Asociación G. para la Libertad de Idioma
AGLI

La Coruña, España

R.N.Asociaciones: 80.224, CIF: G-15200553
    agli.geo-yahoo.com  
(no olvide cambiar - por  @)
www.libertadidioma.com

Desde 1.988 defendiendo los derechos humanos y constitucionales
de los que hablamos el idioma español.
Si no hemos conseguido mucho, es muy probable que una parte de la culpa sea tuya.

 

Feliz

Una         opinión crítica contra los nacionalismos

En         Defensa de los Derechos Constitucionales de los que hablamos el Idioma         Común Español
FelñFiRecortes de Prensa   Última actualización 23   22  21  20  19  18  17 (act)   16  15 (act)
  14  13  12  11  10  9  8 (act)  7  6 (act)  5  4  3  2  1 

Los recortes de ayer al final de la página
  
******************

 

Lenguas inútiles - Y ahora Ucrania, tomad nota idiotas!!

 

Euro and Europe doomed by Spain's inefficiency
AGLI Editor. 22 August 2012

The Spanish government has no intention to attack the intrinsic inefficiency problem, otherwise it should already have abolished the laws of  regional languages. This measure  would destroy inefficiencies affecting market, work force, education, legal, procedural, health, security systems and more. This measure has no cost, and benefits are outstanding.

Spain has seventeen regional governments partitioning the country with laws and languages. Therefore, the disassembly of the regional system, by abolishing the laws of the regional (and many local) governments and reducing the redundant government employees is also compulsory. This measure means a heavy social cost, two million people should be laid off, but the private sector could recover and start creating productive jobs. As a byproduct, professionals of politics would probably disappear (as they are the problem). 

Spain will sink the Euro and Europe unless it returns to common language and law.
AGLI Editor. 22 August 2012 

The deep problems of  Spain's economy are paving the way to the destruction of the Euro and Europe and the Spanish governments have no intention to fix their problems, otherwise the first measure with zero cost, returning to the spanish common language by abolishing all laws of  regional languages, should already have been taken. 

Basically, the inefficiencies of the governments and the unnecessary expenses are so high that no tax system can survive after the depletion of its citizens. 

Spain has a multitude of regional governments (seventeen) with many of them using different regional languages instead of the Spanish, and consequently the country is divided by laws and languages, the work force can't move unless families surrender themselves and the education of their children from their mother spanish language to the regional languages, government employees are valued more for their knowledge of the regional language than anything else, enterprises have to cope with many different and opposing laws written in different regional languages, and have to translate their operating  business systems to them. 

Therefore, should the Spanish government have any intention to fix the problem, the first measure should have been to abolish all the laws concerning regional languages, letting the Spanish be the common language. This measure  would destroy many inefficiencies affecting market, work force, education, legal, procedural, health, security systems and more. This measure has no cost, on the contrary benefits are absolute neccesity. 

The second measure should be the disassembly of the regional systems, abolishing the laws of the seventeen regional (and many local) governments and reducing the redundant and unnecessary government employees. This measure has a very heavy social cost, around two million people should be laid off, but by reducing those, unnecessary expenses, the private sector could recover and start creating productive work. As a byproduct, the superfluous class of professionals of politics would probably disappear (they are the problem).


El español: una lengua viva. Informe 2016. Instituto Cervantes
http://www.cervantes.es/imagenes/File/prensa/EspanolLenguaViva16.pdf

La colección de 'El valor económico del español', un homenaje a nuestro idioma
Fundacion Telefonica 3 Marzo 2017

 

Descárgatelos gratis http://email.fundaciontelefonica.com/re?l=D0Ilily6zI5ztd4nnIh

Descárgatelos gratis

Esta ambiciosa obra analiza la importancia que tiene el español como activo de las empresas que impulsa su internacionalización en mercados donde se habla el mismo idioma.

¿Sabías que las industrias culturales en español aportan hoy más de 30.000 millones de euros anuales? ¿Y que nuestra lengua es la tercera en la Red y que el 7,9 % de los usuarios de Internet se comunican en español?

Son datos extraídos de la investigación 'El Valor Económico del Español', formada por 14 títulos, una ambiciosa investigación sobre la cuantificación económica de nuestra lengua, como una forma de lograr que apreciemos el valor cultural de este activo hablado por una comunidad formada por más de 500 millones de hispanohablantes.

Te recordamos que en nuestra web están disponibles los 14 títulos gratuitos que conforman 'El Valor Económico del Español':

Atlas de la Lengua española en el mundo. Presentación gráfica y didáctica de la situación del español dentro de la riqueza y diversidad del universo de las lenguas. En 2016 ha salido la tercera edición revisada y ampliada de la obra.

Lengua, empresa y mercado. Analiza la importancia del español como activo que impulsa la internacionalización de las empresas en mercados que hablan el mismo idioma.

El futuro del español en EE.UU: La lengua en las comunidades de migrantes hispanos. El español es la 2ª lengua más hablada en Estados Unidos gracias a que las segundas generaciones de inmigrantes la mantienen como segunda lengua tras el inglés, un hecho novedoso en la historia de este país, conocido por ser un “cementerio de lenguas”.

El español, lengua de comunicación científica. Este libro analiza los aspectos cuantitativos y cualitativos del español como lenguaje científico y tecnológico.

El español en las relaciones internacionales. Un recorrido por la presencia del español en foros y organismos internacionales y su futuro en el mundo globalizado.

Valor económico del español. Compendio de conclusiones de la primera parte de la investigación sobre la proyección del español en tanto que lengua de comunicación internacional.

El español en los flujos económicos internacionales. Más de 500 millones de hablantes hacen del español un importante ‘puente económico’ sobre el Atlántico.

Economía de las industrias culturales en español. El español como lengua global aparece como un importante motor del desarrollo de las industrias culturales.

Lengua y Tecnologías de la Información y las comunicaciones. Existen vínculos lingüísticos en el patrón geográfico de internacionalización de las operadoras de telecomunicaciones.

El español en la Red. El informe analiza la presencia de páginas web en español en la Red y las consecuencias que Internet tiene sobre la vida de las lenguas.

Emigración y Lengua. El papel del español en las migraciones internacionales. Estudia el efecto que tiene una lengua como el español en los procesos de decisión y en los resultados laborales y sociales del emigrante.

Las Cuentas del Español. Aborda uno de los aspectos cruciales de este ambicioso proyecto: la cuantificación del español en términos como el PIB o el empleo generados en la economía española en los últimos años.

La economía de la enseñanza del español como lengua extranjera. La enseñanza del español a hablantes de otras lenguas genera empleo y valor añadido.

Economía del español. Una introducción. Introducción del proyecto de investigación ‘Valor Económico del español’ que cuantifica la actividad productiva o de intercambio que la lengua aporta a la economía.


**************
Boletín AGLI nº25 (Nov 2011)

*******

Si te importa España, diez acciones indispensables
Nota del Editor 1 Noviembre 2011

  la lengua española para unificar mercado, educación, sanidad, justicia, legislación, seguridad, anulando toda la legislación sobre lenguas regionales.

 desmantelar el tinglado autonómico.

3ª  deshacerse de la enorme casta de profesionales de la política

4ª  simplificar y reducir el enorme aparato burocrático y millones de funcionarios

5ª deshacerse del intervencionismo de un estado ineficiente y depredador de los recursos de la clase media

6ª deshacerse de un estado indoctrinador y comprador de votos de unos con dinero de otros

7ª  arreglar un sistema educativo desastroso con menos medios y más responsabilidad

8ª  educar en valores humanos a una sociedad indoctrinada y adormecida

9ª liberalizar y optimizar un mercado fragmentado e ineficaz

10ª arreglar una justicia irracional, politizada, lenta, incompetente e irresponsable con menos medios y más responsabilidad

******

El Nacionalismo Obligatorio en las Aulas
Por Ernesto Ladrón de Guevara y Arbina.

A LAS PERSONAS QUE HAN SACRIFICADO SU BIENESTAR PARA HACER PREVALECER LA VERDAD
(Vitoria, año 2011)
394 páginas

www.educacionynacionalismo.com

******
La "normalización lingüística", una anormalidad democrática. El caso gallego
Dedicado "A todos aquellos que piensan que los idiomas se hicieron para las personas y no las personas para los idomas"
Manuel Jardón     (1.284KB, formato .pdf)  Nota: si no consigue descargar el libro completo, pulse el botón derecho de su ratón y
seleccione "Guardar destino como" en
Internet Explorer o "Guardar enlace como" en FireFox.

La normalización lingüística, una anormalidad democrática. Manuel Jardón

Por la normalización del español: El estado de la cuestion, una cuestion de Estado.
FADICE      (747KB, formato .pdf )

Índice General

Recortes de Prensa   24 marzo 2019
Boletines
Artículos y Conferencias
Bibliografía  
 Legislación
Enlaces/links
English
© Copyright

Del libro de Manuel Jardón

"A todos aquellos que piensan que
los idiomas se hicieron para las
personas y no las personas
para los idiomas"

 

 

AGLI Recortes de Prensa   Sábado 23  Marzo 2019

El voto de la ilusión
Rocío Monasterio okdiario 23 Marzo 2019

La Real Academia de la Lengua define útil como aquello que produce “provecho”, “servicio” o “fruto”. Un adjetivo que desde luego no ilustra lo sucedido entre la legislatura que fue de 2011 a 2015, donde el Partido Popular gozó de una de las mayorías absolutas más aplastantes de la historia de la democracia. Una mayoría que tan sólo valió para legitimar,
blindar y perpetuar todas y cada una de las leyes ideológicas aprobadas por el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno tras el trágico 11 de marzo de 2004.

Igual de útil resultó el acuerdo entre Ciudadanos y el PSOE la pasada legislatura, que lo único que hizo fue asegurar la supervivencia del régimen socialista durante cuatro años más en Andalucía. Sólo la irrupción de VOX en la región más poblada de España el pasado diciembre evitó que esta situación se repitiera tras los últimos comicios. Por eso, hoy suena
más ridículo y farisaico que nunca la apelación al voto útil, en referencia a que las personas que deseen echar en las urnas un voto verde ilusionado y esperanzado no lo hagan.

Se atribuye al político americano John W. Gardner la frase de que “nuestro problema no es encontrar mejores valores, sino ser fieles a aquellos que profesamos”. En VOX esto lo tenemos claro, como lo demuestra el que no nos hemos movido ni un ápice de nuestras convicciones desde nuestra fundación, nos diera ello más o menos votos, no como otras formaciones, que sus principios los mueven con facilidad los vientos de las encuestas.

Son este tipo de comportamientos de los partidos los que han conducido a nuestra nación donde hoy se encuentra, guiada por dirigentes cortoplacistas que miraban más por cómo mantenerse en el poder que por cómo conducir al mismo hacia el bien común y el interés general.

¿Qué es el voto útil? ¿Promover las leyes ideológicas de Cristina Cifuentes y su portavoz en la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso? ¿Evitar el desmantelamiento del régimen clientelar en Andalucía? ¿Subir los impuestos a familias y empresas? ¿Haber sido incapaces de evitar un golpe de Estado en Cataluña? ¿Pactar con el nacionalismo? ¿Hipotecar a los jóvenes su futuro con deuda y más deuda? ¿No derogar la Ley Aído ni la Ley de Memoria Histórica?

Partido Popular y Ciudadanos no tienen reparos en ponerse de acuerdo en su campaña contra VOX, lo que vuelve a mostrar su miopía e incapacidad. En vez de hablar de España, gastan su tiempo lamentándose de que votar a VOX favorece a la izquierda, cuando es falso. Y, lo que es peor, y asumiendo que esto fuera cierto, ¿por qué entonces no han cambiado la ley electoral cuando pudieron?

“Si votas a VOX en Segovia no vas a sacar escaño de VOX y, probablemente, como le quitas parte de los votos al PP, puedes ceder un escaño para el PSOE o para Podemos”, afirmó Casado hace escasos días apelando al voto útil. La realidad es que esto se puede producir perfectamente en la dirección contraria: asumiendo esa consigna para votantes asustadizos se puede ceder un escaño de VOX a Podemos.

Además, este tipo de afirmaciones parten de una premisa falsa, y es la de que el PP va a ser más votado que VOX, lo cual no va a ser así en muchas zonas de España. La España rural está con VOX. Basta con acudir a un mitin en Teruel para comprobarlo. No obstante, volvamos a la cuestión del voto útil. Si uno se para a pensar más allá de los eslóganes de campaña, lo que está siendo verdaderamente útil hoy, se da cuenta de que útil está siendo la defensa de la unidad de España desde la acusación particular de Vox en
el Tribunal Supremo. Útil habría sido cambiar la ley electoral que hoy otros lamentan. Útil es defender la igualdad de oportunidades para los españoles en todo el territorio nacional, más allá de los fueros con los que hoy PP y Ciudadanos comparten lista electoral a través de UPN. Útil es garantizar que violadores y asesinos pasen el resto de su vida en prisión. Útil es promover una ley de violencia intrafamiliar que cubra también las agresiones contra
niños o ancianos. Útil es garantizar la libertad de los padres para educar a sus hijos. Útil sería que Pablo Casado dejara de ser la marioneta de Feijoó y no tolerara que se haga política en las aulas con el gallego y la ideología de género.

En definitiva, lo más útil sería que Casado y Rivera dejaran a VOX en paz, abandonando su campaña contra nosotros y se centraran en defender a los españoles frente a los enemigos de España: los golpistas y la izquierda radical. Lo más útil es que acepten que en la calle lo que se puede percibir es el voto de la ilusión, lo mismo que percibimos en su momento en Andalucía y casi ningún medio de comunicación quiso reflejar. Muchos tienen que empezar a asumir que los españoles han encontrado ya un partido dispuesto a hablar de España sin miedo y con ilusión.

Quevedo retrata a Sánchez
Jimmy Giménez-Arnau okdiario 23 Marzo 2019

Quevedo, genio de nuestras letras e inigualable poeta satírico, no dio tregua a los politicastros de su época, hoy comparables por ineptos y ruines a esos caciques de tan baja calaña que patrocina el sanchismo. Aquel fabuloso escritor nacido en el seno de una familia de hidalgos, contribuyó al esplendor del Siglo de Oro de la Literatura Española. Mientras que Sánchez, concebido en el barrio de Tetuán y líder de garduños, apenas aporta a la cultura las saunas gay que explota su suegro, de las que sobrevive el maniquí en funciones. Los siguientes versos quevedianos, no tienen desperdicio. Definen al que carga con manías –como plagiar– vendiendo su honra, si alguna vez la tuvo, y a precio de berberecho, en la lonja que pujan los traidores a España.

Repasemos algunas sátiras de Quevedo que retratan a Sánchez, el embaucador. “Si en el cerco del sol camina a oscuras, sobráranle en Campania sepulturas”. Así que deje en paz a Franco en la cripta. “Señor te llamas, yo te considero esclavo de tus culpas prisionero”. Por lo tanto dimite y lárgate por donde viniste, pedazo de membrillo. “Ya llena de sí solo la litera, sobrando sitio en una ratonera”. Sal de Moncloa, okupa indecente. “Ayer se fué, mañana no ha llegado, soy un fué, y un seré y un es cansado”. Ojalá dejes la política por el estrés que te acarrea mentir. “Quien tiene la esperanza por locura ha de estar muy sujeto a desventura”. Olvida la Presidencia y vete a tomar bronce donde ni siquiera los guiris reconozcan tu fracaso.

Las sátiras de Quevedo equivalen a perros de presa que muerden en la yugular a los ingenuos que votan a Sánchez, incapaz de sacarse de encima a estas fieras. Versos como mastines, se ensañan con quien subasta este país para mantenerse en el poder, a cambio de gozar de sus locos sueños idolátricos. El del siglo XVII, apostilló: “Codicia, no razón ni entendimiento, gobierna los afectos del sustento”. Dos endecasílabos que podrían hacer meditar a Sánchez, cosa imposible, pues al nacer necio, no aplica el consejo de un genio de la literatura. “Todo lo puede despreciar cualquiera, más nadie ha de poder tenerlo todo, ni siendo el rey de lo que reverbera”. Y Sánchez como narciso que es, cree que brilla. Lo que nos faltaba por oír.

Cuanto antes salga de La Moncloa este infradotado, mejor nos irá a los españoles. Que se lo pregunten a Quevedo. O al Rey.

De Franco a Hitler
Javier Somalo Libertad Digital 23 Marzo 2019

El director del CIS ha confesado al diario de Ignacio Escolar el secreto mejor guardado de sus pócimas demoscópicas: a la derecha del PSOE sólo está Hitler. A estas horas todavía no se sabe si el Ministerio de la Verdad de Sánchez ha aplicado el filtro correspondiente a esta noticia. De hecho, cabe la posibilidad de que haya sido difundida por un robot fascista mientras el bueno de Tezanos cuidaba sus azaleas. Porque, de ser verdad, los partidos aludidos deberían estar preparando la Gran Querella contra tamaña barbaridad.

Para los incrédulos, José Félix Tezanos es el director del CIS, un organismo que depende de Presidencia del Gobierno y que se encarga de realizar estudios sociológicos con el dinero de todos los españoles aunque no se lo hayamos pedido. En épocas electorales, al CIS se le atribuye una función de orientación al voto que, personalmente, jamás he entendido, como jamás comprenderé las jornadas de reflexión o la prohibición de publicar encuestas justo antes de unas elecciones. En el siglo XXI y con lo que se presume de "big datas", de sociedad conectada, de redes sociales y hasta de inteligencia artificial a falta de la natural, resulta que hay que guiar al rebaño hacia un redil con forma de urna y sin estímulos oficiales de última hora que puedan trastocar la decisión de cada borreguito. Semanas antes de las grandes citas, el CIS dice que el PSOE barre, que el otro cae, que no sé quién hace sorpasso a no sé qué otro, que el de más allá parece que se recupera y le roba votos al más inesperado… y que cualquier partido que esté a la derecha del PSOE de Pedro Sánchez es nazi. Bueno, no lo dice el CIS sino su director –insisto, si no lo desmiente "Fact Check"– como cosa personal y manteniendo su integridad científica de sociólogo público que nada tiene que ver con el PSOE porque sólo ha sido toda la vida el redactor jefe del socialismo, cuadro oficial del partido desde los años 80 y, últimamente, miembro de la Comisión Ejecutiva del PSOE como Secretario del Área de Estudios y Programas. Reúne, por lo tanto, todos los requisitos posibles para estar, mientras gobierne su partido, al frente de un organismo público que pretende desvelar a los españoles por dónde van sus propias tendencias, lo que piensan aunque no lo sepan todavía.

Pero, ¿qué es lo que ha dicho Tezanos refiriéndose a PP, Ciudadanos y VOX en respuesta a las preguntas de Ignacio Escolar?

El problema ahí son las coincidencias: ¿Por qué se fotografían juntos?, ¿por qué gobiernan en Andalucía juntos? Ellos están en una competencia interna. Eso pasó también en el partido nacional socialista alemán: estuvo fragmentado en varias alas hasta que la famosa noche de los cuchillos largos una de las alas exterminó a los demás. Son tres caras de una derecha que está sesgada hacia las posiciones más extremas.

De ese bloque extraño que han formado no sabemos cuál va a ser el primero. La historia demuestra que, en las competencias hacia la derecha, el partido que al final se impone es el más extremo. Ya lo vimos en Alemania en los años 30.

Los medios no podremos publicar encuestas unos días antes de las elecciones, los políticos tendrán que hacerse fotos jugando a la petanca sin alegorías en la víspera electoral… Pero el director del CIS puede decir cuando quiera que los partidos con capacidad real de echar a su jefe son nazis en pleno proceso de criminal purga interna como sucedió en aquella noche de los cuchillos largos en la que Hitler se quitó de en medio los problemas que, pese a su victoria electoral de 1933, podían ensombrecer su liderazgo. Himmler y Goering culminaron en una sola noche el proceso de eliminación –física– de elementos ambiguos en la órbita del NSDAP, partido nacional socialista obrero alemán, para más señas. A partir de junio de 1934, Hitler ya podía poner en marcha sin obstáculos el plan que convirtió los años 30 en el peor episodio de la humanidad. Según la analogía de Tezanos, cuando los de Colón terminen su particular purga tendremos el nombre definitivo del Hitler redivivo. Todo un sondeo digno de un sociólogo de partido.

Tristemente, la respuesta del clan de los cuchillos largos –así los ve Tezanos– ha sido propia de un viernes por la tarde: vaga. Quizá estén esperando a la verificación del Fact Check al diario de Escolar. Quizá no quieran aparecer juntos ni en defensa propia de cada uno de ellos. Pero lo expresado por José Félix Tezanos es nítido y no soporta interpretaciones alternativas. La gravedad de la analogía –en dos ocasiones la hace– es digna de querella anunciada a bombo y platillo, en conjunto o por separado, con vídeo, comunicado oficial o rueda de prensa. José Félix Tezanos no puede seguir siendo director del CIS a estas horas pero, además y sobre todo, debería responder ante la justicia.

Así es la campaña que nos espera. Por si lo de Franco no funcionara, hay que empezar a probar con Hitler ya que esta semana ha estado de actualidad tras el errático fichaje de VOX, subsanado previa incomprensible queja de "linchamiento". Como de costumbre, si hacemos el ejercicio de invertir los términos de lo sucedido y alguien de la oposición comparara al Partido Socialista Obrero Español con el Partido Nacional Socialista Obrero Alemán, ya no se hablaría de otra cosa.

Libertad Digital recabó este viernes las reacciones de los partidos aludidos que, de momento, parecen acostumbrados a encajar lo que la izquierda les arroje a la cara. No han faltado indignación y adjetivos que dibujan el perfil del sociólogo, sí, pero nada más. Es la norma no escrita que rige la corrección política comúnmente aceptada por el centro derecha.

Todavía están a tiempo pero si ni siquiera en esto quieren estar de acuerdo los atacados, no hará falta el CIS de Tezanos para pronosticar el resultado de las próximas elecciones generales.

¡Váyase señor Tezanos!
EDITORIAL Libertad Digital 23 Marzo 2019

José Félix Tezanos no puede seguir ni un día más ejerciendo como presidente de una institución como el CIS y cobrando un sueldo público. Desde que hace nueve meses llegase a centro sociológico directamente desde la ejecutiva del PSOE, el todavía presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas. ha desprestigiado a esta institución de una forma inédita: la grosería de sus manipulaciones, sus incomprensibles e indefendibles cambios de método y, en suma, su papel como representante del gobierno y no como gestor han provocado que el CIS haya pasado de ser una referencia a ser motivo de chiste cada vez que publica un sondeo.

Pero si todo lo anterior no fuese suficiente, las declaraciones que han aparecido este viernes y en las que compara a PP, Ciudadanos y Vox nada más y nada menos que con el partido nazi deberían ser motivo para más que suficiente para su cese inmediato o, si tuviese un poco de respeto por sí mismo y por la institución que preside, de dimisión.

Tezanos no puede seguir ni un día más porque si algo debe tener el máximo responsable del organismo público que hace las mayores encuestas electorales de España es una apariencia impecable de imparcialidad. El presidente del CIS no puede arrastrarse por el lodo de la peor política, al servicio del mensaje más burdo del Gobierno y encima usando para ello gravísimos insultos, sin ningún respeto por la verdad ni los hechos, porque hasta desde el punto de vista histórico las declaraciones de Tezanos son un disparate.

Lamentablemente, el todavía presidente del CIS no tiene mucho de lo que preocuparse: el impresionante doble rasero de los medios de comunicación españoles le va a proteger y, de hecho, ya le está protegiendo, no en vano eldiario.es ocultó su terrible comparación en el interior de la entrevista eligiendo en su lugar un titular de lo más anodido, y cuando escribimos este editorial la noticia brilla por su ausencia en medios como El País o El Periódico. Tampoco será objeto de acalorados debates en La Sexta ni causará la indignación de los gurús televisivos que tanto nos habrían ilustrado sobre la gravedad de palabras similares si hubiesen sido pronunciadas por un alto cargo del PP.

Más aún, ni siquiera los partidos insultados están reaccionando con la contundencia que merece la ocasión: cuando un cargo público te llama nazi no basta con responder con unas desangeladas declaraciones sin ni tan siquiera comparecer públicamente. La política requiere gestos además de palabras, requiere tomar decisiones y plantear algo más que muestras de indignación vía Twitter.

PP, Ciudadanos y Vox están muy equivocados si creen que peleándose entre ellos por un quítame allá ese voto útil, por los fichajes o por ver quién es la "derechita cobarde" van a poder superar a un PSOE que está usando todos los mecanismos al alcance del Gobierno para imponerse. Si no son capaces de dar una respuesta común ni cuando les llaman nazis probablemente no estamos en las vísperas del cambio sino ante unos años más de Pedro Sánchez. Y eso sería fatal para España.

Bajar impuestos para garantizar el estado del bienestar
Daniel Lacalle elespanol 23 Marzo 2019

“Tax competitiveness has brought our country the only prosperity we’ve known”. Paul David Hewson ‘Bono’.

Este texto ha sido elaborado conjuntamente por Daniel Lacalle y José Manuel López Zafra.

En España siempre se acude a dos falacias para negar la posibilidad de la bajada de impuestos. La presión fiscal y el déficit. Primera falacia: "Como hay déficit, no se pueden bajar impuestos". Pero bajo esa premisa nunca se podrán reducir porque, cuando se ingresa más, los gobiernos suelen gastar también más y, cuando se ingresa menos, se echa la culpa a la crisis o al fraude o a los alemanes, y tampoco se pueden reducir los impuestos.

Los impuestos no se fijan utilizando como base lo que se desea recaudar, sino atendiendo a los principios de justicia y equidad. El Estado no está para que los agentes económicos se adecúen a su nivel de gasto. El nivel de gasto del Estado debe estar alineado con el potencial de la economía. Y la economía española está asfixiada.

Y aquí entra la segunda falacia. "No hay que bajar los impuestos porque la presión fiscal es muy baja, recaudamos menos que la media de la UE". La presión fiscal es una ratio recaudatoria. Mide los ingresos fiscales sobre el PIB. A los ciudadanos lo que nos importa no es la presión fiscal, sino el esfuerzo fiscal, que es lo que pagamos de impuestos con respecto a nuestros ingresos, no un concepto tan complejo y diverso como el PIB.Y ahí radica el truco. A medida que el PIB depende más del Estado, el paro se mantiene alto y las empresas son demasiado pequeñas y frágiles, la diferencia entre presión fiscal y esfuerzo fiscal aumenta. La presión fiscal en España es de un 38,3% según Hacienda. Esa presión fiscal es inferior a la media de la UE, pero solo en un 11% mientras nuestro paro es casi el doble y nuestras empresas son más pequeñas y vulnerables, incluso las grandes.

No se pueden comparar países por nivel de recaudación sin tener en cuenta las diferencias del tejido empresarial, paro y los niveles de productividad de cada cual. España es un país de empresas muy pequeñas. Incluso las grandes compañías tienen un tamaño medio inferior a sus referentes globales, salvo muy honrosas excepciones. Más del 90% de empresas son pymes (entre las que más del 57% son microempresas, es decir, de un empleado como máximo). El salto de empresa mediana a empresa grande se traduce en 10 puntos más de esfuerzo fiscal sobre el beneficio de explotación.

Esto actúa en detrimento del crecimiento de las compañías y, por tanto, de su capacidad de generar más riqueza y empleo.

Por eso la solución para mantener el estado de bienestar no es aumentar enormemente el gasto público y los impuestos, sino bajarlos para incorporar una fiscalidad orientada al crecimiento y que ponga como pilares fundamentales a los contribuyentes, fortaleciendo el tejido empresarial y la renta disponible de las familias para crecer más y recaudar más y mejor.

Cuando en 2003 la República de Irlanda decidió bajar su tipo del impuesto de sociedades al 12.5% (desde el 16% del año anterior y que, sólo 20 años antes, llegó a alcanzar el 50%), los ingresos fiscales siguieron el curso al alza, justo en el sentido contrario al tipo. Si en 2001 los ingresos fiscales derivados del impuesto de sociedades alcanzaban los 4.156 millones de euros, con un tipo que, ya entonces, era del 20%, con la entrada del nuevo tipo se incrementaron en 1.000 millones de euros, un incremento del 24%. Justo antes de la crisis, la cifra aumentó hasta los 6.390 millones de 2007. En 2017 alcanzaron los 8.200 millones y en 2018 los 10.400 millones, mejorando las previsiones del ejecutivo en 1.900 millones de euros. Para ponerlo en contexto, la cifra de 2017 supone el 2.79% del PIB irlandés, por el 2.31 que supone la misma figura impositiva en España, de acuerdo con los datos de la OCDE. Esto quiere decir que Irlanda genera importantes ingresos procedentes del impuesto de sociedades, pero que su importancia está perfectamente alineada con el promedio de la OCDE, alrededor del 2.9%. No, el impuesto de sociedades irlandés no es su monocultivo. Es la fuente de su progreso, como bien señalaba Bono en la cita que abre esta columna.

El estudio Economic impact assessment of Ireland’s corporation tax policy de octubre de 2014 del ministerio de finanzas irlandés señala que un tipo del impuesto de sociedades del 15% hubiese reducido los flujos de entrada de filiales de empresas en un 22%, mientras que un tipo del 22,5% lo hubiese hecho en un 50%. Un 25,3% del valor añadido bruto del país provino en 2011 de empresas multinacionales radicadas en Irlanda (con un 10% de empresas químicas y farmacéuticas, otro 10% del sector del software y comunicaciones, y un 5% de otros sectores). En 2013 el 13% del empleo en el sector privado provenía de empresas multinacionales radicadas en Irlanda, siendo alrededor del 85% empleo fijo.

Los efectos de la entrada de capital extranjero, en un proceso de digitalización de la economía como el actual, han sido no menos espectaculares. La sede internacional de 9 de las 10 primeras empresas de internet y telecomunicaciones está en Irlanda; 8 de las 10 farmacéuticas y biotecnológicas; 15 de las 20 de equipamiento médico, o 6 de las 7 de diagnóstico clínico. Google (7.000 empleos directos), Microsoft (más de 2.000), HP (4.000), Apple (6.000 empleos directos, 17.000 empleos relacionados con el desarrollo de apps), IBM (más de 3.000), Amazon (más de 2.500), Linkedin (más de 1.000), Twitter (cerca de 200), Pfizer (3.200), GSK (1.700) o Genzyme (más de 600), entre otras, son solo algunos nombres de esas más de 1.000 multinacionales de todos los sectores, y que contrataban a 230.000 personas en 2018. Es particularmente interesante el caso de Facebook, cuyos 1.008 empleados cobraron un salario medio de más de 95.000 euros en 2017, que, con incentivos, bonus y demás extras se transformaron en 154.000. El salario medio en Irlanda de un empleado a tiempo completo fue de 46.402 euros, de acuerdo con el informe del Central Statistics Office, el INE irlandés. El de todos los empleados fue de 37.646 euros. Facebook ya ha trasladado su cuartel general en Dublín a Grand Canal Square, donde podrá alojar hasta a 7.000 empleados.

Hablamos de un pequeño país, de 4.84 millones de habitantes de los 2.8 millones están empleados, con una tasa de paro del 5.6%, con un paro juvenil del 13.8% y del 2.1% para el de larga duración. Un país en el que dos de cada tres empleos se crean en el sector tecnológico, uno de los de mayor valor añadido y mayor capacitación, y en el que se fundan 141 startups cada día, según señala Marc Vidal. Un país que en 2018 alcanzó una renta per capita de 65.500 euros, por los 25.800 de España.

Y nada más lejos de Irlanda que un modelo ultraliberal. Su estado de bienestar es de calidad, el salario mínimo es de 1652.2 euros mensuales (en doce pagas). Y si bien el tipo marginal máximo del IRPF se encuentra en un nada envidiable 48% total (sin tramos autonómicos ni nada), el gobierno irlandés apuesta por el empleo, al fijar unas cotizaciones sociales que son del 10,75% para la empresa y del 4% para el trabajador. Eso permite, evidentemente, agilizar la contratación y dinamizar el empleo.

En otros casos, no ha sido sólo la fiscalidad sobre las empresas la que ha beneficiado a los ciudadanos. Los países nórdicos, ante el fracaso del modelo intervencionista, han implementado bajadas continuadas de los tipos marginales. En cuanto a empresas, en 2019, Dinamarca, Finlandia y Noruega aparecen en el índice Paying Taxes del Banco Mundial y PriceWaterhouseCoopers con un esfuerzo fiscal muy inferior a España, en el caso de Dinamarca, casi la mitad. Los tipos en sociedades y renta se han bajado en los países nórdicos desde los años 2000 (lean este informe) aunque, eso sí, mantienen un alto IVA. Su tasa marginal en el IRPF es bastante similar a la española si incluimos tramo autonómico.

España también tiene un tipo marginal, incluyendo recargos y tramos autonómicos que supera a la media de la Unión Europea según Eurostat.

España demostró que las bajadas de impuestos de los últimos años fortalecieron el crecimiento y los ingresos han alcanzado una cifra récord en 2018 (lean este artículo). Los déficits se generan porque los gobiernos gastan esos aumentos de ingresos y más, como ha ocurrido en EEUU donde el aumento de gasto acordado entre los dos partidos y el aumento de la partida de intereses de deuda han hecho que el déficit continúe a pesar de ingresos récord (lean este artículo).

En Reino Unido los ingresos subieron un 21% en 2017 comparado con 2016 y en 2018 alcanzaron cifra récord aunque se bajó el tipo del 30% al 19% desde 2008. China se une a estos países y acaba de lanzar la mayor bajada de impuestos en 38 años.

Los intervencionistas les dirán que si no se hubieran bajado se recaudaría más, pero es incorrecto y parte de la idea mágica de que usted siempre tiene margen para pagar más impuestos y ellos no lo tienen para gestionar mejor. Patel, Seegert y Smith publicaron en 2015 (revisado en 2017) un muy interesante informe (At a Loss: The Real and Reporting Elasticity of Corporate Taxable Income) sobre la elasticidad de los ingresos empresariales ante los incrementos de los tipos impositivos. Comprobaron cómo aumentos de la carga fiscal de un 9% erosionaban los ingresos reportados en un 8.9%; de esa cifra, 3.4 puntos se debían a caídas en la inversión. Las estimaciones de los autores señalaban que una reducción del impuesto de sociedades desde un 35% a un 25% mejorarían el valor de la empresa en un 16%.

Existe una amplia evidencia en estudios económicos que muestra el efecto positivo de las bajadas de impuestos. El ejemplo de más de 200 casos en 21 países analizado por el Fondo Monetario Internacional demuestra que son mucho más efectivas las bajadas de impuestos y reducciones de gasto, a la hora de incentivar el crecimiento y la prosperidad, que los aumentos de gasto. Yendo a casos específicos, los estudios de Mertens y Ravn (The dynamic effects of personal and corporate income tax changes, 2012), Alesina y Ardagna (Large changes in fiscal policy, taxes versus spending, 2010), Logan (2011), o del FMI concluyen que en más de 170 casos el impacto de bajadas de impuestos ha sido mucho más positivo para el crecimiento y el empleo que otras medidas fiscales.

España, por su estructura empresarial y su economía debe tener una fiscalidad que responda a su realidad, no a los deseos de los burócratas, y por ello debe fijarse como objetivo fundamental cercenar el esfuerzo fiscal, eliminar los desincentivos a la contratación y atraer capital.

Una bajada de impuestos fortalecería a las familias, eliminaría los desincentivos a la contratación y, además de atraer mucha más inversión, acabaría con los escollos que impiden que las empresas crezcan y ganen tamaño.

Los impuestos se deben bajar por justicia social y lógica económica. No se trata de Laffer, se trata de lógica. España no tiene un problema de curva de Laffer, tiene un problema de paro y empresas débiles. Y no, no se trata de bajarlos a cero como dice algún intervencionista, sino de permitir que las empresas y familias tengan un poco más de renta disponible y capacidad de maniobra para atender a sus necesidades con el dinero que se han ganado trabajando y creando riqueza. Su dinero.

Los impuestos bajos orientados al crecimiento son suficientes para atender el estado de bienestar, pero sobre todo son cruciales para contener el Estado burocrático. Los impuestos altos, por el contrario, debilitan nuestra estructura empresarial y nuestra capacidad de afrontar con éxito los ciclos económicos.

La única forma de sostener el estado de bienestar es crear más riqueza y empleo. Subir impuestos cuando los agentes económicos están ahogados no defiende los servicios públicos, los pone en peligro. Hay que bajar impuestos para adecuar nuestra fiscalidad a nuestra realidad económica y empresarial y, con ello, recaudar más y mejor.

Daniel Lacalle. Doctor en Economía y Profesor de Economía Global en el IE, IEB.
Juan Manuel López Zafra. Dr. en CCEE. Profesor Titular de Estadística e Investigación Operativa. CUNEF.

******************* Sección "bilingüe" ***********************
Sánchez aviva la hispanofobia

Segundo Sanz okdiario 23 Marzo 2019

Cada minuto que el Doctor CumFraude siga en La Moncloa es otro insuflado de aire al separatismo, y lo que es peor para la convivencia de todos, a la hispanofobia. Porque el mismo Sánchez que no se cansó de repetir que Rajoy era una fábrica de independentistas, está avivando con su silencio, sus guiños y sus negociaciones en la sombra el odio de los secesionistas catalanes hacia todo lo que represente los valores y las señas de identidad de España.

La hispanofobia, que ya existía en el nacionalismo de Mas, luego fue en aumento con el procesismo de Puigdemont, pero en los nueve meses que Pedronono lleva en la Moncloa, coincidiendo con el mandato del xenófobo Torra, se ha disparado a un nivel hasta ahora desconocido. Señalamientos, puñetazos, amenazas, insultos, intimidaciones, acoso, pintadas… es lo que vienen sufriendo los constitucionalistas en una escalada de violencia. La batasunización de Cataluña. Y Sánchez es el primer responsable de ello.

Porque el presidente del Gobierno no ha condenado ninguna de las agresiones sufridas a pie de calle por los demócratas a manos de los radicales (su silencio cuando le rompieron la nariz a un guardia civil le perseguirá siempre), porque ha levantado el control financiero previo de las cuentas de la Generalitat; porque ha permitido la reactivación del polémico Diplocat y su patraña de “internacionalizar el conflicto”, porque se ha limitado a “vigilar” la nuevas embajadas que abrían los separatistas; porque ha retirado los recursos de inconstitucionalidad presentados por el Gobierno anterior; porque ha traicionado al pacto constitucional llegando a ofrecer la figura de “relator” a los Artadi y Aragonés de turno; porque ha evitado —con el agravante de reincidencia—prometer que no indultará a los presos golpistas en caso de continuar en La Moncloa…

Pero hay más. Como ha revelado el abogado del Estado purgado por Sánchez en la causa del procés, Edmundo Bal, flamante fichaje de Ciudadanos, la ministra de Justicia le pidió que retirara las pruebas recabadas que apuntalaban la comisión de un delito de rebelión (no sólo sedición y malversación) por parte de los dirigentes de la Generalitat en el octubre negro de los tumultos y las proclamas inconstitucionales de desconexión. “Cuando tú has visto unos hechos, que el juez también ha visto en la instrucción, y te dicen que no puedes ponerlos en el escrito de acusación, que pases por encima de ellos… yo obedezco, pero ese escrito ya no es mío.”, ha reconocido Edmundo, aludiendo a presiones del departamento de Dolores Delgado. Así se las gasta la ministra machirula, la fiscal estrella amiga de Garzón que llamó “maricón” a Grande-Marlaska y veía un buen negocio la cartera de escorts de Villarejo.

Lo último ha sido el sainete de Torra burlándose de la Junta Electoral y negándose a retirar una pancarta golpista del balcón de la Generalitat con un Sánchez desaparecido para no molestar a los que pueden ser sus futuros socios. El traidor no abrió la boca (un canutazo en Bruselas) hasta que la Junta Electoral emplazó a los Mossos a quitar esta simbología ilegal y remitir el caso a la Fiscalía. Lo grave es que el propio Gobierno podía haber actuado mucho antes instando al Ministerio Público a iniciar las diligencias. Pero claro, el Obama de Pozuelo no sabe diferenciar lo que es el Ejecutivo y lo que es el partido. Y le va la vida monclovita en que el PSOE sume los votos de los separatistas tras el 28A. Si a la condescendencia obscena con quienes se saltan la ley, le sumamos la estrategia de su spin doctor de cabecera, Iván Jode Redondo, tratando de polarizar el espectro político, tenemos un clima irrespirable, una sociedad cada vez más enfrentada y una creciente amenaza sobre la unidad de España.

Sólo una derecha unida podrá garantizar la derrota de Sánchez
OKDIARIO 23 Marzo 2019

El momento político actual requiere de unión y no de división. España está viviendo uno de los capítulos más delicados de la democracia debido al golpe de Estado perpetrado por los secesionistas catalanes. Unos dirigentes irrespetuosos con la legalidad vigente que han arrollado –y arrollan– con desdén la Constitución, el eje de nuestro bienestar, y un Gobierno que, para mayor escarnio, les ha concedido todo tipo de concesiones con el único objeto de permanecer en el poder gubernamental. Por ello, y con una desaceleración económica incubándose lentamente en Europa, pues Alemania –la locomotora de la economía europea– ya está mostrando signos de desaceleración, Pablo Casado ha tomado la determinación de aliarse con sus rivales políticos, Ciudadanos y VOX, ofreciéndoles un gran pacto para evitar que el PSOE de Pedro Sánchez gobierne.

Albert Rivera y Santiago Abascal deberían aparcar sus diferencias y no caer en las mismas hostilidades que las producidas en Andalucía tras el 2D. En aquel entonces, al igual que ocurre ahora, el fin último es evitar la funesta gestión que los socialistas hacen de las instituciones públicas. Gracias a este pacto a tres, los andaluces lograron librarse del PSOE tras casi 40 años de liderazgo. El 28A la meta debe ser la misma: no permitir que Sánchez ocupe el Palacio de la Moncloa. Ciudadanos y VOX deben sentarse a la mesa con el presidente del PP, escuchar sus sugerencias y evitar que un nuevo pacto de izquierdas, esa amalgama de separatistas, podemitas y proetarras, encumbre nuevamente al socialista como presidente del Gobierno. Por responsabilidad y, sobre todo, para proteger el Estado del Bienestar de todos los ciudadanos, incluso de aquellos que no les votan, las tres fuerzas de derecha deberían cohesionarse para derrotar electoralmente al actual jefe del Ejecutivo.

PP, C’s y VOX deben estar unidos para frenar a esa izquierda española que pretende poner en grave riesgo el orden constitucional del que disfrutamos. El grave conflicto secesionista en Cataluña sólo se podrá reparar con un Gobierno fuerte y garante de la Carta Magna que afronte con determinación y sensatez el desafío permanente de Quim Torra y sus manipulados adeptos. A tenor de lo ya acontecido a lo largo de esta corta legislatura, hace tiempo que el PSOE de Sánchez, unas siglas con 140 años de historia, dejó de formar parte del ala constitucionalista. Casado, Abascal y Rivera deben obrar con inteligencia, prudencia y, sobre todo con altura de miras y con nobles propósitos, porque sólo de ese modo podrán garantizar un triunfo de la derecha.

La trampa de la derecha unida
Nota del Editor 23 Marzo 2019

A esta subliminal forma de pedir el voto inùtil se le ve el esqueleto oxidado.
Gobierno fuerte con PP es imposible, Rajoy inutilizó la mayoría absoluta y Rivera es capaz de negociar con el diablo. No queda más solución que echar todos los votos a Vox.

La carcoma
A veces una sociedad valiosa se extravía y empieza a declinar
Luis Ventoso ABC 23 Marzo 2019

Es un error común dar por garantizado que países, regiones y ciudades que son un éxito continuarán para siempre instaladas en la prosperidad. La historia nos imparte reiteradas lecciones de que a veces, sin que nadie lo espere, una sociedad puede malearse. La carcoma, al principio invisible, va infectando la médula social. Hasta que un día, contra todo pronóstico, comienza un dramático y acusado declive. ¿Quién podía imaginar que la rica Venezuela, a la que emigraban aldeas gallegas enteras a comienzos del siglo XX, degeneraría hasta convertirse en un Estado semifallido, con apagones, sanidad tercermundista, tiranía y desabastecimiento? ¿Quién podría pensar que Yugoslavia, ejemplo de un cierto desarrollo en el mundo comunista, implosionaría en una cruel guerra xenófoba? ¿Cómo pudieron las cultas e industriosas Alemania y Austria dejarse engatusar por un animal como Hitler y perder por completo la brújula moral?

«The Motor City». Tal era el apodo de Detroit a mediados del siglo XX. La pujante capital de la industria del automóvil de Estados Unidos. Hoy tiene un 60% menos de población que entonces y en 2013 se declaró en bancarrota. Su perímetro dibuja el perfecto paisaje de la derrota, lo que los urbanistas anglosajones denominan «greyfield»: manzanas y manzanas de naves industriales y edificios vacíos, espectro doliente de una pretérita prosperidad. A comienzos del siglo XV, cuando los europeos nos pasábamos el día beodos, a mamporrazos y temblando con la peste, China ya era un sofisticado imperio. Zheng He, el gran almirante eunuco, iniciaba sus legendarias expediciones navales. China, como durante tantos siglos, lucía como vanguardia de avances. Pero entonces tomó la errada decisión de aislarse y enfiló la cuesta abajo. En el siglo XIX se vio abiertamente humillada por las potencias europeas en las Guerras del Opio. Hoy vuelve a rugir, pero le ha costado un par de siglos rehacerse.

Hoy Cataluña cuenta con 4,8 millones de habitantes más que Galicia y mayor riqueza. En 1787 todo era diferente: había 1,3 millones de gallegos frente a 802.000 catalanes. Galicia disfrutaba en el XVIII de una economía próspera, armónica, que se derrumbó a finales de ese siglo, abriendo paso a un éxodo que la desangró. Por el contrario, Cataluña, merced a la prebenda del arancel del textil otorgado por el Gobierno de España y al carácter industrioso y sagaz de sus gentes, inició un espectacular despegue, que la convirtió en el siglo XX en punta de lanza del país. ¿Va seguir siendo así? Ojalá, por el bien de los catalanes y de todos los españoles. Sin embargo, se acumulan indicios de que la carcoma está infectando a Cataluña: incumplimiento de las leyes, fractura social, fuga de capitales y empresas, deterioro del orden público, payasadas y paletismos impropios del pueblo sabio y cosmopolita que acuñó la palabra «seny». Si los catalanes no se libran de la fijación xenófoba que intenta pastorearlos, todos los datos indican que dentro de veinte años ya no vivirán tan bien. La prosperidad de Detroit también parecía eterna..

 

Recortes de Prensa   Página Inicial











  

 



























































































 










 

 

 1  1