companys y que ahora se ha comprometido a la “anulación radical y expresa” de su juicio. Ni tampoco el que ha asumido en su programa electoral 45 de las 46 exigencias que Puigdemont le hizo a Rajoy en abril de 2016, como ha hecho Iceta. El partido de Iceta, de Pedro Sánchez y de Zapatero está más cerca de aquel otro de Largo Caballero, Indalecio Prieto y Juan Negrín. Cuando en 1932 Ortega y Gasset dijo aquello de que “el problema catalán… es un problema que no se puede resolver, que sólo se puede conllevar”, seguro que también estaba pensando en el Partido Socialista. Estos socialistas son la parte mollar del problema de España entera.

Sánchez rema a favor del nacionalismo

Roberto L. Blanco Valdés La voz 13 Diciembre 2017

Pedro Sánchez ha construido sobre una posición maniquea el discurso clave que repite como martillo pilón en la campaña catalana. En primer lugar, proclama, están los malos: Esquerra Republicana (ERC) y Junts per Catalunya, por un lado; y el Partido Popular y Ciudadanos, por el otro. Y luego están los buenos, es decir, los socialistas, que representarían, según Sánchez, a quienes luchan por la España plural y diversa y la concordia entre los extremos: el secesionismo que quiere romperla y la nación uniforme que proponen el PP y Ciudadanos. Ni una palabra, por supuesto, sobre a quién piensa apoyar el PSOE (si a los independentistas o a los uniformadores) dado que Iceta va de cuarto en todos los sondeos.

Sea como fuere, es obvio que la utilización de argumentos maniqueos, que reducen la realidad política a una tajante oposición entre los buenos y los malos, no supone ningún descubrimiento, pues todos los partidos los utilizan en campaña. Ni siquiera es novedoso que tal maniqueísmo no suela responder a la verdad, como ocurre ahora con Sánchez en el caso catalán: pues, si es cierto, que ERC y Junts per Cataluña han organizado una rebelión secesionista contra el Estado democrático, parece una burla calificar de partidarios uniformistas a quienes defienden, como el PP y Ciudadanos, el modelo de Estado profundamente descentralizado (de hecho federal) en que vivimos. Si España es uniforme lo son también Estados Unidos, Suiza, Austria o Alemania, lo que quizá ya solo crea Pedro Sánchez.

La cuestión no es, por tanto, que Sánchez haga lo que sus competidores (utilizar argumentos maniqueos para ganar votos), sino que su proclama de que hay que acabar con la España uniforme que hoy sufrimos rema objetivamente a favor del discurso enloquecido de los nacionalistas (sean catalanes, mallorquines, valencianos, vascos o gallegos). Pues que España es uniforme, y no diversa y plural, como proclama el renacido líder socialista, es la sandez, falsa de toda falsedad, con la que llevan más de tres décadas dando la matraca los nacionalistas. Sánchez -ya se sabe- está dispuesto a todo para llegar a la Moncloa, incluso a favorecer con sus palabras el demencial discurso de quienes aspiran a trocear el país, como si se tratara de una tarta de merengue.

¿Es España uniforme? ¿En serio, señor Sánchez? Puede calificarse así a uno de los países más descentralizados del planeta, donde el Estado ha quedado reducido a casi nada en no pocos territorios, donde la lengua común es en algunos arrinconada hasta la persecución y donde el respeto a las culturas autóctonas no encuentra parangón en ningún sistema federal de los existentes en el mundo.

Es posible que Sánchez no sea consciente de la gravedad de sus palabras. Pero es seguro que pertenece a la estirpe de los Zapatero, Montilla y Maragall, que, por meros intereses de partido han hecho, como él, más por el avance de los nacionalismos que muchos nacionalistas de tronío.

La agenda de la estafa del 'procés'
EDITORIAL El Mundo 13 Diciembre 2017

No sabemos si la agenda de Josep Maria Jové, ex mano derecha de Oriol Junqueras, es como el bolso de Mary Poppins, del que sale de todo, tal como advirtió el diputado Girauta. Lo que sí certifica es el absoluto desprecio a la verdad que se gastaron los líderes independentistas a la hora de perpetrar sus planes a sabiendas de que engañaban a la población. La principal revelación del cuaderno hallado por la Guardia Civil no es el delirante diseño de las "estructuras de Estado", sino la constatación de que los promotores de la secesión mintieron a la sociedad catalana, a la que han abocado a la fractura social y el desastre económico. No sólo han estafado a los catalanes: se han mofado de su credulidad, los han enfrentado entre sí y los han empobrecido.

La Moleskine de Jové refleja el fraude del procés y lo hace, además, de la mano de quien está considerado uno de los arquitectos del referéndum ilegal. Por eso no es admisible aducir el carácter personal de las notas, tal como tratan de justificarse ahora algunos portavoces del independentismo. El documento permite concluir que la estrategia que condujo a la consulta ilegal fue obra de una trama organizada. Tanto que hasta los mossos recibieron móviles para no dejar rastro en las telecomunicaciones, una estratagema de extraordinaria gravedad. En la urdimbre secesionista participaron Puigdemont, Junqueras y Romeva, además de Artur Mas y Jordi Turull, Marta Rovira y la propia Carme Forcadell. De hecho, Rovira diseñó con Forcadell el plan para violar las leyes del Parlament. La ex presidenta de la Cámara catalana no dudó en vulnerar la exigencia de neutralidad a la que se debía por su cargo en aras de acelerar el proceso. Resulta pertinente, por tanto, que el juez Llarena amplíe la investigación del 1-O a las cúpulas de todos los partidos separatistas -incluida la CUP- y a los integrantes del organismo clave en los planes de secesión que refleja el documento incautado Enfocats.

Las notas de Jové revelan también las tensiones internas entre CDC y ERC, fruto de las contradicciones en la huida hacia adelante de dos tradicionales competidores, así como el papel central de Mas. El ex president instigó la quimera secesionista en 2012, movido por la necesidad de supervivencia de su partido. Pero su entorno se apartó de la organización del 1-O cuando faltaba un año al no poder capitalizarlo políticamente, entre reproches por el fracaso del 9-N. Un proceso por el que el Tribunal de Cuentas embargó ayer la casa de Mas en concepto de fianza.

La agenda manuscrita de quien fue estrecho colaborador de Junqueras está llamado a ser una pieza relevante en la investigación en curso. El Govern llevó al límite el enfrentamiento con el Estado pese a admitir en sus reuniones internas que la vía unilateral conduciría al fracaso. Esta flagrante irresponsabilidad debe llevar a sus impulsores a responder ante la Justicia. A todos, y por cada delito.

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?
No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña
Miguel Massanet diariosigloxxi 13 Diciembre 2017

Cuando el separatismo nos habla de “los países catalanes” no es que se limite al ámbito de las cuatro provincias integradas en la autonomía de Cataluña, no, en modo alguno, porque su ambición no tiene límites e incluye, aunque ahora procuren no airearlo demasiado por mera estrategia, a las tierras limítrofes entre las que podríamos citar: Valencia y las Baleares dónde, por cierto, han conseguido que se instale un gobierno que, en cuestiones de separatismo, de imposición del catalán ( cuando siempre se ha hablado el idioma mallorquín y el castellano), puede que sea tan o más fanático, absolutista y rebelde como el catalán, con la presidenta Francina Armengol que, aunque pertenece al PSOE, actúa más como furibunda separatista que como perteneciente a un partido que presume de constitucionalista.

Aunque ahora no pasen por sus mejores relaciones, debido al aireado caso de los objetos de arte religioso que se han venido disputando el pueblo aragonés de Sijenia y el museo catalán de Lérida; nadie puede negar que Aragón y, en especial, el territorio de la “franja” limítrofe entre ambas autonomías, forma parte de las ambiciones territoriales de los catalanes. En todo caso, no hay duda alguna sobre la manifiesta intención de los separatistas catalanes de tener, entre sus objetivos mediatos, constituir una gran comunidad, con ambiciones nacionales, que abarque toda la parte Este de la península y, todavía mejor, si consiguieran que se adhirieran, a lo que ellos llaman “Catalonia”, toda la parte sur de nuestra vecina Francia; con lo que quedarían colmados todos su objetivos anexionistas, consistentes en la fagocitación y supeditación a los catalanes de esta parte de España que tienen en mente ponerla bajo su dependencia.

Es evidente que, a medida que se va acercando la fecha fatídica del 21 de diciembre, los partidos nacionalistas, que hubo unos momentos en los que parecía que habían quedado confusos y neutralizados con la aplicación del 155, van reaccionando, recobrando sus fueros, reagrupados en torno de Junts per Cataluña del señor Puigdemont, que nunca se hubiera imaginado sacar el partido que viene obteniendo de su rocambolesca fuga a Bélgica, ni que su partido CDC, luego PDEcat y ahora JxCat, consiguiera salir del último puesto en la carrera por el poder y, ahora, se lo esté disputando, mano a mano, con sus dos competidores más cercanos: C´s de la señora Arrimadas y ERC acaudillada, a falta del encarcelado Junqueras, por la implacable y sectaria Marta Rovira. No nos extraña que, en la Moncloa, empiecen a contemplar la posibilidad de que los resultados de la elecciones autonómicas catalanas no se ajusten a lo que ellos hubieran deseado que ocurriera, con una victoria clara y contundente de los llamados partidos constitucionales.

No olvidemos lo que sucede, si nos paramos a indagar dentro de los que forman parte del partido del señor M. Iceta, donde una parte importante de sus afiliados, que ya tuvo su primer conato de división en el caso de la segunda elección del señor P. Sánchez como secretario general del PSOE y que ahora le presionarán para que se vaya inclinando más a la izquierda, en lugar de apoyar al sector defensor de la Constitución. Iceta puede ser un buen político, pero está marcado por su parte nacionalista de modo que no se sabe cómo va a reaccionar cuando ( a pesar de que lo viene negando con la boca pequeña) llegue el momento en el que, con toda probabilidad, salvo una victoria apabullante del grupo separatista ( algo poco probable), deba elegir entre apoyar a una candidata, como Inés Arrimadas de Ciudadanos, con los cuales no suelen entenderse demasiado bien o se encuentre ante la posibilidad, que está esperando desde hace años, de poderse convertir en el President de la Generalitat de Cataluña. Es posible que el señor Mariano Rajoy no haga caso de los resultados que va a tener el PP en Cataluña ( 7 u 8 escaños según las encuestas), pero lo que se anuncia es otro descalabro, cuando la más probable es que la antipatía de parte las derechas catalanas ante el PP y la valoración del voto útil de otros sectores de la misma, que han venido votando al partido de Fraga, ante la vergüenza de tantos casos de corrupción, la debilidad que durante las dos legislaturas han venido demostrando ante el separatismo catalán y la forma mediante la que ha comprado al nacionalismo vasco, a base de irles volcando las arcas del Estado en su autonomía, y, esto, si no nos queremos acordar de la forma que han tenido de decepcionar a su electorado más fiel, con su política de cesiones en los matrimonios homosexuales y en el caso del aborto, este horrible crimen que, no obstante, se sigue produciendo ( 100.000 fetos asesinados al año) sin que un partido de base cristiana, como ha sido el PP, haya hecho nada para evitarlo.

Por si alguien todavía no se ha dado cuenta, en estos momentos nos estamos jugando a una sola carta, las votaciones catalanas del día 21, todo el futuro de la nación española. Sólo una victoria del bloque defensor de la Constitución, siempre que C´s y PP se prestaran a dejar gobernar al señor Iceta ( la opción de darle la Generalitat a la señora Arrimadas aún en el caso, muy probable, de que el suyo sea el partido más votado; si resulta que el señor Iceta saca un buen resultado electoral, seguramente no aceptaría apoyar a C´s y preferiría buscar a otros compañeros que, con tal de imponer sus ideas secesionistas y continuar en su objetivo independentista, posiblemente le permitían gobernar otro tripartito, al frente de la Generalitat, quedándose ellos la mayoría parlamentaria).

El resultado de los comicios catalanes, contando con el hecho de que el PP está gobernando en minoría; de que es muy posible que, el señor Sánchez del PSOE, superadas las elecciones catalanas, vuelva a iniciar su ataque en contra de Rajoy, ahora que se siente más fuerte ante la posibilidad de que se convocasen una elecciones legislativas; puede ser determinante para toda la nación española. La determinación que ha demostrado el PP, en estos últimos tiempos, cuando se ha dado cuenta de sus errores respecto al tratamiento del nacionalismo catalán, en cuanto a tomar la decisión de la aplicación del 155 en la comunidad catalana; si bien, y hay que reconocerlo, con un exceso de precauciones, una limitación de efectos y con la mojigatería habitual con el que se enfrentan a temas escabrosos, no la contemplamos en un posible gobierno de izquierdas aunque fuera dirigido por el señor Pedro Sánchez de los socialistas.

Ha venido hablando de “nación de naciones”, ha mencionado el tema de una España federal y, todavía no sabemos hasta donde cedería si se tratase de conseguir la presidencia del gobierno español, si los de Podemos, los nacionalistas o las presiones que les llegaran de una posible entente entre todos los independentistas de las comunidades donde tienen suficiente mayoría para impulsar un chantaje al Estado, lo pusieran en el brete de tener que tomar decisiones difíciles y trascendentales para la unidad de España. El Gobierno de Rajoy está, por culpa suya, en una postura muy comprometida cualquiera que sea el resultado de las elecciones catalanas, si tomamos en cuenta que el resto de partidos, quizá con la excepción de Ciudadanos que, más por necesidad que por simpatía, podría apoyarlo, lo que está deseando el resto es apartarlo del centro de la política, para aislarlo e impedir que les ponga trabas a sus políticas que, posiblemente, nos llevarían a una catástrofe pero que, por desgracia, cuentan con el consenso de una parte importante de los ciudadanos que se dejan llevar por la propaganda, por sus impulsos sentimentales y por el odio u ojeriza a quienes atribuyen ser los causantes de sus problemas.

O así es como, señores, desde la óptica de un ciudadano de a pie, no nos queda más remedio que ser prácticos, que renunciar a nuestras especiales convicciones, a lo que nos gustaría que fuese pero que, es evidente, tiene pocas posibilidades de que ocurra y enfrentarnos, con todo el sentido común posible, a una situación en la que, seguramente, deberemos escoger entre lo malo y lo peor. Para mí, no hay duda, la posibilidad de que las izquierdas ¡y qué izquierdas, señores!, puedan hacerse con el gobierno de la autonomía catalana, que pueda quedar en las mismas manos que parecía que ya nunca lo conseguirían volver, entre ellos los independentistas de Puigdemont, el estafador que huyó de Cataluña dejando en la estacada a los que no quisieron acompañarle; para dedicarse, desde la seguridad de Bruselas, a poner de chupa de domine a los españoles, sus instituciones, su Justicia, calumniando, desacreditando y mintiendo con la cara dura de aquel al que no le importa lo que tenga que utilizar ni la ética de su conducta, siempre que, con ello, consiga los fines que se proponga por muy ilegales, espurios, perjudiciales para España y su propio país, Cataluña, que fueran, siempre que beneficiaran a su causa y a él personalmente. Sic transit mundi.

La mentira del franquismo y las lenguas
PEDRO INSUA El Mundo 13 Diciembre 2017

La acción represora del franquismo sobre el uso de las lenguas regionales es una de las mentiras más flagrantes y reiteradas de las que se ha valido el nacionalismo fragmentario para tratar de blindar su acción legisladora autonómica y poder así, con esa excusa, hacer y deshacer a voluntad en su ámbito regional correspondiente (estatutos, leyes de normalización lingüística, etc.). Una (presunta) represión la franquista que buscaba, al parecer, la imposición de la lengua española (castellana) sobre el resto de lenguas peninsulares, suponiendo ello, naturalmente, un retroceso injusto para las lenguas vernáculas, propias de cada región, que acaban siendo conducidas finalmente a la anormalidad (reducidas, se dice, a un uso clandestino, con hablantes despreciados, multados, encarcelados, incluso fusilados, se llega a decir, por el simple hecho de hablar en una lengua regional).

Esta represión ha valido pues, así en Galicia, como en Cataluña, en el País Vasco, etc., para justificar una legislación en sentido contrario, contrario a esa fantástica represión, buscando ahora normalizar, es decir, compensar y reequilibrar el uso de ese idioma propio por los cauces que, se supone, llevaría en cada región si no fuera por esa imposición política centralizadora del castellano. La lengua castellana, al transformarse en español, de un modo artificioso, forzado, violento en fin, ha invadido ámbitos que no le correspondían, ya ocupados por otras lenguas, siendo necesario ahora, incluso perentorio, compensar ese desajuste y devolver cada lengua a su lugar natural correspondiente.

Este es el espíritu de la ley, de las leyes autonómicas de normalización lingüística que buscan, con el repliegue y obstaculización (en el límite eliminación) del uso del español en determinadas regiones, levantar murallas lingüísticas que faciliten, con su babelización, la división de España (siendo como es la lengua española, por ser común, uno de los mayores factores de cohesión social entre los españoles).

Una muralla lingüística que actuaría, además, en cada región, en un doble sentido: de puertas para adentro promoviendo, sobre todo desde la administración, un uso exclusivo de la lengua regional; de puertas para afuera, de cara al resto de ciudadanos españoles (que no viven en dichas regiones), convirtiendo a la lengua regional en un requisito para poder entrar.

¿Cuál es la excusa, más inmediata, de este doble encapsulamiento y mutua exclusión (segregación), promovidos desde las administraciones autonómicas? Clarísimo: el franquismo represor.

Pues bien, varios botones de muestra vamos a aportar aquí (sacados de nuestra biblioteca personal) para demostrar la falsedad de esa supuesta prohibición franquista de las lenguas regionales, restringiéndonos, eso sí, al ámbito gallego por ser mejor conocido por nosotros (aunque sería extensivo a otras regiones).

En 1950, de la mano de Ramón Piñeiro, aparece la editorial Galaxia, con sede en Vigo, que solo publica obras en gallego. Entre otras -cuento con la primera edición- Da esencia da verdade, traducción de la obra Vom Wesen der Wahrheit de Heidegger al gallego, realizada por el propio Piñeiro y Celestino Fernández de la Vega tras superar la censura -una censura, atención, que concernía igualmente a los libros en gallego como a los publicados en español-. Ambos también se encargan de la versión en gallego del Cancioeiro da Poesía Céltiga, traducción del original de Julius Pokorny que, publicado en Santiago en 1952, recibirá el premio en el II Concurso de la Editorial de los Bibliófilos Gallegos del año 1951.

Por otro lado, en 1963, en conmemoración del centenario de la publicación de Cantares Galegos de Rosalía de Castro, se establece el Día de las Letras Gallegas, día 17 de mayo que se sigue celebrando desde entonces (aunque ahora ya como festivo en Galicia). Esta iniciativa procede de la RAG, la Real Academia (da lingua) Galega, que, tras un período semiclandestino durante los primeros años del franquismo, siguió reuniéndose a partir de 1943, y celebrando el ingreso de sus nuevos miembros (aquí tengo el Discurso de ingreso de, de nuevo, Ramón Piñeiro, titulado precisamente A linguaxe e as linguas, con la respuesta de García-Sabell, Editorial Galaxia, 1967).

Por supuesto el gallego literario, como vemos, no fue extirpado ni mucho menos de la sociedad gallega por el franquismo, pero es que ni siquiera se procuró. Sí se persiguió el galleguismo (Piñeiro, por ejemplo, sufrió cárcel), pero ello solo en los primeros años del período franquista, luego anduvo a sus anchas, por lo menos no en la clandestinidad, como reconoce en su autobiografía el propio Piñeiro hablando de aquellos tiempos: "A nosa significación e actuación ideolóxica e ben coñecida de todos, incluídas as autoridades" (Ramón Piñeiro, Da Miña Acordanza, Memorias. Editorial Galaxia, 2002, pág. 136).

Menos aún fue perseguido y censurado el uso oral del gallego, a riesgo de dejar a la población muda si así fuera, cuando en el rural gallego se hablaba, y aún se habla, habitualmente. Precisamente uno de los factores de extinción del gallego, a pesar de este intento por parte de las autoridades autonómicas de conservarlo a toda costa (incluso a costa, insistimos, de privar de derechos a los hispanohablantes), es la extinción del rural gallego (reserva espiritual del idioma gallego en toda su riqueza dialectal). Yo mismo, nacido en Vigo, he tenido familiares que han hablado toda su vida en gallego (durante la República, el franquismo, la Transición), y lo hablaban igualmente con las autoridades locales como con las fuerzas del orden (policías y guardia civiles, muchos de ellos también gallegohablantes).

En la enseñanza, el franquismo no tuvo una política distinta de los regímenes anteriores (en 1902 se prohibió del uso de las lenguas minoritarias en la escuela, prohibición que se prolonga en 1926 con Primo de Rivera), esto es, el monolingüismo en castellano, exceptuando que, al final del período de la dictadura, será un decreto firmado por el propio Franco (Decreto 1433/1975, de 30 de mayo) el que introduzca las lenguas regionales en la Educación general, en el contexto de la LGE del año 70 (asunto éste que ignora mucha gente). Así, se afirma en dicho Decreto:

"LA LEY General de Educación, al definir las áreas de actividad para la Educación Preescolar, en su artículo 14, y, para la Educación General Básica, en su artículo 17, incluye en ellas el cultivo, en su caso, de la lengua nativa como medio para lograr una efectiva incorporación de las peculiaridades regionales al patrimonio cultural español. La introducción de las lenguas nativas en la Educación Preescolar y en la General Básica se justifica, atendiendo, por una parte, a la necesidad de favorecer la integración escolar del alumno que ha recibido como materna una lengua distinta de la nacional, y por otra, al indudable interés que tiene su cultivo desde los primeros niveles educativos como medio para hacer posible el acceso del alumno a las manifestaciones culturales de tales lenguas".

Muchos podrían argüir que este Decreto, decisivo, es una concesión hecha por un régimen ya agonizante, impotente para detener los aires de libertad de una democracia anunciada. Decir, tan solo, que fue en septiembre de 1975, cuatro meses después de la firma de este Decreto favorable a las lenguas nativas, cuando ese mismo régimen, supuestamente agonizante, firmó las últimas sentencias de muerte. Sentencias que, finalmente, y a pesar de la ola de protestas dentro y fuera del país (manifestaciones en Estocolmo promovidas por Olof Palme, el Papa Pablo VI solicitando clemencia, etc.), se terminaron de ejecutar al alba, tal era la firmeza resolutiva del régimen.

Parece ser que en Francoland, pero en el Francoland de verdad (no en el que dicen que todavía vivimos), las lenguas vernáculas regionales no gozaron de una persecución tan intensa como se quiere ver desde las vigentes leyes de normalización lingüística. Es más, esa vida prohibida y clandestina nunca ha existido para dichas lenguas.

No hay pretexto histórico alguno, en definitiva, que justifique el segregacionismo lingüístico en contra del uso del español que, con el respaldo de la legislación autonómica, se está practicando actualmente, ahora sí, en algunas regiones de España.

Pedro Insua es filósofo, profesor y autor, entre otros, de Guerra y Paz en el Quijote (Encuentro, 2017).

El pasado del candidato de la CUP: apoyo a HB, proclamas proetarras y dinero de la Generalitat
OKDIARIO 13 Diciembre 2017

El pasado de Carles Riera, el candidato de la CUP a las elecciones del 21 de diciembre, tiene vinculaciones con Herri Batasuna y el entorno de la banda terrorista, ETA.

En 1987, tras la masacre de Hipercor, la Crida a la Solidaritat, asociación de la que Riera era portavoz, difunde un comunicado en el que suscribe los ‘argumentos’ de Herri Batasuna: aunque condena el atentado en tanto “acción indiscriminada” destaca también las críticas a la “gerencia de la empresa y la policía” por no desalojar el edificio.

Además, el ahora candidato participó, junto con Jordi Sánchez-expresidente de la ANC y en prisión-en el 10 aniversario de HB, celebrado en el Velódromo de Anoeta, en 1988. En el acto se corearon lemas a favor de ETA y de la independencia de Euskadi, y dos encapuchados desplegaron una pancarta con el anagrama de la banda terrorista y el mensaje “Euskadi armada hasta conseguir la independencia y el socialismo”.

La relación entre Riera y HB se constató incluso en la documentación incautada al etarra ‘Josu Ternera’, en una vivienda de Bayona, en la que figuraban informes sobre las reuniones entre dirigentes de la formación y representantes de otras organizaciones de extrema izquierda, entre ellas, la Crida. Según esa información, los dirigentes batasunos realizaron una gira por Zaragoza y Barcelona para convencer a otras formaciones para que les apoyasen en la campaña a las elecciones al Parlamento Europeo de ese año y a su candidato, Txema Montero. Riera se comprometió-siempre según esa documentación-a apoyar “con estructura y personalmente”.

‘Hipersubvencionado’ por la Generalitat
Riera figura aún como miembro del Consejo asesor de Centro Internacional Escarré para las Minorías Étnicas y Nacionales, que presidió entre 2010 y 2015.

Esta asociación, que según explica “trabaja para hacer conocer y promover la realidad nacional catalana en el mundo, para difundir el conocimiento de los pueblos y naciones sin estado, y para defender sus derechos colectivos”, ha sido beneficiaria de sustanciosas subvenciones de los distintos gobiernos catalanes. Entre otros, para impartir cursos de kurdo.

En la actualidad, la asociación participa y promueve distintos proyectos para promover la independencia, incluso en centros educativos, como ‘Somescola’.

El catalán Víctor Laínez, víctima de un crimen de odio
EDITORIAL Libertad Digital 13 Diciembre 2017

La extrema izquierda es, junto con su gran aliado, el separatismo golpista, la peor amenaza que se cierne sobre España y su democracia.

El pasado domingo, un varón de mediana edad fue brutalmente agredido en Zaragoza por el crimen de lucir en los tirantes la bandera nacional. Se llamaba Víctor Laínez, tenía 55 años y era natural de la localidad catalana de Tarrasa. Las lesiones que le provocaron sus agresores fueron tan severas que finalmente falleció este lunes.

La Policía ya ha practicado las primeras detenciones relacionadas con este execrable crimen de odio. Uno de los detenidos es el muy conocido ultraizquierdista Rodrigo Lanza, que años atrás estuvo preso por dejar tetrapléjico a un policía barcelonés.

No se trata de un suceso absolutamente excepcional, sino una consecuencia trágica del fanatismo imperante entre una izquierda radical que interpreta cualquier manifestación de afecto hacia los símbolos nacionales como una intolerable agresión fascista. Los propios líderes de la izquierda antisistema tan cómodamente instalados en las instituciones alimentan ominosamente ese fanatismo criminal al acusar de fascistas a sus rivales políticos y a cualquiera que denuncie su agenda liberticida y su cainismo aberrante. Y al encumbrar como héroes a auténticos criminales antisociales, a los que consideran "presos políticos" y por cuya liberación llegan hasta a montar campañas de sensibilización.

Otro tanto cabe decir de sus tremendamente poderosas terminales mediáticas, siempre prestas al agitprop más nauseabundo y a la intoxicación más repugnante cuando ven que puede resultar perjudicada la derecha política pero que calla, silencia o, en los casos más miserables, hasta amaga con justificar los muy frecuentes desmanes de la extrema izquierda. Son lo peor del periodismo, auténtica canalla envilecida que encima tiene la desvergüenza de presentarse como campeona de las mejores causas o el paradigma de la equidistancia.

El crimen de odio de que ha sido objeto Víctor Laínez debe servir para desenmascarar de una maldita vez a la izquierda siniestra, tanto la política como la mediática, que es, junto con el separatismo golpista –no por casualidad su gran aliado–, la peor amenaza que se cierne sobre España y su democracia.

El alcalde morado de Zaragoza humilla al legionario asesinado con su tibieza
ESdiario 13 Diciembre 2017

El terrible desprecio del alcalde de Podemos a la familia de Víctor Laínez tras su espeluznante muerte ha levantado ampollas a su alrededor y ha generado una tremenda polémica en su ciudad.

El exlegionario Victor Laínez murió en Zaragoza tras ser golpeado por la espalda con un objeto metálico por llevar unos tirantes con la bandera de España y pateado en la cabeza por los criminales, que lo dejaron en coma irreversible el viernes y falleció este martes.

Sin embargo para el Ayuntamiento en manos de Podemos el suceso no es tan grave como para salir de una alarmante tibieza que ha levantado ampollas en la sociedad: "Condenamos la violencia en las calles de Zaragoza. No hay nada que justifique agresiones en nuestra ciudad. Zaragoza es y será una ciudad de convivencia".

Una tibieza que no ha pasado desapercibida y por la que Federico Jiménez Losantos mostró toda su indignación este miércoles en su columna de El Mundo, donde cargó duramente contra el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, por faltar al respeto a Laínez con su escasa respuesta a los terribles hechos: "Santisteve, reciente anfitrión en nombre de la capital política de Aragón de una selecta representación del golpismo catalán, que con el celebérrimo defraudador a la Seguridad Social Echeminga Dominga como portavoz, se quejó por una manifestación con banderas españolas ante la puerta del recinto deportivo que de forma ilegal u okupa, o sea, genuinamente podemita, les había cedido Santisteve, popularmente conocido como el de la gomina".

Un rotundo Losantos que asegura que "te matan por español" clama con que "estoy seguro de que si el asesinado a golpes por llevar un emblema separatista en un bar del centro de Zaragoza hubiera sido también catalán, pero de la tribu separatista y antisistema que él protege, el Ayuntamiento habría publicado la Biblia Zaragustana Antifascista, trasladado su pesar al catalanismo político y proclamado la indignación municipal por la primera víctima mortal de la satanización del derecho a decidir".

Ironiza con que "Cocomocho se presentaría en el entierro y Pablo Iglesias denunciaría con su vigor habitual la impunidad de los asesinos fascistas del Régimen del 78, ya que Lanza (el presunto asesino de Laínez) fue condenado, pero sólo a nueve años de cárcel, tras apalear a un guardia urbano de Barcelona hasta dejarlo tetrapléjico. Si Laínez hubiera sido de la Esquerra o de la CUP y hubiera llevado tirantes estelats, habría tres días de luto oficial en Zaragoza. Como lo han matado por español, ahí te pudras".

Ocho meses de señalarlos vía móvil
‘Apartheid’ lingüístico: las tiendas que no usen el catalán no tendrán pegatina de “comercio responsable”
La aplicación que elabora la lista de comercios que llevarán la pegatina de si atienden o no en catalán
Nacho Doral okdiario 13 Diciembre 2017

La Plataforma Por la Lengua (la asociación independentista que promueve la imposición del catalán) presenta este miércoles los adhesivos con que, a través de una aplicación de móvil puesta en marcha hace nueve meses, marcará a tiendas y empresas que atienden en catalán como “comercios responsables”. Aquellos que usen el español no tendrán esa identificación. Una labor para señalar a negocios que no aceptan la dictadura lingüística, y que alienta a valorarlos negativamente si dispensan atención en castellano.

La autodenominada ‘ONG del catalán’, y que sin embargo recibe pingües subvenciones de la Generalitat golpista (este año ha recibido otros 620.000 euros, los mismos contemplados para 2018 y que suman más de 4 millones de euros en seis años), expondrá los resultados de los ocho primeros meses de la aplicación CatalApp. Una aplicación para teléfonos móviles que puso en marcha para señalar a aquellos negocios que usan la lengua catalana y a quienes se refieren como “catalanes responsables”.

La plataforma independentista, que apoya la excarcelación de los ‘Jordis’ y del resto de miembros del gobierno de la Generalitat encarcelados por el golpe de Estado y que pidió voluntarios ‘para actuar como escudos humanos contra la Policía Nacional el 1-O’, dará a conocer las novedades que va a poner en marcha gracias a la información obtenida con esa app con la que los ‘indepes’ han podido marcar en sus dispositivos móviles los establecimientos que no aceptan la dictadura lingüística.

Bajo la pregunta “¿Estás cansado de ir a restaurantes, bares, museos, bancos y que no te atiendan en catalán?”, esta aplicación por la imposición en los comercios de Cataluña (a los que desde hace años se multa por rotular en español) ha llegado hasta la UE, en cuyo parlamento se ha pedido investigar si contraviene la Carta de Derechos Fundamentales europeos.

Denuncias por incitar al odio
También ha recibido el boicot de numerosos usuarios de telefonía móvil, que la han denunciado por incitar al odio y por querer emular a los nazis que perseguían y marcaban los negocios de los judíos con la estrella de David. Quejas que ha recogido la compañía Apple en su web de descargas.

Críticas a la app que persigue imponer el catalán y discriminar el español en la web de descargas de apple
Críticas en itunes a la aplicación que persigue el uso del español en comercios.

La CatalApp se presentó en marzo y ya cuenta con más de 42.000 descargas, un sistema económico y de fácil acceso para la delación, que los independentistas más fanáticos pueden practicar en cualquier barrio de Cataluña y que esta plataforma presenta como ‘responsabilidad lingüística’, para permitir ‘poder vivir 100% en catalán’.

No es la primera vez que a esta entidad que promueve el ‘apartheid’ para comercios y castellanoparlantes (mayoría en Cataluña según reconoce el Departamento de Cultura y el Instituto de Estadística (IDESCAT) de la Generalitat) se la acusa de promover comportamientos discriminatorios.

En 2014 se propusieron elegir al ‘Enemigo’ catalán entre 20 personas. Entre los candidatos se encontraban personalidades como Albert Boadella, Albert Rivera o José Ramón Bauzá, entonces presidente de Baleares. Para la plataforma eran personas que “maltrataban” el catalán y que impedían su propósito de “vivir plenamente en catalán”.

EN MANOS DEL PSOE
La catalanización promovida por el Gobierno balear llega a los juguetes
La Gaceta  13 Diciembre 2017

El Govern balear ha presentado una campaña para promocionar la venta de juguetes en catalán y fomentar así el uso de la lengua catalana entre los niños en el ámbito lúdico.

La campaña “I tu, jugues en català?” se dirige a las tiendas que venden juegos y juguetes en catalán y el propósito es que los hagan más visibles al público de cara a la Navidad, los den a conocer y fomenten su consumo entre los ciudadanos.

La consejera balear de Cultura, Participación y Deportes, Fanny Tur, y la directora general de Política Lingüística, Marta Fuxà, han presentado este martes la campaña en uno de los establecimientos adheridos, la librería Quart Creixent de Palma.

La campaña es una iniciativa del Consorcio para la Normalización Lingüística de la Generalitat de Catalunya, a la cual se ha unido el ejecutivo balear.

En su comunicado, la consejería explica que en un ámbito tan importante como es del juego, el catalán “todavía tiene que recorrer un largo camino”, por lo el propósito es potenciar su uso lúdico.

Aunque se ha puesto en marcha con ocasión de las fiestas navideñas, se trata de una iniciativa de duración limitada.

La consejería se ha fijado como objetivo que se sumen a la campaña un centenar de comercios en todas las islas, por lo que ha comenzado un proceso de recogida de adhesiones.

Los comercios adheridos se identificarán con una pegatina en la puerta y un pequeño expositor en el escaparate. También podrán identificar los juegos y juguetes en catalán con una pegatina para que sean más visibles.

El Govern balear hace campaña para que se compren juguetes en catalán
larazon.es.  13 Diciembre 2017

El Govern balear ha presentado hoy una campaña para promocionar la venta de juguetes en catalán y fomentar así el uso de la lengua catalana entre los niños en el ámbito lúdico.

La campaña "I tu, jugues en català?" se dirige a las tiendas que venden juegos y juguetes en catalán y el propósito es que los hagan más visibles al público de cara a la Navidad, los den a conocer y fomenten su consumo entre los ciudadanos.

La consellera balear de Cultura, Participación y Deportes, Fanny Tur, y la directora general de Política Lingüística, Marta Fuxà, han presentado hoy esta la campaña en uno de los establecimientos adheridos, la librería Quart Creixent de Palma.

La campaña es una iniciativa del Consorcio para la Normalización Lingüística de la Generalitat de Catalunya, a la cual se ha unido el ejecutivo balear.

En su comunicado, la conselleria explica que en un ámbito tan importante como es del juego, el catalán "todavía tiene que recorrer un largo camino", por lo el propósito es potenciar su uso lúdico.

Aunque se ha puesto en marcha con ocasión de las fiestas navideñas, se trata de una iniciativa de duración limitada.

La conselleria se ha fijado como objetivo que se sumen a la campaña un centenar de comercios en todas las islas, por lo que ha comenzado un proceso de recogida de adhesiones.

Los comercios adheridos se identificarán con una pegatina en la puerta y un pequeño expositor en el escaparate. También podrán identificar los juegos y juguetes en catalán con una pegatina para que sean más visibles.

Todo este material se facilitará a los establecimientos, que no tendrán que asumir ningún coste.

El Govern difundirá esta campaña entre ciudadanos y comerciantes a través de organizaciones colaboradoras, redes sociales y una página web creada a tal fin: "http://jocsencatala.cat/". También se ha hecho llegar el material a los consells insulares de las cuatro islas.

Esta campaña es resultado del acuerdo de la reunión de julio pasado de las direcciones generales de Política Lingüística de Catalunya, el País Valencià y les Illes Balears.

Avergonzado de Cataluña
Manuel Molares do Val  Periodista Digital 13 Diciembre 2017

Que Albert Boadella, el autor, actor y director de teatro más importante que ha producido Cataluña tras fundar hace 55 años “Els Joglars” afirme que “me da vergüenza ser catalán, y esto no me había sucedido nunca”, indica que incluso para personas joviales como él su tierra está sufriendo una catástrofe moral, cultural y social.

El dramaturgo que retrató como esperpentos la España de Franco y la Cataluña de Pujol y sus herederos, anunciaba ya en 2007 lo que ocurre ahora en su ensayo “Adiós Cataluña. Crónicas de amor y de guerra”, en el que atribuía los sueños de grandeza de muchos catalanes a la mente enloquecida por una exagerada autoestima.

Dice ahora que “no hablo únicamente de los políticos, sino de aquellos que se van a Bruselas a ver a un capullo nacionalista que se cree Guillermo de Orange. Y eso sí me preocupa, que se crean en posesión de la verdad, que no se les quiebre esa seguridad”.

Se queja de que la educación esté en manos de separatistas, lo que moldea mentes tan ególatras como las de Puigdemont, Junqueras o Gabriel, que sólo se informan además con los medios afines, lo que crea “fanáticos hasta el extremo, como una fe religiosa de las de antes”.

Solo ve una posible salida a esta locura, “que sufra la economía y el ciudadano lo note en su bolsillo: es un escarmiento desde luego duro pero que puede funcionar”.

Podría ser: los catalanes pasaron de nivel de vida más alto de España al iniciarse las Comunidades Autónomas al cuarto puesto, aunque se nieguen a aceptarlo.

El desempleo y la pobreza que generará la huida de empresas, 3.007 sólo de momento, quizás ponga al independentismo en su lugar al bajarlo del su vacuo limbo.
 


Recortes de Prensa   Página Inicial

























































































































































































































































































































































































































































 





 

























































































 

 

 1  1